Chapter 8:

Acerca de Hablar en Lenguas

Este Post también está disponible en: English Deutsch Indonesia српски Français Nederlands Português

Satanás es el príncipe de este mundo, y los sistemas legales y de justicia de Satanás prevalecen aquí en la tierra. La razón por la que los sistemas de Satanás prevalecen en las naciones es que los hombres insisten en tratar de gobernarse a sí mismos de acuerdo con su propia sabiduría y comprensión. Sin embargo, los hombres no son Yahweh, y los pensamientos del hombre no son los pensamientos de Yahweh, ni sus caminos Su camino.

Yeshayahu (Isaías) 55:8-9
8 «Porque Mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos son Mis caminos», dice Yahweh.
9 «Porque como los cielos son más altos que la tierra, también mis caminos son más altos que vuestros caminos, y Mis pensamientos que vuestros pensamientos.»

Los hombres buscan establecer sistemas gubernamentales que agradan a sí mismos, sin darse cuenta de que Yahweh exige una forma de gobierno completamente diferente para Su pueblo, basada en principios completamente diferentes. Si Yahweh quiere, intentaremos explicar esos principios en este libro.

Puede parecer un poco extraño empezar a hablar acerca de cómo establecer un gobierno justo en la tierra al explicar acerca de hablar en lenguas (y la relación entre lenguas y profecía), pero como veremos, estos dones espirituales son la clave para establecer el gobierno espiritual que Yahweh quiere para Su pueblo Israel.

Como mostraremos, la esencia de la profecía es escuchar la voz de Yahweh (la Pequeña Voz Quieta), y luego comunicar lo que uno ha escuchado hablando, cantando o escribiendo, para que otros puedan entenderlo.

En cambio, ‘hablar en una lengua’ es escuchar la voz de Yahweh, pero hablarla de una manera que no se entiende. Sin embargo, para hablar en una lengua genuina, todavía hay que escuchar de Yahweh, y luego tratar de comunicar lo que uno ha oído, y esto es una buena cosa, porque como veremos, las lenguas son a menudo un primer paso hacia la profecía.

Antes de comenzar, debemos señalar que hay dos tipos diferentes de profecía:

  1. Anunciando (predicción); Y
  2. Contando (hablando de otra manera según el Espíritu, pero sin predecir nada).

Anunciando (predicción) es el tipo de profecía que la mayoría de la gente piensa. «Así dice Yahweh» las profecías generalmente caen en esta categoría. Un buen ejemplo de anunciando (predicción) se encuentra en Primeros Reyes 17:13-16.

Melajim Alef (1er Reyes) 17:13-16
13 Y Eliyahu (Elías) le dijo: «No temas; ir y hacer lo que ha dicho, pero me hacen un pequeño pastel de ella primero, y tráiganmelo; y después hacer algo para usted y su hijo.
14 Porque así dice Yahweh, Elohim de Israel: ‘El contenedor de harina no se agotará, ni se secará el frasco de aceite, hasta el día en que Yahweh envíe lluvia sobre la tierra.'»
15 Y se fue e hizo según la palabra de Eliyahu; y ella y él y su familia comión durante muchos días.
16 El contenedor de harina no se agotó, ni el frasco de aceite se secó, según la palabra de Yahweh, que habló por (o a través) de Eliyahu.

Eliyahu (Elías) escuchó la voz de Yahweh, y luego habló lo que había oído a Yahweh decirle. Al hacerlo, anunció (predijo) que el contenedor de harina de la viuda no se agotaría, y que su frasco de aceite no se secaría.

Además, aunque el apóstol Shaul nunca dijo «Así dice Yahweh», también a veces anunció (o predijo) lo que sucedería en el futuro. Un buen ejemplo de esto se encuentra en 2da Tesalonicenses 2:7-8.

2o Tesalonicenses 2:7-8
7 Porque el misterio de la Falta de la Torah ya está en juego; sólo él se está retrasando ahora, hasta que sale de entre sí;
8 y entonces Aquel Sin Ley será revelado, a quien Yahweh consumirá por el espíritu de Su boca…

De lo contrario, el segundo tipo de profecía es revelador. Esto está estrechamente relacionado con el anuncio de algo, excepto que no hay ninguna predicción involucrada. Al contarlo, uno escucha para escuchar lo que dice Yahweh, y luego comunica lo que uno ha escuchado (normalmente hablando, cantando o escribiendo). Esto también es parte de la definición de profecía.

OT:5012 naba’ (נבא); una raíz primitiva; para profetizar, es decir, hablar (o cantar) por inspiración (en predicción o discurso simple):

Mientras que predecir el futuro es glamoroso, no debemos perder de vista el hecho de que cada vez que se oye el Espíritu, y luego se habla (o escribe, o canta) de acuerdo con lo que se ha oído, uno está profetizando. Esto se debe a que la esencia de la profecía es escuchar la voz de Yahweh, y luego comunicar lo que uno ha oído (ya sea hablando, escribiendo o cantando).
Cuando David pecó con Betsabé, el profeta Natán fue enviado para decirle al rey David que había pecado.

Shemuel Bet (2 Samuel) 12:7-8
7 Entonces Natán le dijo a David: ¡Tú eres el hombre! Así dice Yahweh Elohim de Israel: ‘Te ungí rey sobre Israel, y te liberé de la mano de Shaul.
8 Te di la casa de tu amo y las esposas de tu amo en tu custodia, y te di la casa de Israel y de Judá. Y si eso hubiera sido demasiado poco, también te habría dado mucho más!

Natán entonces pasó a anunciar castigos que le pasarían a David y a su casa, pero el acto de decirle a David que su pecado no fue predecirlo, sino contarlo. Es decir, Natán simplemente entregó un mensaje de Yahweh.

