Chapter 2:

El Tercer Diezmo para Nuestros Pobres

[Estudio adaptado del video «El Tercer Diezmo para Nuestros Pobres«, de la serie Discipulado, el Reino y Tú].

Esta va a ser una serie diferente, con mucha carne en el asador. Por lo general, estamos abordando áreas de interés para los discípulos o estamos recibiendo preguntas de los discípulos porque a medida que los discípulos van leyendo nuestros estudios, van surgiendo preguntas. Por lo tanto, provienen de un nivel de conocimiento avanzado. Y en este momento en particular, queremos hacer una enseñanza para los discípulos. Y también queremos que sea accesible para aquellos que quieran convertirse en discípulos. Por lo tanto, tenemos una enseñanza avanzada para ti esta semana.

Antes de comenzar, queremos hablar de los principios del discipulado para aquellos que puedan estar interesados en convertirse en discípulos de Israel Nazareno.

Uno de los primeros principios que utilizamos en Israel Nazareno es que siempre tenemos que hacer lo que dice el shema. Ese es el primer y gran mandamiento. Y lo que esto significa es que necesitamos escuchar y someternos a la voz de Elohim. Shema no significa sólo oír. Significa escuchar y obedecer. Y si no tenemos eso, entonces no tenemos realmente mucha base para la unidad en absoluto.

El segundo principio va de la mano del primero. Debemos someternos ante todo al Espíritu de Yeshúa. Porque es de Elohim. Eso nos une como un solo cuerpo. Y luego tenemos que someternos unos a otros en Su Espíritu. Eso significa que todos tenemos que buscar el lugar donde podemos ser de mayor utilidad, uso y valor para Yeshúa nuestro Esposo y Rey.

En tercer lugar, para ser un discípulo, hay un componente de diezmar y servir. Hubo una cantidad de tiempo extremadamente limitada cuando Yeshúa estuvo predicando, enseñando, viviendo y caminando con los 4.000 y los 5.000 que vinieron y se fueron. Tenías las miríadas, las multitudes y las muchedumbres de gente. Y Él los amaba. Pero no tenía mucho tiempo para pasar con ellos. Los curó, les enseñó y los amó. Pero pasó Su tiempo con aquellos que le ayudaban a construir Su reino. Pasó Su tiempo con aquellos que estaban renunciando a sus vidas o a partes de sus vidas para ayudarle a construir Su reino. Es con ellos con quien pasó Su tiempo.

Entonces, también queremos intentar ser como Yeshúa. Incluso, queremos descifrar Su personalidad, queremos saber por qué respondió de la manera que lo hizo en ciertas circunstancias, qué lo llevó y quién es. Si Él va a ser nuestro Esposo y nuestro Rey, entonces al menos deberíamos saber quién es. Tenemos que conocer Su personalidad. E incluso queremos llegar a imitar a Yeshúa o intentar ser como Él. Se supone que el marido y la mujer se convierten en una sola carne. Es decir, van a convertirse en la misma mentalidad, van a crecer juntos con el tiempo en el amor. Por eso, queremos saber quién es Él. Él va a ser nuestro Esposo y Rey; más vale que al menos sepamos quién es. ¿Por qué responde de esta manera en esta circunstancia y por qué respondió de una manera completamente diferente en otra circunstancia? No sólo eso, sino que también queremos conocer cómo caminaba Él. Porque el que dice que cree en Él, debe andar como Él anduvo.

Y esto habla de la doctrina. Como la doctrina es tan importante, pedimos que los discípulos lean todos los estudios al menos dos veces. Y que pregunten todas las dudas que tengan o cualquier duda sobre el estudio, hasta que todos lleguemos a un acuerdo doctrinal. Los estudios son estudios vivos; por lo que, cambiaremos el estudio si algo está mal. Pero pedimos a los discípulos que, por favor, lean primero todos los estudios dos veces para que puedan saber si algo de lo que preguntan ya ha sido respondido.

Mucha gente piensa que eso es demasiado. Pero no es demasiado. Es lo que todos debemos hacer. Tenemos que estudiar para mostrarnos aprobados y así poder unirnos como un ministerio unificado en todo el mundo. Porque si estás predicando cosas diferentes desde el púlpito, eso lleva a la confusión. Y Yeshúa dice que cualquier casa que esté dividida contra sí misma no puede permanecer.

Amós 3:3
3 ¿Pueden dos caminar juntos si no están de acuerdo?

El versículo 3 de Amós hace la famosa pregunta: «¿Pueden dos caminar juntos si no están de acuerdo?» Bueno, la respuesta es claramente «No«. Aunque empecemos en el mismo lugar, si tú crees que debemos ir por aquí y yo por allá, acabaremos yendo en direcciones diferentes. La casa caerá. Pero si empezamos en lugares separados, aún podemos unirnos si ambos estamos de acuerdo en cuáles son los objetivos finales. Lo que queremos es estar de acuerdo con Elohim. Por eso estudiamos Su palabra. Y pedimos que, si alguien ve un error o alguna forma mejor de interpretarlo, nos lo haga saber. Porque no se trata de que tengamos razón, sino de que todos aprendamos y descubramos juntos lo que es correcto y luego nos unamos en unidad doctrinal sobre lo que es correcto. Sobre la base de Su doctrina. Eso es lo que esperamos hacer en Israel Nazareno.

En este caso concreto, teníamos algunas preguntas sobre nuestros estudios sobre los tres diezmos. Hubo algunas preguntas sobre si los tres diezmos siguen siendo válidos hoy en día. En la primera parte, «¿Por qué Tres Diezmos para Hoy?«, mostramos que sí, creemos que el sistema de tres diezmos sigue siendo válido hoy. En ese estudio, mostramos cuáles son las necesidades. Demostramos que, de hecho, hay necesidades activas. Hay una necesidad definida y Yahweh espera que aprendamos a crecer en este papel.

Como vimos en nuestro estudio sobre Apocalipsis y el Fin de los Tiempos, el sistema babilónico que actualmente gobierna el mundo (que se está preparando para imponer un Orden Mundial Único) va a caer al final del período de la tribulación, en la séptima trompeta. Imaginemos cómo es eso. Todo el sistema de gobierno del mundo va a caer lo que va a dejar un tremendo vacío social y gubernamental. Y ese día será tan fantástico como parece porque, como nos dicen las Escrituras, Yahweh nos va a pedir que establezcamos una forma de gobierno justa y correcta según las Escrituras, que se ocupe de todos, incluidos los pobres, las viudas y los huérfanos.

