Chapter 8:

Despierta, tú que duermes!

Observa: ¡Despierta, tú que duermes!

Bienvenidos a Israel Nazareno. Mi nombre es Norman Willis.

En el capítulo 5 de Efesios el apóstol, citando al Padre Yahweh, dice:

Efesim (Efesios) 5:14
14 «¡Despierta, tú que duermes! Levántate de entre los muertos, el Mesías te dará luz».

Muchos de nosotros sentimos que ya estamos cumpliendo este versículo. Sentimos que ya nos hemos despertado, como si saliéramos de nuestro sueño espiritual. Que ya hemos resucitado, como de entre los muertos espirituales. Y nuestra razón para creerlo es que ya somos conscientes de nuestra identidad como Tribus Perdidas de Israel. Ya empezamos a descansar en los días de fiesta y en los sábados, y ya estamos leyendo las porciones semanales de la Torá. Y nuestro culto empieza a parecer cada vez más hebraico. ¿Pero somos conscientes de las implicaciones más profundas de este pasaje? ¿Estamos despiertos a nuestro requerimiento, para que seamos los que establezcan el Reino del Mesías en estos tiempos finales? Considera.

Sabemos que Yeshua es un gran Rey. En el capítulo 9 de Isaías, se nos dice lo siguiente.

Yeshayahu (Isaías) 9:6-7
6 Porque nos ha nacido un niño, se nos ha dado un hijo; y el gobierno estará sobre su hombro [Yeshua’s] . Y su nombre se llamará Maravilloso, Consejero, Elohim Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de la Paz.
7a Del aumento de su gobierno y del shalom [peace of His Kingdom] no habrá fin

Así que estamos orando y esperando que Su Reino se establezca, y que el shalom de Su Reino aumente continuamente. Pero, en cambio, todo lo que vemos es a Mateo 24 llamando a la puerta. Vemos cómo se establecen los cimientos del Nuevo Orden Mundial. Vemos amenazas de un tiempo venidero en el que no podremos comprar o vender a menos que llevemos un microchip o una vacuna, o algún otro tipo de marca de un sistema bestial babilónico. Pero, ¿somos conscientes de que es nuestro trabajo establecer el Reino de Yeshua, y que es nuestro trabajo ayudar a que crezca y siga aumentando sin fin? La gente dice: ‘¿Cómo es posible? ¿No es ese el trabajo del Mesías para establecer su Reino? ¿No es eso algo que Él debe hacer? Consideremos.

En el capítulo 17 del Éxodo, Yahweh se dirigió a Israel y le dijo que sería Él quien borraría por completo a Amalec.

Shemote (Éxodo) 17: 14
14 Entonces Yahweh dijo a Moshé: «Escribe esto como recuerdo en el libro y cuéntalo a Josué, que borraré por completo el recuerdo de Amalec de debajo del cielo.»

Así que aquí, en este versículo, Yahweh dijo que Él sería el que haría esto. Ahora, veamos el capítulo 25 del Deuteronomio.

Devarim (Deuteronomio) 25:19
19 Por lo tanto, cuando Yahweh tu Elohim te haya dado descanso de tus enemigos por todas partes, en la tierra que Yahweh tu Elohim te da en herencia, borrarás el recuerdo de Amalec de debajo del cielo. No olvidarás.

Así que aquí, Yahweh ordenó a Israel, diciendo que borrarían el recuerdo de Amalec de debajo del cielo (¡y no lo olviden!). Entonces, ¿cuál es? ¿Debía ser Yahweh el que borrara el recuerdo de Amalec, o debía ser Israel el que borrara el recuerdo de Amalec?
Consideremos más a fondo. En el capítulo 7 de Daniel, como lo explicamos en el Estudio del Apocalipsis, se trata del tiempo de la trompeta 7.

Daniel 7:26-27
26 «Pero la corte de [heavenly] se sentará, y le quitarán su dominio [kingdom and] [el de un personaje llamado cuerno pequeño, que explicamos en ese estudio es el papado (papa)], para consumir y destruir su reino para siempre.
27 Entonces el Reino y el dominio, y la grandeza del Reino bajo todo el cielo, serán dados al pueblo, a los santos del Altísimo [Nazarene Israel]. [Sin embargo, dice] Su Reino será un Reino eterno, y todo dominio le servirá y le obedecerá.