En hebreo, la palabra נבא significa «burbujeando», a medida que el agua brota de un manantial, o «brota», mientras los brotes salen de un árbol. La alusión es la de sacar a luz cosas buenas y vitales del Espíritu.

Cuando uno profetiza, uno escucha las cosas que vienen de Yahweh, y luego habla esas cosas con claridad y libertad. Sin embargo, cuando el flujo no es libre, se habla con labios tartamudeos, y a menudo en un lenguaje poco claro; y el resultado es que uno ‘habla en una lengua’.

Isaías 28:11-12
11 Porque con los labios tartamudos y otra lengua hablará a este pueblo,
12 A quien dijo: «Este es el resto con el que puedes hacer que los cansados descansen» y, «Este es el refrescante»; pero no oirían.
11 כִּי בְּלַעֲגֵי שָׂפָה וּבְלָשׁוֹן אַחֶרֶת | יְדַבֵּר אֶל הָעָם הַזֶּה:
12 אֲשֶׁר אָמַר אֲלֵיהֶם זֹאת הַמְּנוּחָה הָנִיחוּ לֶעָיֵף וְזֹאת הַמַּרְגֵּעָה | וְלֹא אָבוּא שְׁמוֹעַ

Como veremos, es mucho mejor profetizar que hablar en una lengua, porque si bien la profecía puede entenderse, las lenguas no pueden entenderse (a menos que uno tenga el don de la interpretación, o a menos que un intérprete esté presente). Y sin embargo, es algo muy bueno hablar en una lengua, no sólo porque es evidencia de que uno está escuchando Su voz, sino también porque puede ser un paso hacia el aprendizaje de cómo profetizar.

Pero si hablar en lenguas puede llevar a profetizar, ¿qué nos dice la Escritura al respecto?
El Pacto Renovado habla de «lenguas» cinco veces. En orden cronológico, estas referencias son:

  1. Marcos 16:17;
  2. Hechos 2:1-13;
  3. Hechos 10:44-48;
  4. Hechos 19:5-7; Y
  5. Primeros Corintios Doce a Catorce

Sin embargo, hay un problema, en el cual la primera referencia (Marcos 16:17) contradice la última (Primero Corintios Doce a Catorce). Eso es un problema, porque Juan 10:35 nos dice que la Escritura no se puede romper.

Yochanan (Juan) 10:35
35 «Si los llamó elohim (‘dioses’), a quien vino la palabra de Elohim (y la Escritura no se puede romper)….»

Si la Escritura no se puede romper, entonces también es imposible que la Escritura se contradiga a sí misma, porque si dos pasajes de la Escritura se contradicen entre sí, entonces lógicamente hablando, uno de ellos debe ser roto si el otro debe ser cumplido. (Por definición, si dos pasajes de la Escritura se contradicen entre sí, y uno de ellos es verdadero, entonces el otro debe ser falso.)

No es poca cosa sugerir que un pasaje dado de la Escritura es ilegítimo, y necesita ser removido del Canon. Este tipo de análisis debe ser manejado con mucho cuidado. Sin embargo, al mismo tiempo, si hay algún pasaje en las Escrituras que realmente no deben de estar allí, entonces necesitamos saber acerca de ellos, para que no practiquemos la adoración falsa basada en doctrinas falsas.

Según el comentario textual de Metzger sobre el Pacto Renovado, la primera referencia del Pacto Renovado a hablar en lenguas (Marcos 16:9-20) falta en los manuscritos más antiguos conocidos, incluidos los dos manuscritos griegos más antiguos conocidos, el Antiguo Códice Latino, el Sinaí Siríaco (Arameo), de unos cien manuscritos armenios, y también de los dos manuscritos gregorianos más antiguos (circa CE 897 y 913). Además, tanto Origen como Clemente de Alejandría nos dicen que el Libro de Marcos terminó en el versículo 16:8 (Metzger). Más allá de esto, los Padres de la Iglesia Jerónimo y Eusebio atestiguaron que los versículos 9-20 estaban ausentes de casi todos los manuscritos griegos que ellos conocían. Entonces también podríamos notar que Marcos 16:17 contradice la última referencia (Primeros Corintios Doce a Catorce).

Si todos los manuscritos más antiguos conocidos tienen Marcos 16 terminando con el versículo 8, entonces todo después de Marcos 16:8 debe ser una adición posterior al Texto. Esto significaría que Marcos 16:17 no fue incluido originalmente en el Libro de Marcos (pero que se añadió más tarde). Esto significaría que nunca debemos usar Marcos 16:17 como base para ningún tipo de doctrina.

¿Qué clase de doctrina? Si lo leemos cuidadosamente, podemos ver que el lenguaje de Marcos 16:17 sugiere que todos los que siguen a Yeshua deben hablar en «nuevas lenguas». Es decir, si alguien no habla en «lenguas nuevas», entonces esa persona no sigue a Yeshúa (y por lo tanto no se salva).

Marqaus (Marca) 16:15-18
15 «Ve a todo el mundo y predica las Buenas Nuevas a toda criatura.
16 El que crea y esté inmerso será salvo; pero el que no cree será condenado.
17 Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán con nuevas lenguas;
18 tomarán serpientes; y si beben algo mortal, de ninguna manera les hará daño; pondrán las manos sobre los enfermos, y se recuperarán».

El lenguaje específico de Marcos 16:17 hace que hablar en lenguas y manejar serpientes en ‘pruebas de fuego’ de la salvación; y hay algunas denominaciones dentro del cristianismo que tratan estas cosas como tales. Algunas de estas denominaciones son incluso conocidas por traer serpientes venenosas a sus lugares separados (en los que los animales inmundos no deben entrar), y hacer que sus miembros las manipulen (y hablen en lenguas), con el fin de probar su fe. Pero, ¿es realmente la voluntad de Elohim para nosotros, que traigamos serpientes mortales a nuestros lugares de culto?