Lo que ocurre con el sistema babilónico es que es un sistema de gobierno de la élite, para la élite, a expensas de todos los demás. Maltrata a los pobres, a las viudas y a los huérfanos porque el objetivo es que los ricos sigan haciéndose más ricos y los pobres sigan haciéndose más pobres hasta que todos acaben por desaparecer. Ese no es el camino de Yahweh. Yahweh quiere un sistema en el que todos sean atendidos, especialmente los pobres, la viuda y el huérfano. Y como veremos al final de este estudio, Él pone especial énfasis en esto a lo largo de las Escrituras.

Vimos en el último capítulo que el gobierno se nos va a entregar, como está escrito en Daniel 7.

Daniel 7:26-27
26 «Pero la corte [celestial] se sentará, y le quitarán su dominio [papado], para consumirlo y destruirlo para siempre.
27 Entonces el reino y el dominio, y la grandeza de los reinos bajo todo el cielo, serán dados al pueblo, a los santos del Altísimo [Israel Nazareno]. Su reino es un reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán».

Aunque suene fantástico, el reino, el dominio y la grandeza de los reinos bajo todo el cielo serán entregados a los santos del Altísimo. Según tengo entendido, eso es Israel Nazareno. Si estamos dispuestos a aceptarlo, como hablamos en el último capítulo, Yeshúa va a recibir una vara de hierro de Su Padre. Y entonces Él va a entregar esa vara a nosotros como Su cuerpo (Su novia) para gobernar y reinar para Él. Él, siendo nuestra cabeza en los cielos y nosotros siendo sus manos y sus pies en la tierra. Nosotros, Su cuerpo y Su novia, siendo como una sola carne con Él, cumpliendo la voluntad del cielo durante el período del milenio. Eso es lo que entendemos. También creemos que este era el entendimiento de los apóstoles en el primer siglo debido a lo que el apóstol Yaakov (Santiago) está diciendo en el capítulo 15 de los Hechos. El apóstol Yaakov nos dice que todo lo que ve que se está estableciendo, (el tabernáculo de David, que representa el gobierno espiritual global), se está estableciendo tal como está escrito. Y cita a Amos 9, versículo 11.

Ma’asei (Hechos) 15:15-17
15 Y con esto las palabras de los profetas están de acuerdo, tal como está escrito:
16 ‘Después de esto, volveré y reconstruiré el Tabernáculo de David, que ha caído; reconstruiré sus ruinas y lo levantaré;
17 «Para que el resto de la humanidad busque a Yahweh, incluso todos los gentiles [efraimitas arrepentidos] que son llamados por Mi Nombre, dice Yahweh que hace todas estas cosas.»

[El Tabernáculo de David representa el gobierno].

Sabemos que empezaron esto en el primer siglo y sabemos que las cosas se desviaron mucho durante la Gran Caída. También sabemos que la Gran Caída se acerca a su fin. Hablamos de ello en el estudio de Israel Nazareno.

Si estás realmente interesado y quieres conocer estos temas: ¿Por qué Yahweh quiere una sociedad ordenada y estructurada como lo hace? ¿Por qué quiere el orden y la estructura en el sacerdocio? O si tienes preguntas históricas de ¿por qué esto se aplicó en esta época y no en aquella? y este tipo de cosas, te puedo recomendar el estudio El Gobierno de la Torá, donde doy respuesta a todas esas preguntas y, además, le da un trasfondo para que todo tenga sentido.

Por supuesto, los discípulos ya lo están leyendo dos veces, pero en El Gobierno de la Torá, explicamos que hay dos tipos diferentes de gobiernos en Israel. Una es temporal, es decir, pertenece a este mundo. El otro es espiritual, es decir, el sacerdocio. Y como vemos en ese estudio, los dos tipos diferentes de gobiernos pueden recaudar dos tipos diferentes de impuestos sobre el reino. La razón por la que cobran impuestos del reino es que Yahweh tiene un trabajo que hacer para Él. A Yahweh le gustan las cosas ordenadas y reguladas, no de forma negativa como en un gobierno babilónico, sino de forma positiva como en un gobierno israelita apartado. En otras palabras, estos dos gobiernos tienen algo que hacer por Yahweh. Y, obviamente, necesitan fondos con los que realizar esos trabajos.

El gobierno temporal, también llamado la realeza (el gobierno en el que todo el mundo piensa) está autorizado a recaudar hasta un diez por ciento de impuestos. Eso es lo que dice 1 de Samuel 8. Eso fue lo que se profetizó.

Entonces también tienes un gobierno espiritual, o el sacerdocio. Y esto se supone que es financiado por los tres diezmos, que son efectivamente tres conjuntos diferentes de impuestos del reino que van para tres propósitos diferentes. Si quieres saber cómo se aplican estas cosas en el orden levítico, te remitiré al estudio El Gobierno de la Torá. Se puede leer gratuitamente en el sitio web, se puede descargar una copia en pdf de forma gratuita, o también se puede comprar una copia impresa a precio costo en amazon.com. Y si alguien quiere traducirlo a otro idioma, nos encantaría. Que Yahweh te bendiga por ello. Porque se supone que todos estamos tratando de averiguar cómo podemos ayudar a crecer el reino de Yeshúa, ese es el propósito aquí. Pero aquí vamos a hablar de la aplicación de los tres diezmos en el orden melquisedeciano.

¿Cómo podemos hacer crecer juntos el reino de Yeshúa? Bueno, el primer diezmo se destina a mantener a los ministros de Yeshúa. Básicamente, se trata de los ancianos de la congregación, los diáconos de la congregación y los apóstoles (shaliajim en hebreo). Ellos sirven como los sacerdotes en el orden melquisedeciano de Yeshúa, lo mostramos en El Gobierno de la Torá. Y tienen un trabajo que hacer. Se supone que deben construir y unificar. Se supone que los diáconos y los ancianos deben construir congregaciones y evangelizar su área y luego el sacerdocio tiene básicamente el trabajo profético y apostólico de unificar todas las congregaciones juntas. De esa manera se convierte en el único reino espiritual unificado que Yeshúa dice que quiere. Lo explicamos en muchos lugares de nuestros estudios.

El primer diezmo es anual, ya hablaremos de ello en otro lugar y momento. El segundo diezmo es también un diezmo anual que debe ser pagado cada año. Todo esto proviene de Yahweh y hablaremos de ello dentro de un rato.

Ahora, bajo el orden levítico, si vives dentro de la tierra de Israel, subir a Jerusalén para las fiestas es obligatorio. Pero no está lejos. El estado de Israel tiene aproximadamente el mismo tamaño que el estado de Nueva Jersey. No hay que ir muy lejos, pero sí hay que ir. Y así el segundo diezmo sirve para pagar el viaje por subir a Jerusalén si vivimos en la tierra. Si no vivimos en la tierra, entonces no es necesario subir a Jerusalén para la fiesta. Se puede, pero no es necesario. Pero la cuestión es hacer que las fiestas sean una alegría para toda la familia, de modo que los hijos quieran crecer enseñando las fiestas a sus hijos, y así Israel se perpetúa. Así, se entiende el concepto de hacer de las fiestas una alegría para toda la familia, especialmente para los niños.