Pero, la gente dice, ‘Un momento, no entiendo. ¿Cómo puede ser Su Reino un Reino eterno y cómo pueden todos los dominios servirle y obedecerle cuando el Reino y el dominio y la grandeza del Reino bajo todo el cielo se dan al pueblo, a los santos del Altísimo? ¿Cómo es posible que el Reino y el dominio se den al Israel nazareno y, sin embargo, todos los reinos y dominios le sirvan y obedezcan?».

La respuesta es simplemente que Él es nuestra cabeza e Israel es su cuerpo. Cuando el cuerpo hace algo, es la cabeza la que se lleva el mérito. Y el marido y la mujer son una sola carne.

Así que esto es una llamada de atención para los que dormimos. Esta es una llamada de atención para que nos demos cuenta de que es nuestro trabajo establecer el Reino del Mesías en estos tiempos finales.

Ahora, leemos las noticias y tal vez incluso entendemos dónde estamos en términos de la línea de tiempo del Apocalipsis. Pero, ¿estamos despiertos a nuestra exigencia de establecer un ministerio único, global y unificado para Yeshua en todo el mundo, que sirva de base para el Reino venidero de Yeshua? La cuestión es que hay algo que hacer.
El capítulo 6 de Deuteronomio, versículos 4 a 5, es lo que rezamos como el Gran Shema.

Devarim (Deuteronomio) 6:4-5
4 «Shema [Hear and Obey], oh Israel: Yahweh nuestro Elohim, Yahweh es uno.
5 Amarás a Yahweh tu Elohim con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas».

Hay algo que hacer Él dice. Si no hay nada que hacer, ¿por qué tenemos que adorarle y amarle con todas nuestras fuerzas? Está claro que hay algo que hacer. Entonces, ¿qué significa la palabra shema? La palabra shema significa, no sólo oír, sino que significa oír y obedecer, oh Israel.

Concordancia hebrea de Strong H8085
shâma‛, shaw-mah’(שָׁמַע)
Una raíz primitiva; escuchar inteligentemente
(a menudo con la implicación de la atención, la obediencia, etc.; Causa a decir, etc.)…

Significa escuchar con inteligencia, o escuchar con sabiduría. No sólo para escuchar y luego no hacer nada, sino para escuchar y luego obedecer. Porque hay una implicación de prestar atención, porque estas son las palabras de nuestro Creador y nuestro Elohim. También hay una implicación de obediencia. Porque si escuchamos las palabras del Creador y no las obedecemos, si no hacemos lo que Él nos dice que hagamos, entonces eso se califica como rebelión. Y la rebelión se castiga con la muerte.
Bueno, aquí es donde el apóstol Santiago tiene el concepto en el capítulo 1 de Santiago.

Yaakov (Santiago) 1:22
22 Pero sed hacedores de la palabra, y no sólo oidores, engañándoos a vosotros mismos. [es decir, pensar que vamos a ser herederos de alguna gran recompensa cuando en realidad estamos en rebeldía].

No sólo tenemos que escuchar lo que Él dice que hagamos, sino que tenemos que hacerlo realmente.

El apóstol Shaul (Pablo) dice lo mismo en el capítulo 2 de Romanos.

Romim (Romanos) 2:5-6
5 Pero según tu dureza y tu corazón impenitente estás atesorando para ti la ira en el día de la ira y la revelación del justo juicio de Elohim,
6 que «dará a cada uno según sus obras…»
[No lo que creemos, sino lo que hacemos].

De nuevo, nuestra recompensa no es según lo que creemos, no es según lo que sabemos, sino que es según lo que realmente hacemos.

¿Cuántos de nosotros entendemos esto?