Hay una serie de problemas con Marcos 16:17, pero el que más nos preocupa es que entra en conflicto con Primero de Corintios 12:8-11, que nos dice que no todos los creyentes hablarán en lenguas, sino que el mismo Espíritu dará diferentes dones a cada uno de nosotros.

Qorintim Alef (1er Cor.) 12:8-11
8 para uno se le da la palabra de sabiduría por medio del Espíritu, a otro la palabra de conocimiento por medio del mismo Espíritu,
9 a otra fe por el mismo Espíritu, a otro dones de sanaciones por el mismo Espíritu,
10 a otro la obra de milagros, a otra profecía, a otro discernimiento de los espíritus, a otro diferentes tipos de lenguas, a otra la interpretación de las lenguas.
11 Pero un mismo Espíritu obra todas estas cosas, distribuyéndolas a cada uno individualmente como quiere.

Dieciséis versículos más tarde, Primero de Corintios 12:27-30 nos dice lo mismo.

Qorintim Alef (1er Cor.) 12:27-30
27 Ahora eres el cuerpo del Mesías, y de los miembros individualmente.
28 Y Elohim los ha nombrado en la asamblea: primero apóstoles, segundos profetas, terceros maestros; después milagros, luego dones de sanidad, ayudas, administraciones, variedades de lenguas.
29 ¿Son todos apóstoles? ¿Son todos profetas? ¿Son todos maestros? ¿Son todos los trabajadores de milagros?
30 ¿Tienen todos los dones de sanidad? ¿Hablan todos con lenguas? ¿Interpretan todos?

Si el Espíritu nos da diferentes dones a cada uno de nosotros, ¿cómo puede haber un requisito para que todos hablen en lenguas? Y, si intentamos hablar en lenguas cuando en realidad no se nos ha dado este don, entonces ¿no estamos realmente tratando de ejercer dones que Yahweh no nos ha dado realmente?

¿Y qué es intentar ejercer un don que Yahweh no nos ha dado realmente, sino una falsa adoración?
Sintiendo que algo está mal con este tipo de «sesiones de lenguas obligatorias», muchos creyentes han puesto un ojo sospechoso hacia hablar en lenguas por completo. Esto es una gran lástima, porque las lenguas legítimas son un don legítimo, y tienen un valor ocultado para nosotros como un paso en la restauración de nuestra nación.

Para entender cuál es realmente el don legítimo de hablar en lenguas, veamos las otras referencias de hablar en lenguas en el Pacto Renovado, y veamos si podemos detectar algún patrón útil.

Muchos creyentes están familiarizados con el milagro de hablar en lenguas que ocurrió en Hechos capítulo dos.

Ma’asim (Hechos) 2:1-13
1 Cuando el Día de Pentecostés había llegado plenamente, todos estaban unidos en un solo lugar.
2 Y de repente vino un sonido del cielo, como de un viento poderoso que corrió, y llenó toda la casa donde estaban sentados.
3 Entonces se les aparecieron lenguas divididas, como de fuego, y una se sentó sobre cada una de ellos.
4 Y todos ellos estaban llenos del Espíritu Apartado y comenzaron a hablar con otras lenguas, como el Espíritu les dio la palabra.
5 Y moraban en Jerusalén judíos, hombres devotos, de toda nación bajo los cielos.
6 Y cuando ocurrió este sonido, la multitud se reunió y se confundió, porque cada uno los oyó hablar en su propio idioma.
7 Entonces todos se asombraron y se maravillaron, diciéndose unos a otros: «Mirad, ¿no son galileos todos los que hablan?
8 ¿Y cómo es que escuchamos a cada uno en nuestra propio idioma en el que nacimos?
9 Partos y Memenes y Elamites, los que habitan en Mesopotamia, Judea y Capadocia, Ponto y Asia,
10 Frigia y Pamfilia, Egipto y las partes de Libia contiguas a Cirene, visitantes de Roma, tanto judíos como prosélitos,
11 cretenses y árabes, los oímos hablar en nuestras propias lenguas las maravillosas obras de Elohim.»
12 Así que todos estaban asombrados y perplejos, diciéndose unos a otros: «¿Qué podría significar esto?»
13 Otros burlándose dijeron: «Están llenos de vino nuevo».

Hechos Capítulo Dos fue la primera vez que el Espíritu fue derramado en masa, y hay varias cosas importantes que notar acerca de este acontecimiento clave. En Hechos Dos:

  1. Una lengua dividida (a partir del fuego) apareció milagrosamente sobre la cabeza de cada uno de los oradores;
  2. Los discípulos comenzaron a hablar en lenguas distintas a su hebreo nativo y/o arameo;
  3. A los peregrinos extranjeros que habían acudido a la fiesta se les dio el don de la interpretación de las lenguas en una escala masiva, para que cada uno de ellos pudiera oír y entender la ‘lengua’ que se hablaba en su propia lengua materna.
  4. Yahweh dio el milagro de la interpretación a escala masiva.

Las lenguas y la interpretación se mencionan en otros lugares, pero las llamas del fuego nunca aparecen en ningún otro lugar, y el don de la interpretación de las lenguas nunca más se dio en una escala masiva. ¿Por qué? Además, puesto que es mejor profetizar que hablar en una lengua, ¿por qué los creyentes veteranos (es decir, los discípulos) simplemente hablaron en lenguas, en lugar de profetizar?

La razón por la que los creyentes veteranos hablaron en lenguas en Hechos Capítulo Dos fue que era la primera vez que el Espíritu había sido derramado masivamente. Como veremos, cuando uno se llena por primera vez del Espíritu, un resultado natural es hablar en lenguas. La profecía también es un resultado natural de estar llenos de Su Espíritu, pero se necesita una conexión mucho más profunda para profetizar que hablar en una lengua, y no todos los creyentes tienen esta profunda conexión cuando reciben Su Espíritu por primera vez.