El segundo diezmo es un diezmo anual del 10%. Los cristianos siguen este concepto. Algo así como el 25% de todo el gasto de los consumidores tiene lugar durante la temporada de compras navideñas. Esa es la cuestión. Intentan que la Navidad sea una delicia. Bueno, es el concepto correcto, sólo que con la aplicación equivocada. Tenemos que tomar ese concepto de hacer de las fiestas un deleite y aplicarlo de manera doctrinal correcta a las fiestas de Yahweh, y no a las fiestas convertidas de Satanás. Pero el concepto de regalos de fiesta es muy bueno. Si necesitas un nuevo teléfono, un nuevo ordenador o un nuevo coche (si tienes este tipo de cosas), los tiempos de fiesta son un buen momento para comprar esas cosas. Así se asocia con los niños que las fiestas son un tiempo de celebración, de alegría y de ropa nueva. Lo que tu corazón desee con ese 10%. Y si no necesitas gastar el 10% en ti mismo, también puedes hacer regalos a los pobres.

Ahora llegamos al tercer diezmo. Vamos a hablar aquí con un poco de detalle sobre el tercer diezmo. Si quieres todos los detalles, por favor lee el estudio El Gobierno de la Torá, particularmente el capítulo sobre “Cómo Provee Yahweh para Sus pobres”. De este modo, tendrás la misma información de fondo que los discípulos que hacen estas preguntas.

El tercer diezmo se da dos años cada siete años y el objetivo del tercer diezmo es mantener a los pobres, a la viuda y al huérfano en Israel. Y este es un tema sumamente importante para el corazón de Yahweh. Es muy fácil pasarlo por alto porque la mayoría de nosotros desprecia a los que son pobres. Tendemos a despreciarlos. Tendemos a pensar mal de los pobres, pero Yahweh no piensa mal de los pobres. Yahweh espera que apoyemos y cuidemos a los pobres, a la viuda y al huérfano, y esto es extremadamente importante para Él. Una de las razones por las que los castigos vienen sobre Babilonia es porque se aprovecharon de los pobres, de las viudas y de los huérfanos. Hay varias teorías que permiten juzgar a las naciones en función de cómo se ocupan de sus desfavorecidos. Por lo tanto, Yahweh quiere que nos ocupemos de nuestros desfavorecidos, y obviamente, eso requiere fondos.

Hablemos brevemente de los tres diezmos individualmente. Los discípulos ya conocerán esta información, pero sólo queremos repasarla para aquellos que puedan estar interesados en ser discípulos.

El primer diezmo es el primer diez por ciento de nuestros ingresos. Mucha gente lo deja para lo último y luego no sabe de dónde sacar el dinero para diezmar. De donde se obtiene el dinero para diezmar es sentándose, orando y contando el costo, y luego decidiendo que esto te importa. Entonces das el primer 10% de tus ingresos como sacrificio a Yahweh. Así es como puedes dar el 10% de tus ingresos. La gente siempre dice: «¿Cómo es posible dar el diez por ciento?«. Coloca a Yahweh en primer lugar. No dejes a Yahweh para el final, esto no le gusta. No te limites a darle una ofrenda como hizo Qayin (Caín), dale tu primera y mejor ofrenda como Havel (Abel).

Por lo tanto, le damos el primer 10 por ciento de nuestros ingresos. Si no eres parte del sacerdocio, es un reconocimiento de que, «Sí, Yahweh establece estas instituciones«. «Sí, Yahweh tiene un objetivo, una misión y un trabajo que deben realizar estas instituciones«. «Y sí, necesito no ser rebelde. Necesito ser un buen discípulo. Necesito ser una buena persona fiel y pagar mis diezmos para no estar robando a Elohim. Para que Sus ministros tengan los fondos que necesitan para hacer el trabajo«.

A nadie le gustan los impuestos, pero es una especie de impuesto del reino. Y si quieres que tu Rey esté contento contigo, entonces todos tenemos que pagar nuestros impuestos.

Cuando leemos las Escrituras, también vemos que Yahweh habla de que queremos darle regalos, ofrendas y primicias además de nuestros diezmos. La cosa es que la mayoría de la gente tiene un corazón tan duro contra el diezmo. Esto se debe quizás a que la gente no entiende realmente para qué sirve. Yahweh siempre ha querido un reino para Su Hijo y la operación ha pasado por varias etapas. Todo esto se explica en El Gobierno de la Torá. Si lees El Gobierno de la Torá, podrás entender el gran arco que Yahweh está haciendo con todas estas cosas, por qué ordenó la estructura de tres diezmos de la manera en que lo hizo, y por qué el orden melquisedeciano está ordenado de la manera en que lo está ahora, aunque cayó en la Gran Caída. Ahora estamos regresando y ahora nuestro trabajo es restablecer verdaderamente el tabernáculo de David como nuestros precursores estaban tratando de hacer en el primer siglo.

Y hermano y hermana, creo que es el momento en que debemos hacerlo. Porque está ocurriendo dentro de Israel Nazareno. Yahweh está enviando discípulos a Israel Nazareno, y nosotros estamos trabajando para llevar las verdaderas buenas noticias a todas las naciones. Hay un gran trabajo que hacer, y los fondos nunca sobran. Hay un requerimiento para cualquiera que ame a Yeshúa para ayudar a que Su obra siga adelante. Y mi sensación personal es que Yahweh quiere una novia para Su Hijo.

¿Qué clase de novia? Él no quiere cualquier novia; Él quiere una novia de Proverbios 31 que quiera ver Su reino establecido. Una novia que lo valora a Él más que a cualquier cosa en el mundo. Incluyendo su 10 por ciento, sus regalos, sus ofrendas, y sus ofrendas de primicias. Ella no valora esas cosas. Ella lo valora y lo ama y quiere ver Su reino establecido. Y eso vale la pena para ella. Ella tiene que renunciar a algo de dinero, pero no está haciendo nada más de todos modos. Porque toda su vida es acerca de cómo ella puede ayudar a su Esposo a obtener lo que Él quiere. «Amo a mi Esposo; ¿cómo puedo ayudar a mi Esposo a establecer Su reino?»

Eso es lo que Yahweh busca en un discípulo. Ese es el tipo de personas que queremos ser.