Romim (Romanos) 2:7-9
7 la vida eterna a los que por la paciente perseverancia en el bien buscan la gloria, el honor y la inmortalidad;
8 pero a los que son egoístas y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia, la indignación y la ira,
9 tribulación y angustia, sobre toda alma de hombre que hace el mal, del judío primero y también del griego;

En el contexto, hacer el bien significa, hacer el bien para el Reino de Yeshua, y no hacer el bien para el Reino de Yeshua se define como lo incorrecto. En otras palabras, sabían lo que había que hacer, pero no querían hacerlo. Y eso se califica como obedecer a la injusticia.

¿Estamos haciendo lo que Yeshua dice que hagamos? Eso es obedecer a la verdad, eso es hacer el bien. ¿O estamos escuchando lo que Yeshua quiere que hagamos, y luego no lo estamos haciendo realmente con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con todas nuestras fuerzas? Eso se considera rebelión en las Escrituras.

Entonces, ¿qué debemos hacer?

En el capítulo 28 de Mateo, Yeshua nos dice que hagamos la Gran Comisión.

Matityahu (Mateo) 28:18-20
18 Y Yeshua se acercó y les habló, diciendo: “Toda potestad me ha sido dada en el cielo y en la tierra.
19 Id, pues, y haced discípulos en todas las naciones, sumergiéndolos en mi nombre,
20 enseñándoles a observar[guardar; (hebreo; Shomer לשמר] todas las cosas que os he mandado; y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.»
Amén.

(Si quieres saber por qué nos sumergimos sólo en el nombre de Yeshua, por favor lee el estudio sobre Por qué nos sumergimos sólo en el nombre de Yeshua. Se encuentra en los Estudios Bíblicos Nazarenos Volumen 3. Puede encontrarlo gratis en el sitio web, también puede descargar una copia en pdf gratis, o puede comprar una copia en rústica en amazon.com a nuestro costo).

Pero en otras palabras, Yeshua debía enseñarles a hacer todas las cosas que Él había ordenado. Escuchamos las cosas que Él nos manda hacer, y luego debemos hacerlas. Y en el pensamiento hebreo, si oímos las cosas que Él nos dice que hagamos pero no las hacemos, es como si no hubiéramos oído.

¿Qué nos manda hacer Yeshua?

Efesim (Efesios) 4:11-13
11 Y el mismo dio algunos para ser apóstoles, algunos profetas, algunos evangelistas y algunos pastores y maestros,
12 para el equipamiento de los santos para la obra del cuerpo del Mesías,
13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Elohim, a un hombre perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud del Mesías

Estos son los cinco dones ministeriales, se conocen como los dones ministeriales quíntuples. Y el propósito es equipar a los santos para la obra del ministerio, para que luego puedan edificar (construir) el cuerpo del Mesías. Estos cinco dones son necesarios para construir y edificar el cuerpo del Mesías. ¿Y cuánto se suponía que iba a durar? Debía durar hasta que todos llegáramos a la unidad de La Fe. Esto no ha ocurrido todavía. Se suponía que duraría hasta que todos llegáramos al conocimiento del Hijo de Elohim para ser hombres perfectos (para ser un cuerpo perfecto del Mesías). Todavía no ha ocurrido. Por lo tanto, la razón por la que necesitamos seguir practicando con estos dones es porque estos dones son la forma en que llegamos a estar en la unidad de La Fe. Estos dones son la forma en que nos edificamos y crecemos juntos como cuerpo del Mesías. Por lo tanto, todavía no podemos prescindir de estos regalos.

¿Cuál es la promesa? Dice, si obedecemos de acuerdo a estos dones, si hacemos de acuerdo a los dones que Yeshua dio, entonces ya no seremos niños espirituales sacudidos de un lado a otro, y llevados por todo viento de doctrina por las artimañas de los hombres. (como se indica en Efesios 4:14). Es decir, por las artimañas de los líderes y maestros mesiánicos, en la astucia de la trama engañosa (por tener más de un ministerio).

Efesim (Efesios) 4:14
14 Para que ya no seamos niños, zarandeados y llevados por todo viento de doctrina, por estratagema de hombres y por astucia con que se acecha para engañar;

Porque lo que Yeshua quiere es un solo ministerio unificado en el que todos Sus verdaderos siervos sirvan juntos.

¿Cuál es el antídoto? Dice que hablando la verdad en amor, para que el cuerpo de Yeshua crezca en todas las cosas en Aquel que es la Cabeza (el Mesías).