Debido a que los creyentes veteranos sólo hablaban en lenguas (en lugar de profetizar), Yahweh dio a los peregrinos el don de la interpretación de lenguas en masa, para que cada uno pudiera escuchar las Buenas Nuevas en su propio idioma (y así, creer).

El don de lenguas fue dado a Cornelio (y a los que estaban con él) en Hechos Capítulo Diez. (Como explicamos en Israel Nazareno, Cornelio fue en realidad el primero de los eframitas en regresar a la Nación de Israel.)

Ma’asim (Hechos) 10:44-48
44 Mientras Kefa (Pedro) todavía hablaba estas palabras, el Espíritu Apartado cayó sobre todos los que oyeron la palabra.
45 Y los de la Circuncisión que creyeron (es decir, los fariseos creyentes) se asombraron, ya que muchos vinieron con Kefa, porque el don del Espíritu Apartado también había sido derramado sobre los gentiles (los eframitas).
46 Porque los oyeron hablar con lenguas y magnificar a Elohim.
Entonces Kefa respondió,
47 «¿Puede alguien prohibir el agua, para que éstos no estén inmersos que han recibido el Espíritu de Apartación, tal como nosotros?»
48 Y les mandó que estuvieran inmersos en el nombre de Yahweh. Luego le pidieron que se quedara unos días.

En Hechos capítulo dos (arriba), los creyentes veteranos hablaron en lenguas cuando estaban llenos del Espíritu. Sin embargo, en Hechos Capítulo Diez, fueron los nuevos creyentes los que hablaron en lenguas. Puesto que estos nuevos creyentes no profetizaron, y como no había ningún intérprete presente, no se impartió ningún mensaje edificante. Sin embargo, el hecho de que los nuevos creyentes hablaran en lenguas sirvió como señal de que acababan de ser salvados (lo que también asombró a los fariseos creyentes, versículo 45).

Pero, ¿por qué serviría como señal de que alguien acaba de ser salvado, de que debería hablar en una lengua desconocida? Como veremos en la siguiente sección, es porque hablar en lenguas es una indicación de que uno está escuchando la voz del Espíritu, y está tratando de hablar de acuerdo con la voz del Espíritu. Este es un paso muy positivo, ya que el primer paso para profetizar es escuchar la voz de Yahweh, y luego tratar de hablar de acuerdo con lo que uno oye.
En Hechos Capítulo Diecinueve, el apóstol Shaul puso las manos sobre aquellos que acababan de salvarse. Sin embargo, esta vez, los que fueron recién salvados no sólo hablaban en lenguas, sino que (al menos algunos de ellos) también profetizaron.

Ma’asim (Hechos) 19:5-7
5 Cuando oyeron esto, estaban inmersos en el nombre del Maestro Yeshúa.
6 Y cuando Shaul les había puesto las manos sobre ellos, el Espíritu Apartado vino sobre ellos, y hablaron con lenguas y profetizaron.
7 Y los hombres eran unos doce en total.

Luego, a partir de Primero de Corintios Doce hasta el Catorce, el Apóstol Shaul habla sobre los dones espirituales para tres capítulos completos. Puesto que la Escritura no desperdicia espacio (y como la gente solía escribir con plumas), debemos darnos cuenta de que todo lo que Shaul está exponiendo para tres capítulos completos debe ser muy importante.

Shaul comienza diciéndonos que no quiere que seamos ignorantes con respecto a los dones espirituales:

Qorintim Ale (1er Corintios) 12:1
1 Ahora bien, en cuanto a los dones espirituales, hermanos, no quiero que sed ignorantes:

Shaul entonces nos dice claramente que no a todos se les darán los mismos dones espirituales; pero que habrá diversidades de dones espirituales, aunque sea el mismo Espíritu el que da todos estos dones divergentes.

Qorintim Alef (1er Corintios) 12:4
4 Hay diversidad de dones, pero el mismo Espíritu.

Como mencionamos anteriormente, una de las razones por las que Marcos 16:17 no se puede inspirar es que contradice los escritos de Shaul aquí. Marcos 16:17 requiere que todos los que están salvados hablen en lenguas como signo obligatorio de su salvación. Esto contradice el versículo 4, que nos dice que el Espíritu nos da a cada uno de nosotros dones diferentes (aunque es el mismo Espíritu que obra en y a través de todos nosotros).

8 para a uno se le da la palabra de sabiduría por medio del Espíritu, a otro la palabra de conocimiento por medio del mismo Espíritu,
9 a otra fe por el mismo Espíritu, a otro done de sanaciones por el mismo Espíritu,
10 a otro la obra de milagros, a otra profecía, a otro discernimiento de los espíritus, a otro tipo de lenguas diferentes, a otra la interpretación de las lenguas.
11 Pero uno y el mismo Espíritu obra todas estas cosas, distribuyéndo a cada uno individualmente como Él quiere.

Aunque algunas personas hablan en lenguas cuando se salvan por primera vez (e incluso después), Shaul tiene muy claro que no todos recibiremos los mismos dones espirituales. Todos seguimos siendo miembros de Su Cuerpo, aunque no hablemos en lenguas.

27 Ahora eres el cuerpo del Mesías, y de los miembros individualmente.
28 Y Elohim los ha nombrado en la asamblea: primeros apóstoles, segundos profetas, terceros maestros; después de esos milagros, luego dones de curaciones, ayudas, administraciones, variedades de lenguas.
29 ¿Son todos apóstoles? ¿Todos son profetas? ¿Todos son profesores? ¿Todos los trabajadores son milagros?
30 ¿Todos tienen dones de curaciones? ¿Todos hablan con lenguas? ¿Todos interpretan?