Bemidbar (Números) 18: 20-21
20 Entonces Yahweh dijo a Aharón: «No tendrás herencia en su tierra, ni tendrás parte entre ellos; Yo soy tu parte y tu herencia entre los hijos de Israel.
21 «He aquí que he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel como herencia a cambio del trabajo que realizan, la obra del tabernáculo de reunión.»

Las tribus, sí, pueden tener una herencia. Y esto es genial, su herencia será tan buena como su esfuerzo en construir el reino. Alabado sea Yahweh. Pero los sacerdotes, no tendrán una porción. Porque Él dice: “Yo soy tu porción y tu herencia entre los hijos de Israel”. “Quiero que te centres en Mí. Soy un Elohim celoso. Quiero toda tu atención. Quiero todo tu servicio. He aquí que voy a dar a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel como herencia porque quiero que tengan el dinero, que necesitan para realizar el trabajo que están haciendo para Mí, construyendo el reino de Mi Hijo en el tabernáculo de reunión”.

Es una fase inicial. No vemos a Yeshúa aparecer hasta el primer siglo. Pero, no obstante, los hijos de Leví estaban sentando las bases para el reino venidero de Yeshúa. Eso es lo que realmente estamos haciendo. Estamos sembrando en el reino de Yeshúa; estamos ayudando a construir el reino de Yeshúa. Pero tiene que ser un reino unificado y tiene que seguir Sus reglas. Y no he visto ningún otro ministerio que intente siquiera seguir todas las reglas del Pacto Renovado (“Nuevo” Testamento). Israel Nazareno es el único ministerio que he visto que intenta seguir todas las reglas exactamente como están escritas.

Por lo tanto, estamos tratando de construir el reino de Yeshúa. Pero veamos lo que dice el apóstol en 2 Corintios.

Qorintim Bet (2 Corintios) 9:6-8
6 Pero esto digo: El que siembra con moderación también cosechará con moderación, y el que siembra abundantemente también cosechará con generosidad.
7 Y cada uno de ellos da como él tiene en su corazón, no a regañadientes ni de necesidad; porque Elohim ama al dador alegre.
8 Y Elohim puede hacer que todo favor abunde para ustedes, a fin de que, teniendo siempre todo lo suficiente en todas las cosas, tengan abundancia para toda buena obra.

Se dirige a los que tienen el corazón correcto. Porque bajo el orden levítico, era muy posible diezmar por necesidad o por miedo, pero no desde un corazón de amor. Y aquí Yahweh cambia el rumbo de la situación. Bajo el orden levítico, sí, te apedrearían. En el orden melquisedeciano, no te vamos a lapidar, pero no podemos permitirnos pasar tiempo contigo si no eres uno de los doce que ayudan. Si no estás dedicado a Elohim, entonces lo siento. Pero la cosecha es enorme y los trabajadores son muy pocos.

El apóstol Shaul dice que el que siembra con moderación (como la mayoría del movimiento mesiánico) también cosechará con moderación. Estamos hablando en términos espirituales. Puede que tengas más dinero para invertir en el mundo material, por lo que puedes tener más riqueza material. Pero ¿de qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si pierde su alma o desagrada a su Elohim? ¿Cuánto vale? ¿Dónde está nuestro tesoro? ¿Qué nos importa? ¿Estamos tratando de complacer a Elohim o estamos tratando de vivir nuestras vidas en el mundo bajo el disfraz de servir a Elohim?

«Pero el que siembra en abundancia, también cosechará en abundancia. Así pues, que cada uno dé como se proponga en su corazón».

¿Amamos a Yeshúa? ¿Queremos verle construir Su reino, no a regañadientes o por necesidad? Porque así fue bajo el orden levítico. Pero Elohim ama al dador alegre, Él ama a la novia de Proverbios 31 que no puede esperar para ayudar a construir el reino de Yeshúa. Eso es lo que Él quiere ver. Y si realmente creemos que Elohim es quien dice ser y que realmente tiene el poder de salvar de la muerte, debemos ver que Elohim también es capaz de hacer que todo favor abunde hacia nosotros para que siempre tengamos suficiencia en todas las cosas y abundancia para toda buena obra. Si ponemos nuestro enfoque en el lugar correcto y Él es nuestro tesoro y lo que deseamos, siempre hay una abundancia y siempre toda la suficiencia en todas las cosas. Por eso el apóstol Shaul dice lo siguiente sobre el primer diezmo.

Qorintim Alef (1 Corintios) 9:11
11 Si hemos sembrado cosas espirituales para ustedes, ¿es gran cosa si cosechamos sus cosas materiales?

Estamos haciendo un trabajo aquí y definitivamente es un trabajo a tiempo completo. Semanas de 85 a 90 horas, desde que te levantas hasta que tu cabeza toca la almohada. Si estás haciendo bien tu trabajo, entonces vas a estar ocupado. Y esto es lo que se necesita. La cosecha es enorme, los trabajadores lo hacen lo mejor que saben. ¿Es tan difícil si necesitamos ayuda financiera? Shaul está hablando de la primera preocupación del diezmo aquí.

Ahora Yeshúa va a hablar sobre las preocupaciones del primer y tercer diezmo. Yeshúa habla más del dinero que del amor. Y tal vez sea porque ve que dar al reino de Su Padre es el fruto de un espíritu correcto, el fruto del amor a Él. Porque si le amamos, haremos cosas por Él. Si lo amamos, haremos todo lo que podamos para establecer Su reino venidero. Está aquí, pero va a ser aún más establecido después de la tribulación y el Armagedón.

Entonces, ¿Qué dijo Yeshúa?

Mattityahu (Mateo) 6:19-21
19 «No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen y donde los ladrones irrumpen y roban;
20 sino guarden tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni la oxidación corrompen y donde los ladrones no irrumpen y roban.
21 Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.»

Puedes saber cómo ama una persona a Yeshúa echando un vistazo a su calendario y a su chequera. Dónde pasan su tiempo y en qué gastan su dinero, eso te lo dirá. Una de las cosas sobre el diezmo es que, sí, estás regalando el 10 por ciento o más. Pero también comienzas a perder las lujurias y los deseos por las cosas de este mundo. Y aprendes a ser bendecido con riquezas espirituales. Es una gran bendición. Cuando hablamos de centrarse en las cosas reales, hablamos de centrarse en las cosas correctas.

Luqa (Lucas) 14:33
33 «Así también, cualquiera de vosotros que no abandone todo lo que tiene no puede ser Mi discípulo».