Efesim (Efesios) 4:15
15 sino que, hablando la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, el Mesías.

La imagen mental es como si la cabeza de Yeshua estuviera suspendida en los cielos y tuviéramos que unirnos y ayudarnos mutuamente a levantarnos (por nuestros propios medios, por así decirlo). Para que podamos crecer en el Mesías. Pero se supone que todos debemos trabajar juntos. No este ministerio, y aquel ministerio, y otro ministerio en algún otro ministerio. Pero se supone que hay un solo ministerio, un solo cuerpo del Mesías, en el que todos trabajan juntos para formar un Reino del Mesías unificado. Por eso continúa en el capítulo 4 de Efesios, versículo 16:

Efesim (Efesios) 4:16
16 De quien todo el cuerpo, bien unido y compenetrado por lo que cada coyuntura aporta, según la acción eficaz de cada miembro, hace crecer el cuerpo para su edificación en el amor.

Cuando cada parte del cuerpo contribuye conjuntamente según la disciplina y según lo que puede, esto es lo que provoca el crecimiento del cuerpo para la edificación de sí mismo en el amor. Y una vez más si obedecemos lo que Yeshua dijo, se califica como obediencia, y si desobedecemos lo que Yeshua dice se califica como rebelión.

No sé a cuántas personas he explicado esto a lo largo de los años. Pero nunca olvidaré cuando le expliqué a un hermano, le expliqué todo el asunto. Expliqué el Ministerio Quíntuple y la Fundación de Apóstoles y Profetas. Y expliqué la Gran Comisión y lo que Yeshua espera que hagamos. Y este es un hermano que se considera un discípulo vendido, muerto a la carne. ¿Y sabes lo que dijo?

Dijo: «Eso parece mucho trabajo«.

Luca (Lucas) 6:46
46 [Yeshua says] «¿Por qué me llamas ‘Adon, Adon’, [‘Maestro, Maestro’] y no haces las cosas que yo digo

[Do you not understand that you are treasuring up judgment for yourselves?].

Continúa.

Luca (Lucas) 6:47-48
47 [Yeshua says] El que viene a Mí y escucha Mis dichos y los hace [es decir, el Shema; escucha lo que dice Yeshúa y lo hace], os mostraré a quién se parece:
48 Es como un hombre que construyó una casa, que cavó profundamente y puso los cimientos sobre la roca [on Yeshua]. Y cuando se levantó la crecida, la corriente golpeó con vehemencia aquella casa, y no pudo sacudirla, porque estaba fundada sobre la roca».

En otras palabras, él mora en Yeshua, Yeshua mora en él. Yeshua en el Padre y el Padre en Él. Se está convirtiendo en un recipiente vacío a través del cual el Espíritu de Yeshua puede manifestarse. Sus cimientos son seguros. Y cuando la inundación se levantó y la corriente golpeó con vehemencia contra esa casa, no pudo sacudirla. Como estaba fundada sobre la Roca, hacía las cosas que Yeshua dijo que había que hacer.

Luca (Lucas) 6:49
49 «Pero el que escuchó las palabras de Yeshúa y no hizo nada es como un hombre que construyó una casa sobre la tierra sin cimientos, contra la cual la corriente golpeó con vehemencia; e inmediatamente cayó. Y la ruina de esa casa fue grande«.

¡Hermanos, hermanas! ¿Cuántos de nosotros escuchamos las palabras de Yeshua y las tomamos a pecho, y las hacemos todas? ¿Y cuántos de nosotros escuchamos las palabras de Yeshua y no las hacemos todas? De eso trata este pasaje. ¿Estamos despiertos a esta exigencia? ¿Hacer todo lo que Yeshua dice que hay que hacer? ¿Aunque parezca mucho trabajo?

Pues bien, nuestra recompensa o castigo se basa en nuestro trabajo. Echemos un vistazo al capítulo 22 del Apocalipsis.

Hitgalut (Apocalipsis) 22:12
12 [Yeshua says] «Y he aquí que vengo pronto, y mi recompensa está conmigo, para dar a cada uno según su trabajo.