La respuesta a las muchas preguntas de Shaul en los versículos 29 y 30 es «No». No todo el mundo es un apóstol. No todo el mundo es un profeta. No todo el mundo es profesor. No todo el mundo hace milagros. No a todos se les da el don de las curaciones. No a todos se les da el don de lenguas, y no a todos se les da el don de la interpretación. A algunas personas se les dan estos dones, pero otras no. Ninguno de estos grupos es superior a ningún otro.

Entonces, como si estuviera diciendo algo críptico, Shaul nos dice que deseamos fervientemente los mejores dones. Con esto, nos dice que algunos de los dones son ‘mejores’ (o más deseables) que otros.

31 Pero desead fervientemente los mejores dones. Y sin embargo, yo (les) mostraré una manera más excelente.

A continuación, en Primero de Corintios Trece, Shaul nos dice que el amor (KJV: caridad) es el más grande de todos los dones espirituales. Dado que Elohim es amor (1o Juan 4:8, 16), Shaul esencialmente nos dice que sin amor, ninguno de los otros dones espirituales significa nada en absoluto.

Qorintim Alef (1er Corintios) 13
1 Aunque hablo con las lenguas de los hombres y de los ángeles, pero no tengo amor, me he convertido en un latón sonando o en un platillo que suena.

Shaul entonces nos dice que el amor es superior a la profecía, a las lenguas y a todos los demás dones espirituales. Esto es muy importante para darse cuenta, porque sin amor, nada de lo que hacemos tiene ningún valor duradero.

8 El amor nunca falla. Pero si hay profecías, fracasarán; si hay lenguas, cesarán; si hay conocimiento, desaparecerá.
9 Porque sabemos en parte, y profetizamos en parte.
10 Pero cuando lo que es perfecto haya llegado, entonces lo que es en parte será quitado.

Algunos piensan que este pasaje significa que después de comenzar a amar, dejaremos de hablar en lenguas (y también dejaremos de profetizar). Sin embargo, este no puede ser el significado de Shaul, porque todos los apóstoles amaban, y sin embargo también hablaban en lenguas, y profetizaron.
A continuación, en el capítulo catorce, Shaul nos dice que, además del amor, debemos perseguir el resto de los dones espirituales. Sin embargo, el don espiritual que más debemos buscar (además del amor) es el don de la profecía. Esto se debe a que mientras nadie es edificado si hablamos en una lengua ininteligible (a menos que alguien interprete), cuando profetizamos, otros pueden ser edificados.

Qorintim Alef (1er Corintios) 14
1 Persigue el amor; y desean dones espirituales, pero especialmente para que puedas profetizar;
2 Porque el que habla en una lengua no habla a los hombres, sino a Elohim, porque nadie lo entiende; pero en el espíritu habla (sólo) misterios.
3 Pero el que profetiza habla edificación, exhortación y consuelo a los hombres.
4 El que habla en una lengua se edifica a sí mismo, pero el que profetiza edifica la asamblea.
5 Ojalá todos habláis con lenguas, pero más que profetizóis; porque el que profetiza es más grande que el que habla con lenguas, a menos que interprete; para que la asamblea puede recibir edificación.

Cuando uno habla en una lengua, uno es edificado personalmente debido a lo que se oye en el Espíritu. Sin embargo, un profeta escucha lo mismo que alguien que habla en una lengua, pero como es capaz de articularlo (y ponerlo en el lenguaje humano), otros también pueden ser edificados.

Las lenguas, entonces, son para la profetización como el hablar como bebé al hablar maduro. Si bien es bueno que un bebé trate de hablar, si el bebé finalmente debe convertirse en un adulto maduro y plenamente funcional, entonces su discurso también debe madurar. De la misma manera, el que habla en una lengua debe trabajar para desarrollar su capacidad de articular lo que escucha en el Espíritu, para que pueda hablar en el habla humana, y así beneficiar y edificar a los demás en la asamblea.

Qorintim Aleph (1er Corintios) 14
6 Pero ahora bien, hermanos, si vengo a vosotros a hablar con lenguas, ¿qué os beneficiaré a menos que os hable por revelación, por conocimiento, profetizando o enseñando?
7 Incluso las cosas sin vida, ya sea flauta o arpa, cuando hacen un sonido, a menos que hagan una distinción en los sonidos, ¿cómo se sabrá lo que se canaliza o se toca?
8 Porque si la trompeta hace un sonido incierto, ¿quién se preparará para la batalla?
9 Así también vosotros, a menos que pronuncián con la lengua las palabras fáciles de entender, ¿cómo se sabrá lo que se habla? Porque estarás hablando al aire.

Cuando escuchamos la voz de Yahweh en el Espíritu, podemos edificar a los demás al hablar de acuerdo con la revelación, el conocimiento, la profecía y/o la enseñanza. Sin embargo, para edificar a alguien más por cualquiera de estos medios, nuestro discurso ante los demás debe ser claro primero.

Puesto que el punto de hablar en la asamblea es edificar a la asamblea, a menos que nuestro discurso edificará la asamblea, debemos mantenernos callados. Esta es también la razón por la que quien habla en lenguas debe guardar silencio a menos que haya un intérprete presente: si su lengua desconocida no edifica a nadie más, entonces no hace ningún bien real.

Qorintim Alef (1er Corintios) 14
10 Puede ser, que hay, tantos tipos de lenguas en el mundo, y ninguna de ellas está exenta de significado.
11 Por lo tanto, si no conozco el significado de la lengua, seré un extranjero para el que habla, y el que habla será un extranjero para mí.
12 Aun así vosotros, ya que sois celosos de los dones espirituales, que sea para la edificación de la asamblea que procuras sobresalir.
13 Por lo tanto, que ore el que habla en una lengua para que él (también) interprete.
14 Porque si rezo en una lengua, mi espíritu ora, pero mi entendimiento no es fructífero.