Yeshúa quiere que Sus sacerdotes abandonen todo, por el privilegio de ayudarle a construir Su reino unificado en todo el mundo. Tomo alojamiento y comida y soy feliz. Tengo comida y ropa y estoy satisfecho. Tengo el equipo para trabajar para Él. Estoy ayudando a establecer Su reino y eso es todo lo que quiero, eso es todo lo que necesito. Pero necesitamos ayuda para hacerlo. Actualmente hay más trabajo que trabajadores. Necesitamos la ayuda, pero no la gasto en mí. Lo estoy gastando en Yeshúa y Su reino. Esa es la diferencia. Porque Yeshúa dice que quiere que Sus sacerdotes abandonen el mundo. Así que estamos renunciando al mundo, por así decirlo, y básicamente donando el resto de nuestras vidas, trabajando tan duro como podamos para ayudarle a construir Su reino unificado en todo el mundo. Y Él da mucho trabajo a sus siervos, pero siempre da lo suficiente y una abundancia en todas las cosas para que tengas lo suficiente, más un poco para que sea agradable. No sé qué más querría una persona.

Obsérvese cómo la estructura comenzaba a establecerse en las primeras partes del libro de Ma’asei (Hechos) cuando empezamos a ver los ministerios del primer y tercer diezmo.

Ma’asei (Hechos) 4:34-35
34 Tampoco había entre ellos nadie que careciera, pues todos los que poseían tierras [extras] o casas [extras] las vendían y traían el producto de lo vendido,
35 y los pusieron a los pies de los apóstoles; y distribuyeron a cada uno según su necesidad.

Creo que los descritos en el capítulo Ma’asei vendieron sus tierras o casas adicionales porque en algún sitio hay que vivir. Pero la cuestión es que tenían que hacer un gran trabajo de financiación del reino. En el primer siglo, estaban intentando volver a levantar el tabernáculo de David porque sirve como gobierno espiritual global. Entonces todo se desvió hacia la Gran Caída. Y ahora ha estado regresando de la Gran Caída desde la Reforma Protestante en 1517. El momento es ahora, y Él está empezando a llamar a la gente a la obra. Pero las personas que Él llama a la obra son las que dicen: «¿Qué puedo aportar?», «¿Cómo puedo ayudar a servir a mi Esposo?», «¿Cómo puedo aportar mi ‘mejor versión?», ¿Qué puedo aportar a la lucha?». Esos son los discípulos. Y comenzamos con el diezmo y el servicio. Ese es uno de los principios que tenemos en Israel Nazareno para ser un discípulo. Tenemos que diezmar y servir de alguna manera. Tenemos que ayudar a que el Reino avance de alguna manera.

Así que aquí, en Ma’asei 4, vemos que los discípulos echan un vistazo y deciden: «No necesito esto. No necesito eso. Podemos vender esto y aquello porque de todos modos vamos a ser dispersados fuera de Jerusalén en el año 70 d.C. Deshagámonos de las cosas que no necesitamos. Empecemos a reducir el tamaño ahora y pongamos nuestro tesoro en el Reino». Dando sus riquezas mundanas por las espirituales.

Es algo muy real. Sólo depende de que la gente tenga fe y crea realmente. Tienes que creer para dar tu dinero a la causa de Yeshúa. Tienes que creer. Y quizás una de las razones por las que Yeshúa habla más del dinero que del amor es que es un indicador tangible de dónde está nuestro corazón. Porque donde está nuestro corazón, es donde ponemos también nuestro tesoro.

Ma’asei (Hechos) 6:1-2
1 En aquellos días, cuando el número de los discípulos se multiplicaba, surgió una queja contra los hebreos por parte de los helenos, porque sus viudas eran descuidadas en la distribución diaria.
2 Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos y dijeron: «No es conveniente que dejemos la palabra de Elohim y sirvamos a las mesas.«

Seguimos viendo la estructura que se está montando. Ahora tenemos una manifestación melquisedeciana de los tres diezmos. Vemos que se ocupan de quien tiene una necesidad, esa es la tercera consideración del diezmo. Pero también sabemos que los doce fueron apartados como el sacerdocio original de Melquisedec.

Cuando se es pequeño, no se necesita necesariamente la diferenciación. Pero al igual que un cuerpo literal, a medida que el cuerpo crece entonces se empieza a necesitar la división celular. Empiezas a necesitar la diferenciación de órganos. El cuerpo empieza a ser grande, y sólo tienes organización. Así, ahora el número de discípulos se multiplicaba y surgió una queja contra los hebreos por parte de los helenos. Es decir, los judíos menos devotos se quejan de los creyentes más devotos que prestan más atención a los mandamientos. Prestan más atención a la personalidad de Yeshúa. Están prestando más atención al caminar de Yeshúa. Están tratando de imitar a Yeshúa y caminar exactamente como Él caminó. Los helenistas (griegos) se parecen más a los judíos reformados de hoy. Están los ortodoxos, que son muy devotos, y los judíos reformados, que no lo son tanto. Se sienten libres de adoptar formas no hebreas, pero seguirían ministrando en el primer siglo.

Ahora, hablando de las viudas, que es una preocupación del tercer diezmo. El pobre, la viuda y el huérfano. Entonces, ¿qué vas a hacer cuando tengas que ocuparte de las viudas que están cerca y son queridas por el corazón de Yahweh? Tienes todo el diezmo para los pobres, la viuda y el huérfano. Pero aquí no están recibiendo la distribución diaria, así que ¿qué vas a hacer? Tienes que arreglar eso. Pero no puedes quitarle tiempo al ministerio del primer diezmo porque ahora estás empezando a crecer. Ahora se necesita la diferenciación de los órganos. Se necesitan ministros del primer diezmo para manejar los asuntos del primer diezmo y se necesitan ministros del tercer diezmo para manejar los asuntos del tercer diezmo. Y luego el pueblo se encarga del segundo diezmo.

Ma’asei (Hechos) 6:3-4
3 Por lo tanto, hermanos, buscad de entre vosotros a siete hombres de buena reputación, llenos del Espíritu Apartado y de sabiduría, a los que podamos nombrar para este asunto;
4 pero nosotros nos entregaremos continuamente a la oración y al ministerio de la palabra

Los doce convocaron a la multitud de discípulos y dijeron que tenían un gran trabajo que hacer y que Elohim espera que lo hagamos. Así que no era bueno que dejaran la obra del primer diezmo de Elohim, el ministerio y la oración, para ir a servir a las mesas, que es una preocupación del tercer diezmo. Necesitaban más ayuda y más trabajadores. Por lo tanto, instruyeron a los hermanos para que buscaran de entre ellos a siete hombres de buena reputación, llenos del Espíritu Apartado y de sabiduría para que los nombraran sobre el asunto del tercer diezmo. Bueno, para ser realistas, hay que tener algún tipo de financiación para ello. Al mismo tiempo, los apóstoles seguirían entregándose continuamente a los asuntos del primer diezmo del ministerio, a la oración y al ministerio de la palabra. Ahora tenemos la diferenciación de órganos. Mientras el cuerpo crece, se produce la división celular.