Hay mucha gente que piensa que su recompensa se basa en lo que sabe. La recompensa se basa en nuestras obras para el Reino de Yeshua.

– ¿Estamos ayudando a construir el Reino de Yeshua?
– ¿Estamos haciendo realmente el trabajo de Yeshua? ¿O estamos más bien dormidos al mandamiento de Yeshua?
– ¿A quién tenemos en el trono? ¿Tenemos a Yeshua en el trono y le lavamos los pies?
– ¿O seguimos en el trono y Yeshua sigue lavando nuestros pies?

Lo curioso de Yeshua es que nos dejará sentarnos en nuestro trono y vendrá a lavarnos los pies.
Pero ya sabes, cuando los niños nacen, este es su trabajo. Comer y crecer, y que otro les alimente, que otro les cuide, que otro les pague, les cambie, les limpie. Alguien hace todas las cosas por ellos, y eso está muy bien para un pequeño y flamante bebé. Pero a medida que el bebé crece, primero tiene que empezar a cuidar de sí mismo, tiene que aprender a asearse y a limpiar por sí mismo. Y luego, cuando el bebé siga creciendo y se convierta en un joven adulto, tiene que empezar a ayudar en casa, si siente amor por su padre.

Entonces, siendo nuestro Padre un Gran Rey, ¿lo amamos lo suficiente como para empezar a ayudar a que su Reino crezca? Y si somos la novia de Yeshua, ¿amamos a Yeshua lo suficiente como para ayudarle a empezar a construir Su Reino? Porque eso es realmente lo que Él quiere, es una novia de Proverbios 31 que le ayude a construir su Reino? ¿Estamos siendo esa novia de Proverbios 31? ¿Haciendo las cosas que sabemos que Yeshua quiere que hagamos?

No sé cómo va a ser el Juicio. Pero sabemos que Yeshua es nuestro Abogado y que Él abogará por aquellos que le ayuden a construir Su Reino, en el día del Juicio. Y me imagino que, ya sea que estemos de cara o de rodillas, Yahweh está sentado allí en su Gran Trono Blanco. Y Él va a leer la lista de todo lo que hicimos bien y todo lo que dejamos de hacer. Y probablemente, al menos para mí, la lista de las cosas que no hicimos será mucho más larga que la lista de las cosas que hicimos bien. Pero entonces (sólo me lo imagino, no lo sé pero me lo imagino) se va a dirigir a Yeshua y le va a preguntar a Yeshua qué dice. Y para algunos de ellos Él va a decir,

Espere Padre, este realmente trató de servirme. Ahora, él lo estropeó, lo hizo mal. Lo hizo mal. No acertó en esto, no acertó en aquello. Pero, ¿sabes qué?, me di cuenta de que su corazón estaba en el lugar correcto, porque realmente lo intentó. Así que, Padre, deja a éste para mí. Yo trabajaré con éste.”

Teniendo en cuenta lo impresionante de ese día, ¿vamos a dejar algo al azar? ¿Estamos realmente dando a Yeshua nuestro máximo esfuerzo? ¿Le estamos dando realmente lo máximo que podemos darle? ¿Comprender la maravilla de ese día?

Ahora bien, a veces pensamos que las cosas eran diferentes en el primer siglo de lo que son ahora. Pero tal vez no. Porque mientras los discípulos escuchaban a Yeshua, Él les contó otra parábola. Porque los discípulos parecían pensar que el Reino de Elohim aparecería inmediatamente. Ahora sabemos que hay diferentes niveles en el Reino Hay ciertos niveles y ciertos aspectos diferentes en el Reino.

Pero veamos la parábola que dijo Yeshua, en el capítulo 19 de Lucas. Está hablando de que él mismo se va al cielo para recibir el Reino.

Luca (Lucas) 19:11-14
11 Al oír estas cosas, dijo otra parábola, porque estaba cerca de Jerusalén y porque pensaban que el Reino de Elohim aparecería inmediatamente.
12 Por eso dijo: «Cierto noble fue a un país lejano para recibir para sí un reino y luego regresar«.
13 «Entonces llamó a diez de sus siervos, les entregó diez minas y les dijo: «Hagan negocios hasta que yo llegue».
14 Pero sus ciudadanos lo odiaban y enviaron una delegación tras él, diciendo: «¡No queremos que este hombre reine sobre nosotros!