En el versículo 13, Shaul nos dice que el que habla en una lengua desconocida también debe orar para que pueda interpretarlo, para que su discurso pueda ser entendido.

En otras palabras, el que habla en una lengua desconocida debe orar para que pueda profetizar ante la asamblea, para que su discurso también pueda edificar a los demás (y no sólo a sí mismo).

15 ¿Cuál es entonces la conclusión? Oraré con el espíritu, y también oraré con el entendimiento. Cantaré con el espíritu, y también cantaré con el entendimiento.
16 De lo contrario, si bendices con el espíritu, ¿cómo dirá el que ocupa el lugar de los desinformados «Amén» a tu agradecimiento, ya que él no entiende lo que dices?
17 Porque de hecho das gracias bien, pero el otro no es edificado.

Aquellos que hablan en lenguas (de la variedad de labio tartamudeo) deben continuar hacia la profecía. Deben permanecer rotos, y dejar a un lado sus propios pensamientos, a fin de poder escuchar (y así hablar desde) la Pequeña Voz Quieta más claramente.

Shaul nos dice que agradeció a Elohim por la capacidad de hablar en lenguas; y sin embargo, preferiría hablar cinco palabras de profecía (que podrían entenderse) que diez mil palabras en una lengua desconocida.

Qorintim Alef (1er Corintios) 14
18 Doy gracias a mi Elohim que hablo con lenguas más que a todos vosotros;
19 pero en la asamblea prefiero decir cinco palabras con mi entendimiento, para que yo enseñe a los demás también, que diez mil palabras en una lengua.

Sólo hablando con su entendimiento podría Shaul edificar el Cuerpo. Sin embargo, Shaul nos dice que es bueno que aquellos que hablan en lenguas hablen en ellos, porque sirven como señal a los no creyentes de que el orador es salvado.

Qorintim Alef (1o Cor.) 14:20-25
20 Hermanos, no sean niños en comprensión; sin embargo, en la malicia sean bebés, pero en la comprensión sean maduros.
21 En la Torah está escrito:
«Con hombres de otras lenguas y otros labios hablaré a este pueblo; y sin embargo, por todo eso, no me escucharán», dice Yahweh.
22 Por lo tanto, las lenguas son para una señal, no para los que creen, sino para los incrédulos; porque el profetizar no es para los incrédulos, sino para los que creen.

El lenguaje aquí está difícil, y tenemos que trabajar para entenderlo. Shaul nos dice que profetizar es para aquellos que creen, mientras que las lenguas están destinadas a ser una señal para aquellos que no creen. Sin embargo, Shaul no puede querer decir que las lenguas nunca se utilizan para mostrar a aquellos que creen que alguien acaba de ser salvado, porque así es claramente como se usó en Hechos Capítulo Diez, donde se nos dice que aquellos que fueron recientemente salvados hablaron en lenguas.

Ma’asim (Hechos) 10:44-48
44 Mientras Kefa (Pedro) todavía hablaba estas palabras, el Espíritu de apartamiento cayó sobre todos los que oyeron la palabra.
45 Y los de la Circuncisión que creyeron (es decir, los fariseos creyentes) se asombraron, cuantos venían con Kefa, porque el don del Espíritu de apartación también había sido derramado sobre los gentiles (los eframitas).
46 Porque los oyeron hablar con lenguas y magnificar a Elohim.
Entonces Kefa respondió,
47 «¿Puede alguien prohibir el agua, para que éstos no sean inmersos que han recibido el Espíritu Apartado, así como nosotros?»
48 Y les mandó que estuvieran inmersos en el nombre de Yahweh. Luego le pidieron que se quedara unos días.

Lo que Shaul quiere decir es que es bueno para un creyente hablar en lenguas en público, porque es difícil incluso para los no creyentes ignorar el hecho de que uno está hablando en una lengua desconocida. Cuando un no creyente ve a un creyente hablando en lenguas, puede darle un testimonio de que algo de Elohim está ocurriendo.

Sin embargo, Shaul también nos dice que no es bueno que la asamblea hable en lenguas si un incrédulo entrara en la asamblea, porque el incrédulo probablemente diría que toda la gente estaba loca.

23 Por lo tanto, si toda la asamblea se reúne en un solo lugar, y todos hablan con lenguas, y vienen los que no están informados o incrédulos, ¿no dirán que estáis locos?
24 Pero si toda profecía, y entra un incrédulo o una persona desinformada, es convencido por todos, es conviccionado por todos.
25 Y así se revelan los secretos de su corazón; y así, cayendo sobre su cara, adorará a Elohim e informará que Elohim está verdaderamente entre ustedes.

Mientras que el anuncio (predicción) a veces es difícil incluso para los creyentes de entender, aun los no creyentes pueden entender la explicación, si el que trae las cosas del Espíritu lo hace inteligiblemente. Si el profeta utiliza palabras de revelación, entonces los secretos del corazón del no creyente pueden ser revelados, y el incrédulo puede ser golpeado en su corazón, y luego caer y adorar a Elohim.

Sin embargo, profetizar es superior a las lenguas, incluso en público. Si el no creyente puede ser golpeado en su corazón si un profeta le trae las cosas del Espíritu en una asamblea, entonces ese mismo no creyente también puede ser golpeado en su corazón en un entorno público.

Recordando que una lengua es a la profecía como charla del bebé es al hablar maduro, también podemos hacer algunas analogías interesantes con la familia humana.