Pues bien, el pueblo se encarga de su propio segundo diezmo. Lo que hay que tener en cuenta es que el segundo diezmo sigue perteneciendo a Yahweh. No nos pertenece. Y si somos discípulos, nos alegraremos de pagar el segundo diezmo igual que nos alegramos de pagar el primero y el tercero. Y de nuevo, para más detalles, véase el estudio sobre El Gobierno de la Torá.

Pero en la tierra de Israel, usamos el segundo diezmo para llevar a nuestras familias a Jerusalén. Porque es allí donde Yahweh ha elegido colocar Su nombre. Eso no se aplica a nosotros fuera de la tierra de Israel. Pero al menos tienes la financiación para viajar, con el propósito de reunirte con otras familias afines en el cuerpo. Así sus hijos podrán conocer a otros niños en la fe. Y a medida que hagan amigos en la fe con los regalos de las fiestas, haciendo que las fiestas sean un deleite para nuestras familias, querrán crecer rodeados de otros de la fe. Si tienes hijos y te preocupa que crezcan en la fe, entonces tienes que prestar atención a este asunto. Esa es una de las cosas de las que trata el segundo diezmo. Porque queremos hacer lo que sea necesario para que nuestros hijos crezcan con gratos recuerdos de las fiestas y quieran que sus hijos (herederos) hereden el mismo amor por Yeshúa.

La otra cosa que tenemos que recordar es que es el diezmo de Yahweh, no nuestro diezmo. Sólo depende de nosotros administrarla en el seno de la familia. He conocido a gente rica. El hombre rico piensa: «No voy a gastar el 10% en mí mismo». (Porque ha ganado mucho dinero.) Pues bien, si no necesita gastarlo en sí mismo, hay muchas familias a las que les vendría muy bien algo de ayuda. Y si realmente somos la asamblea de Filadelfia que está protegida a través de los últimos tiempos, entonces tenemos que cuidar de estas otras familias como si fueran nuestros propios hijos o como si fueran nuestra propia familia. Porque si no estás dispuesto a poner tu dinero donde está tu boca, entonces tu amor no es real. Eso es hipocresía y lo que no queremos es ser hipócritas.

Así que, si amas a Yeshúa, si amas a Elohim, si valoras la herencia que se te ha dado, y no necesitas todo el 10 por ciento para ti, entonces puedes dárselo a una familia pobre en la fe. Estaremos encantados de hacérselo llegar. O si lo prefieres, también puedes donarlo a la obra del reino. Porque, de nuevo, la cosecha es grande y los trabajadores son pocos. Y la ayuda nunca es excesiva. Pero ese es el segundo diezmo que es administrado por nosotros mismos. Y de nuevo, tiene que salir de la parte superior.

De ahí también se extrae el concepto de que el 25% de todo el gasto de los consumidores tiene lugar en torno a la Navidad. Yahweh sólo pide que el 10% tenga lugar en torno a las fiestas. Ya que se paga el primer diezmo y el segundo, ¿por qué no el tercer diezmo?

Ahora es cuando empezamos a adentrarnos en la información de donde surgió la pregunta y el motivo originales de esta micro-serie. En el estudio El Gobierno de la Torá, explicamos que en el tercer y sexto año del período de siete años (el ciclo de Shemitá) se supone que debemos dar un tercer diez por ciento del diezmo para los pobres, la viuda y el huérfano. Porque a Yahweh le importa eso. Se supone que somos una familia. Somos una nación. Somos un cuerpo religioso donde somos Su cuerpo y Su novia. Somos todas esas cosas al mismo tiempo. Somos un templo para un tabernáculo vivo hecho con personas. Tenemos que cuidarnos mutuamente.

La promesa en Apocalipsis es que la asamblea de Filadelfia (del verdadero amor fraternal) son los únicos que están protegidos en los últimos tiempos. Y la cuestión es que hay reglas para el amor. Si no estás dispuesto a cuidar de tu prójimo y no te ves como el guardián de tu hermano, al menos dentro de Israel Nazareno, ¿es tu corazón el mismo que el de Yeshúa? Y si tu corazón es diferente al de Yeshúa, ¿tienes el Espíritu de Yeshúa? Porque si tenemos el mismo Espíritu que Él, ¿no deberíamos tener el mismo amor que Él? ¿No deberíamos tener el mismo comportamiento?

Yeshúa lo dio todo. No se nos pide que demos todo a menos que nos unamos al sacerdocio. Si vas a unirte al sacerdocio, necesitas dar todo. Si no vas a dar todo, entonces se requiere por lo menos el 10 por ciento. Necesitamos dar el primer y segundo diezmo cada año. Luego damos el tercer diezmo para los pobres en el tercer y sexto año. (Estos son llamados los «años del diezmo»). Vienen dos veces en el ciclo de 7 años de Shemitá.

Devarim (Deuteronomio) 26:12
12 «Cuando termines de apartar todos los diezmos de tus frutos en el tercer año, el año del diezmo, y se los des al levita, al extranjero, al huérfano y a la viuda, para que coman dentro de tus puertas y se sacien…

Yahweh llama al tercer año «el año del diezmo» porque es el énfasis que pone en el cuidado de los pobres, la viuda y el huérfano. Dice que primero demos el diezmo al levita, y luego demos el tercer diezmo al extranjero, al huérfano y a la viuda. Hablamos de esto en el estudio El Gobierno de la Torá. En realidad, es el sacerdocio el que ministra el tercer diezmo para que el pueblo no vaya repartiéndolo. Se le da al sacerdocio y luego el sacerdocio lo ministra a los fieles dentro del cuerpo.

Devarim (Deuteronomio) 26:13
13 «…entonces dirás delante de Yahweh tu Elohim: ‘He quitado el diezmo[s] apartado de mi casa, y también se lo he dado al levita, al forastero, al huérfano y a la viuda, según todos Tus mandamientos que me has ordenado; No he transgredido Tus mandamientos, ni los he olvidado…«

Vemos varios lugares donde hay necesidad, no sólo del primer diezmo, sino también del tercer diezmo.

Devarim (Deuteronomio) 26:14-15
14 «No he comido nada de ella cuando estaba de luto, ni he sacado nada de ella para un uso impuro, ni he dado nada de ella para los muertos. He obedecido la voz de Yahweh mi Elohim, y he hecho conforme a todo lo que Me has ordenado.
15 Mira desde Tu morada apartada, desde el cielo, y bendice a Tu pueblo Israel y a la tierra que nos has dado, tal como juraste a nuestros padres, «una tierra que mana leche y miel».