Ahora, podríamos imaginar que estas son las 10 tribus perdidas. Y está entregando 10 minas, que se refiere a sus 10 vidas salvadas. Lo que Él está diciendo es, construye Mi Reino, haz negocios hasta que yo venga. Pero luego hay un segundo grupo (sus ciudadanos que lo odiaban y decían: «¡No queremos que este hombre reine sobre nosotros!»). Esto se refiere a la Judá ortodoxa (los fariseos). Continuemos.

Luca (Lucas) 19:15-17
15 «Y así, cuando volvió, habiendo recibido el reino, mandó llamar a estos siervos, a los que había dado el dinero, para saber cuánto había ganado cada uno por el comercio. [He wanted to know what we have done for Him to help build His Kingdom in His absence].
16 Entonces llegó el primero, diciendo: «Maestro, tu mina ha ganado diez minas«.
17 Y le dijo: «Bien hecho, buen siervo; porque has sido fiel en lo poco, ten autoridad sobre diez ciudades.

En otras palabras, lo has hecho bien con un poco, ahora vamos a ver qué puedes hacer con más.

Luca (Lucas) 19:18-19
18 «Entonces vino el segundo, diciendo: ‘Maestro, tu mina ha ganado cinco minas’. Asimismo, le dijo: ‘Tú también estás sobre cinco ciudades‘.

Una vez más, has sido fiel con un poco, veamos qué puedes hacer con un poco más.

Luca (Lucas) 19:20-21
20 «Entonces vino otro, diciendo: Maestro, aquí está tu mina [my saved life], que he guardado en un pañuelo.
21 Pues te temía, porque eres un hombre austero. [Recoges lo que no has depositado y cosechas lo que no has sembrado’. [De nuevo, los reyes pueden ser así.]

Ahora bien, ¿de qué estamos hablando? ¿Quién es este hombre? Bueno, ¿es posible que se trate de alguien que lee su porción semanal de la Torá, y que descansa en los días de reposo y de fiesta? Está adoptando una perspectiva hebraica hacia las Escrituras, pero no está ayudando a Yeshua a construir Su Reino global. En realidad no está haciendo nada por Yeshua. ¿Podría ser eso?

Luca (Lucas) 19:22-23
22 «Y le dijo: «¡Detu propia boca te juzgaré, siervo malvado! Tú sabías que yo era un hombre austero, que recogía lo que no depositaba y cosechaba lo que no sembraba.
23 ¿Por qué entonces no pusiste mi dinero en el banco, para que a mi llegada lo hubiera cobrado con intereses?

No lo sé, pero me imagino que la sirvienta se sorprendió mucho por esto. Porque a sus ojos no hizo nada malo. Sólo quería asegurarse de que la mina del Maestro estuviera a salvo. Así que lo dejó a un lado en un pañuelo. No se propuso hacer nada malo, pero no hizo el bien que su Maestro esperaba que hiciera. Y esa es la diferencia.

Luca (Lucas) 19:24-26
24 «Y dijo a los que estaban allí: ‘Quitadle la mina [his saved life] y dadla al que tenga diez minas‘.
25 (Pero le dijeron: «Maestro, tiene diez minas»).
26 ‘Porque os digo que a todo el que tiene se le dará; y al que no tiene, hasta lo que tiene se le quitará.
27 Pero trae aquí a esos enemigos míos, que no quisieron que reinara sobre ellos, y mátalos delante de mí«.

Los siervos están pensando que todo debe ser parejo en el reino y no es así. Porque el amo va a dar más a los que le ayudan a construir su reino, y los que no le ayudan a construir su reino van a ser juzgados como infieles.

El principio es que necesitamos obedecer a Yeshua. Necesitamos hacer las cosas que Él dice, no sólo escuchar sus palabras.

Por lo tanto, esta es una llamada de atención para aquellos que están dormidos a la exigencia de ayudar a Yeshua a construir Su Reino.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give