En las familias humanas, los padres no esperan que sus bebés usen el habla de adultos de una sola vez. Están encantados si su hijo hace algún sonido en absoluto, incluso si sólo suena como balbuceo de bebé (es decir, lenguas). Sin embargo, a medida de que el niño crece, el padre espera que el discurso de su hijo crezca y madure, así como se debe esperar que uno que habla en lenguas profetice. Y cuando los invitados vienen a la casa, los padres pueden entender lo que su bebé está diciendo, pero los invitados tal vez no entiendan, a menos de que los padres interpreten para ellos.

Algunas denominaciones cristianas, sin embargo, animan a la familia a seguir hablando como bebés, en celebración del hecho de que sus bebés hablan en charlas de bebés. Sin embargo, ¿cómo sería si toda la congregación cayera a cuatro patas y comenzara a arrastrarse por el suelo, para celebrar el hecho de que sus bebés se arrastran? ¿O qué pasa si todos caminarían como bebés? ¿No haría que sus invitados se sintieran incómodos?

Del mismo modo, somos hijos de nuestro Padre, y aunque está emocionado cuando al principio estemos aprendiendo a hablar de acuerdo con Su Voz, ¿será feliz si seguimos balbuceando como niños? ¿O no será mucho más feliz si seguimos avanzando hacia un hablar maduro (es decir, profecía)? ¿Y este no es también el significado deseado de Shaul en el Primer Corintios Trece?

Qorintim Alef (1er Corintios) 13:11
11 Cuando era niño, hablaba como niño, entendía como niño, pensaba de niño; pero cuando me convertí en hombre, dejé las cosas infantiles.

Si bien siempre debemos alegrarnos cuando alguien habla por primera vez en lenguas, también debemos alentarlo a continuar su progreso espiritual, a fin de que aprenda a profetizar (para edificar a los demás). Sin embargo, Shaul nos dice que nunca debemos prohibir que nadie hable en una lengua cuando un intérprete está presente (ya que eso sería el equivalente a prohibir la profecía). Sin embargo, cuando las personas hablan en lenguas, deben hacerlo de manera ordenada:

Qorintim Alef (1er Cor.) 14:26-28
26 ¿Cómo es entonces, hermanos? Cada vez que se reúnen, cada uno de ustedes tiene un salmo, tiene una enseñanza, tiene una lengua, tiene una revelación, tiene una interpretación (es decir, Elohim les da algo para compartir).
¡Que se hagan todas las cosas por la edificación!
27 Si alguien habla en una lengua, que haya dos o a lo mucho tres, cada uno en su turno, y que uno interprete.
28 Pero si no hay intérprete, que guarde silencio en la asamblea, y hable consigo mismo y con Elohim.

Sin embargo, tengamos en cuenta que no todo el mundo es capaz de interpretar lenguas, y Shaul nos dice que si no hay nadie presente que pueda interpretar, sería mejor para la asamblea que los que tienen una lengua oren en silencio.
Sin embargo, incluso cuando un intérprete está presente, todas las cosas aun deben hacerse de manera ordenada. Israel es el Ejército del Elohim Viviente; y en un ejército, todas las cosas siempre deben hacerse decentemente, y en orden.

Hablando de esto, Shaul dice que aquellos que están compartiendo para el beneficio de todos deben ser ordenados, y hablar de una manera que se ajusta a todos. Los que hablan deben turnarse, uno por uno.

Qorintim Alef (1er Corintios) 14
29 Hablen dos o tres profetas, y que juzguen los demás;
30 Pero si algo es revelado a otro que está sentado, que el primero guarde silencio.
31 Porque todos pueden profetizar uno por uno, para que todos aprendan, y todos sean alentados.

Dado que la orden es importante, es bueno que incluso aquellos que profetizan se turnen. Además, si alguien está profetizando y a otro se le da una palabra rápida de revelación, entonces todos los presentes deben honrar el movimiento del Espíritu al estar callados, permitiendo a quien se le ha dado la revelación suficiente tiempo para hablar lo que el Espíritu acaba de revelarle.

32 Y los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas.

Los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas, lo que significa es que los profetas deben controlarse a sí mismos. No necesitan ‘soltar nada’, o ser desordenados de ninguna manera, pero deben aprender a controlar su espíritu.

Qorintim Alef (1er Corintios) 14
33 Porque Elohim no es autor de la confusión, sino de la paz, como en todas las asambleas de los santos.

Finalmente, Shaul nos habla de las mujeres que profetizan en las asambleas. Algunos han llegado por error a la conclusión de que sólo porque a las mujeres no se les permite enseñar (o dirigir una asamblea), que tampoco se les permite hablar en una asamblea, ni profetizar (o hablar en lenguas). Esto generalmente proviene de un malentendido de Primer Timoteo 2:12-15.

TimaTeus Alef (1 Timoteo) 2:12-15
12 Y no permito que una mujer enseñe, ni tenga autoridad sobre un hombre, sino que esté en silencio.
13 Porque Adán se formó primero, luego Havvah (Eva),
14 Y Adán no fue engañado, sino que la mujer fue engañada, cayó en la transgresión.
15 No obstante, ella será salvada en la maternidad, si ella continúa con fe, amor y apartamiento, con autocontrol.

Sin embargo, Shaul no puede decirnos que a las mujeres no se les permite hablar en las asambleas en absoluto, porque cuando continuamos en el primer capítulo de Corintios catorce, vemos a Shaul señalando las conclusiones erróneas de un escritor desconocido de cartas de corintio, que afirma que las mujeres no deben hablar en las asambleas. Lo que vemos es que Shaul no está de acuerdo con este autor.

Recordando que no hay comillas en el hebreo antiguo (o en el griego), entonces podemos ver que Shaul desaprobó las afirmaciones de esta desconocida escritora de letras corintia de que las mujeres no pueden hablar en las asambleas.