La cuestión es que podemos pedir las bendiciones de Yahweh porque hemos obedecido Su voz y hemos hecho conforme a todo lo que nos ha mandado. Por eso podemos pedir estas cosas. Por lo tanto, tenemos que obedecerle en esto. Vemos que había una necesidad de esto en el primer siglo y vemos que este sistema de tres diezmos se establece de manera melquisedeciana, en los primeros capítulos de Ma’asei.

Ma’asei (Hechos) 6:1-2
1 En aquellos días, cuando el número de los discípulos se multiplicaba, surgió una queja contra los hebreos por parte de los helenos, porque sus viudas eran descuidadas en la distribución diaria.
2 Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos y dijeron: «No es conveniente que dejemos la palabra de Elohim y sirvamos a las mesas.»

Está claro que, si hay una distribución diaria, hay una recaudación. ¿En qué consiste esa recaudación? Esa recaudación o colecta es el tercer diezmo. De eso se trata. Además, regalos, ofrendas y ofrendas de primicias para que podamos cuidar del pueblo de Yeshúa, Israel Nazareno. La necesidad existía en el primer siglo antes de que las cosas se desviaran. Y ahora, se nos dice que volvamos a poner las cosas en su sitio. Porque el reino, y el dominio, y la grandeza de los reinos bajo todo el cielo se va a dejar caer en nuestros regazos al final del período de la tribulación. Va a depender de nosotros ministrar justicia y rectitud en Su nombre con la vara de hierro de Yeshúa, que Él mismo recibió de Su Padre y luego nos entregará a nosotros.

Yo no sé nada de ti. Pero cuando miro a mi alrededor, creo que nos queda un largo camino por recorrer antes de estar preparados y ser capaces de administrar un gobierno mundial. Y para aquellos que tienen oídos para escuchar, creo que el mandamiento es comenzar a prepararse ahora.

Evidentemente, es necesario recaudar si va a haber una distribución. Los doce dijeron que tenían que seguir centrados en el trabajo del primer diezmo. Por ejemplo, yo. Estoy trabajando entre 85 y 90 horas a la semana. Básicamente, desde que me despierto hasta que mi cabeza se recuesta en el colchón, estoy trabajando. Hay mucho trabajo por hacer. Servir las mesas es un trabajo importante que hay que hacer. Pero si me vas a poner a servir mesas entonces no tengo tiempo para todo lo demás. Y entonces se descuidará el ministerio de la palabra y eso no va a funcionar. Tenemos que realizar el ministerio de la palabra. Así que, de nuevo, ¿qué vamos a hacer?

Ma’asei (Hechos) 6:3-4
3 Por lo tanto, hermanos, buscad de entre vosotros a siete hombres de buena reputación, llenos del Espíritu Apartado y de sabiduría, a los que podamos nombrar para este asunto [tercer diezmo];
4 pero nosotros nos entregaremos continuamente a la oración y al ministerio de la palabra».

La misma respuesta que antes. Vamos a buscar a siete hombres de buena reputación, llenos del Espíritu Apartado y sabiduría, para nombrarlos sobre los recursos del tercer diezmo. Los recursos del tercer diezmo que lleguen están a cargo de ellos. Se encargan de cuidar a la gente. Eso es el primer siglo. Obviamente, en la dispersión, tenemos diferentes mecanismos financieros y este tipo de cosas. Pero, sin embargo, los apóstoles (el sacerdocio) seguirían entregándose continuamente a la oración y al ministerio de la palabra. Y hay mucha gente que realmente no entiende lo importante que es la oración y el ministerio de la palabra. Si no tenemos el ministerio de la palabra, entonces ¿cómo tenemos la doctrina para reunirnos en unidad? ¿Cómo sabemos cuál es Su fe para poder reunirnos en unidad con Él? ¿Cómo lo predicamos? ¿Cómo lo enseñamos? ¿Cómo se difunde la palabra? Es un gran trabajo. Hay mucho más trabajo en el ministerio de lo que se piensa, eso es seguro.

De acuerdo. Hemos dicho antes que el tercer diezmo se da dos veces en un período de siete años. Se da en el tercer año y luego se da también en el sexto año del ciclo de siete años de la Shemitá.

Vayiqra (Levítico) 25:3-4
3 «Seis años sembrarás tu campo, y seis años podarás tu viña y recogerás su fruto;
4 pero en el séptimo año habrá un shabat solemne para la tierra, un shabat para Yahweh. No sembrarás tu campo ni podarás tu viña».

Así como vamos a contar hasta seis y luego descansar en el séptimo día Shabat, vamos a contar hasta seis en la siembra y la cosecha de nuestros cultivos y luego vamos a dejar que la tierra descanse en un séptimo año de reposo, el Shemitá. Y luego también vamos a ver que siete Shemitá, más un año, se llama un Yovel (un Jubileo). Al igual que se cuenta hasta siete, siete veces, y luego se añade un día para llegar a Shavuot (Pentecostés), también tenemos una cuenta para el Jubileo con el mismo patrón.

Yahweh nos da esta cuenta del jubileo en Levítico 25, a partir del versículo 8.

Vayiqra (Levítico) 25:8-9
8 «Y contarás siete shabat de años para ti, siete veces siete años; y el tiempo de los siete shabat de años será para ti cuarenta y nueve años.
9 Entonces harás sonar la trompeta del Yovel [Jubileo] el décimo día del séptimo mes; en Yom Kipur [el Día de la Expiación] harás sonar la trompeta en toda tu tierra.»

[La cuenta de 50 días hasta Shavuot (Pentecostés) es el patrón para la cuenta de 50 años hasta el Jubileo].

Y así comienza el 50º año, el año del Jubileo. Por lo tanto, existe una relación entre los ciclos de la Shemitá y del Jubileo. Si este tema no te queda claro después de leer El Gobierno de la Torá, también está el estudio El Calendario de la Torá en el que tenemos un capítulo completo sobre eso.

Lo que estamos diciendo aquí es que el tercer diezmo se va a dar dos veces en este período de siete años. Se va a dar en el tercer año y luego se va a dar de nuevo en el sexto año.

Ahora, aquí están las preguntas específicas que los discípulos hicieron. Como discípulos, quieren saber porque quieren hacerlo. Quieren ser imitadores de Yeshúa porque así lo entienden.

  1. ¿Se aplica todavía hoy el tercer diezmo?
  2. ¿Cómo se combina esto con el descanso de la tierra de la Shemitá? ¿Cómo funciona eso fuera de la tierra de Israel?
  3. ¿Es posible prorratear el tercer diezmo?