Qorintim Alef (1er Corintios) 14
34 (Citando) «Guarden silencio a vuestras mujeres en las asambleas, porque no se les permite hablar; pero deben ser sumisas, como dice la Torah también!
35 Y si quieren aprender algo, que pidan a sus propios maridos en casa; porque es vergonzoso para las mujeres hablar en la asamblea.
(Fin de la cita.)

Shaul reprende al escritor desconocido de la carta de corintio haciéndole algunas preguntas.

Qorintim Alef (1er Corintios) 14:36
36 ¿Qué?! (¡Ay!) ¿Llegó la Palabra de Elohim
originalmente de ti? ¿O sólo fue a ti a quien llegó?

Muchas personas han tomado históricamente los versículos 34 y 35 como un «segundo testigo» de que las mujeres no pueden hablar en las asambleas (junto con Primer Timoteo 2:12-15). Sin embargo, esto realmente no funciona, porque a menos que supongamos que Shaul está citando a alguien más en los versículos 34 y 35, el versículo 36 parece salir de la nada, porque está completamente incongruente con estos otros dos versículos. La única manera en que el versículo 36 tiene sentido en absoluto es si entendemos que los versículos 34 y 35 son una cita de un escritor desconocido de cartas.

Podemos verificar esto si volvemos a los idiomas originales. En el Textus Receptus Griego, el versículo 36 comienza con la palabra de preposición griega «ay» (Fuerte el griego G-2228).

G:2228 e (ay!); una partícula primaria de distinción entre dos términos conectados: disyuntiva, o; comparativa, que:

Esta partícula indica una distinción (o un contraste) entre las cosas que une. En otras palabras, nos dice que hay un contraste entre los versículos 34-35 y el versículo 36. Cuando se utiliza al principio de una oración, esta partícula puede significar «¿Qué?!» o «¡Qué tontería!» Esta partícula e (ay!) suena como la expresión hebrea «¡Ay!» y tiene el mismo significado.

En el arameo de Peshitta, esta palabra aparece como או «Oy». El Dictionario Compendious Syriac de J. Payne Smith nos dice que la palabra aramea או indica una expresión de asombro simultáneo, dolor y reproche, al igual que la expresión hebrea «¡Ay!»

או : Interjección, expresando el vocativo, maravilla, dolor, reproche; ¡Oh! ¡Oh!

1o Corintios 14:36.
36 ¡Oh! ¿Salió de ti la Palabra de Elaha? ¡Oh! ¿Llegó únicamente a ti?
או דלמא מנכון הו נפקת מלתה דאלאהא. או לותכון הו בלהוד מטת.

Shaul sólo podría haber estado reprendiendo las palabras del orador en los versículos 34 y 35. Dice: «Nunca he oído hablar de tal mandamiento de la Torah que nos diga que las mujeres deben guardar silencio en las asambleas. Entonces, ¿escribiste este mandamiento tú mismo? ¿O eres el único que lo oyó?»

Algunos autores sugieren que el ‘mandamiento de la Torah’ al que hacía referencia el escritor desconocido de cartas de corintio es en realidad Génesis 3:16.

Bereshit (Génesis) 3:16
16 «Multiplicaré en gran medida vuestro dolor y vuestra concepción; con dolor sacaréis hijos. Su deseo será para su marido, y él gobernará sobre usted.

Sin embargo, si bien Génesis 3:16 apoya la cabeza de los hombres (tanto en el hogar como en las asambleas), y aunque sí indica un papel de apoyo para la mujer, no constituye un mandamiento para que las mujeres guarden silencio. Por lo tanto, debemos entender que lo que Shaul estaba diciendo realmente en Primer Timoteo 2:12-15 fue:

TimaTeus Alef (1 Timoteo) 2:12-15
12 Y no permito que una mujer enseñe, ni tenga autoridad sobre un hombre, sino que (generalmente) esté en silencio (en lo que se refiere al liderazgo en las asambleas).
13 Porque Adán se formó primero, luego Havvah (Eve),
14 Y Adán no fue engañado, sino que la mujer fue engañada, cayó en la transgresión.
15 No obstante, ella será salvada en la maternidad, si ella continúa con fe, amor y apartdad, con autocontrol.

No hay favoritismo con Elohim. Aunque a las mujeres no se les permite dirigir una congregación, si a las mujeres se les da el don del mismo Espíritu que a los hombres, ¿por qué no se permitiría a las mujeres hablar según el Espíritu (es decir, hablar en lenguas o profetizar)?

Si una mujer está profetizando de acuerdo con el Espíritu, y uno la impide hablar, entonces ¿no es realmente apagar el Espíritu?

El significado de Shaul es: «¡La Torah no le dice a las mujeres que no hablen en las asambleas! ¡Estás inventando cosas!»

Luego continúa diciendo:

37 Si alguien se cree profeta o espiritual, reconozca que las cosas que yo (y no el escritor desconocido de cartas de Corinto) os escribo son los mandamientos de Yahweh.
38 ¡Pero si alguien es ignorante, que sea ignorante!

Shaul concluye entonces diciéndoles a los corintios que si bien la profecía es de hecho un don espiritual mucho mejor que las lenguas, uno debe tener cuidado de no prohibir que el pueblo hable en lenguas, ya que puede ayudarlos a aprender a profetizar.

Qorintim Alef (1er Corintios) 14
39 Por tanto, hermanos, desean fervientemente profetizar; pero no prohíben hablar con lenguas.

Solamente:

40 Que todas las cosas se hagan decentemente, y en orden.

Si Yahweh quiere, en el próximo capítulo hablaremos de lo que son los jueces, y el papel que juega la profecía en el nombramiento de jueces dentro de la Nación de Israel, así como por qué es absolutamente quintescencial que cualquier juez dentro de Israel escuche la voz de Yahweh.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give