Para muchos de ellos, sería muy difícil. Saben que tienen que dar un primer diezmo y que todos tenemos que dar un segundo diezmo (que es lo que nos conviene). Y para dar un poco más en una tercera vez, eso es algo que la gente puede programar en cada mes. Pero si tienen que tomar un tercer diezmo completo dos veces en siete años, eso parece representar mucho.

Año  ¿Tercer Diezmo?
1er 1er y 2do 
2do 1er y 2do 
3er 1er, 2do y 3er
4to 1er y 2do 
5to 1er y 2do 
6to 1er, 2do y 3er
7mo Descanso de la Tierra (Shemitá)


Por lo tanto, hay diferentes sentimientos al respecto. Pero básicamente, nuestra respuesta es que si oras y Yahweh te guía a dar tu tercer diezmo en forma prorrateada, estamos felices de recibirlo de esa manera. No estamos aquí para imponer que nadie haga nada. Estamos aquí básicamente como un servicio nupcial. Si alguien quiere ser la novia de Yeshúa, entonces estamos aquí para ayudar a orquestar los esfuerzos para ayudar a Yeshúa a conseguir lo que Él quiere. Es decir, un cuerpo y una novia organizados que trabajan juntos para construirle un reino literal y espiritual que gobernará y reinará en lugar del actual gobierno babilónico que tenemos ahora. Porque eso va a caer en la séptima trompeta. En ese día será tan importante que tengamos un sistema para cuidar de nuestros pobres, nuestras viudas y nuestros huérfanos. Y esto es todo. Está aquí mismo; esto es lo que manda Yahweh.

Ahora bien, hay un argumento a favor de sólo un primer diezmo. Y si lo crees así, intentaremos ayudarte y atender tus necesidades. Pero he estado estudiando esto durante muchos años. Y Yahweh me mostró recientemente que no, que es el sistema de los tres diezmos. Porque cuidar a los pobres, a la viuda y al huérfano, es lo que Él llama el Año del Diezmo. Por lo tanto, si no diezmas los tres diezmos ese año, es como si no hubiera diezmado. Uno de los indicadores de una sociedad justa es que se ocupan de los desfavorecidos.

Pero sí, estamos bajo el orden melquisedeciano ahora mismo, no en el orden levítico. Por lo tanto, si consideras que quieres pagar tus tres diezmos de forma prorrateada, estaremos encantados de ayudarte en ello y haremos lo que podamos. En el sistema levítico, hay tres diezmos que se pagan anualmente. Y luego, en el sistema melquisedeciano, Shaul recomienda apartar algo semanalmente. Es una planificación diferente, pero es el mismo principio, y son los mismos preceptos de cuidar al pobre, a la viuda y al huérfano.

La gente pregunta: «Bueno ¿Cómo podemos saber cuánto?«. Esto es lo que dice Yahweh. Aquí hacemos las cuentas.

Año  ¿Tercer Diezmo?
1er 1er y 2do 
2do 1er y 2do 
3er 1er, 2do y 3er
4to 1er y 2do 
5to 1er y 2do 
6to 1er, 2do y 3er
7mo Descanso de la Tierra (Shemitá)

Pero si te sientes guiado a hacer las cosas en forma prorrateada, esa es una forma en que puedes pagar tus tres diezmos. Porque ya estás pagando el 10 por ciento para el sacerdocio, esto es un 2.9 por ciento adicional para los pobres, la viuda y el huérfano, y ya estás pagando tú mismo el segundo diezmo, o deberías hacerlo. Todos deberíamos pagar el segundo diezmo para que podamos hacer de la fiesta un deleite para nosotros y nuestras familias, especialmente para nuestros hijos. Porque queremos que los niños crezcan en el camino que deben seguir, para que cuando sean mayores no se aparten de él. Y se puede dar a cualquier propósito con el que el ministerio pueda servir a Yeshúa. El tercer y el sexto año de la Shemitá de siete años son los años del tercer diezmo. Eso es dos años en siete. Así que tomamos dos dividido por siete y eso es igual a 0.2858. Estemos seguros y redondeemos eso a 0.29 de un diezmo extra cada año. Si oras y Yahweh te dice que esto sería agradable para Él (no puedo imaginar por qué no lo sería), puedes diezmar el 12.9 por ciento a Israel Nazareno para cubrir el primer y tercer diezmo y luego el 10 por ciento para ti mismo para tu segundo diezmo. Eso es un total de 22.9 por ciento, o puedes redondearlo a 23 por ciento si lo prefieres.

De nuevo, el segundo diezmo sigue siendo el diezmo de Yahweh. Y podemos darlo en forma de tercer diezmo, no hay nada malo en ello. Lo que Yahweh quiere ver es que le amemos. Y como Él se preocupa por Su pueblo que es pobre, nosotros también deberíamos preocuparnos por Su pueblo que es pobre. Creo que por eso Yeshúa habla menos del amor que del dinero. Porque cualquiera puede decir que ama a los pobres. ¿Pero cuándo fue la última vez que realmente ayudaron a alguien a avanzar en la fe? ¿Cuándo fue la última vez que dijeron: «Amo a Yeshúa, amo a Yahweh»?

De acuerdo. ¡Genial! ¿Pones tu dinero donde está tu boca? ¿Qué estás haciendo para ayudar al avance de Su reino? ¿Es importante para ti el amor de Su pueblo que es pobre? ¿Qué importancia tiene para ti? ¿Cómo lo sabemos? ¿Cómo lo sabe Yahweh? Hay mucha gente que piensa que va a caminar del brazo con el apóstol Shaul sólo porque ha leído algunas de sus epístolas. Pero el juicio no va a ser así. El juicio va a ser si estamos haciendo todo lo que Él dice que hagamos o no estamos haciendo todo lo que Él dice que hagamos. Esa es la diferencia entre las ovejas y las cabras.

Ahora, sólo quiero dar un apoyo anecdótico a esto. Esto fue hace varios años, no recuerdo exactamente en qué año lo hicimos. Pero en algún momento del 2010, más o menos, hicimos una visita a las granjas de Azure Standard en Oregón. Son una granja ecológica y natural. Puedes hacer que te entreguen bolsas de granos y cosas orgánicas con un gran descuento. No estoy relacionado con ellos en ningún sentido, pero sólo quiero compartir la historia. Dijeron que cuando empezaron a dejar descansar la tierra, experimentaron un aumento general del 51% en su cosecha. Hablé con el abuelo y le pregunté si sabía por qué. Dijo que creen que tiene que ver con la alteración del ciclo bacteriano en el suelo. Tal vez haga que los nutrientes y minerales estén más disponibles para las plantas que para las bacterias. Pero dijo que hay un aumento general del 51% en la cosecha. Sólo pensé en compartir ese informe de elogios. Pero los asuntos del primer y tercer diezmo son importantes para Yahweh.

Matityahu (Mateo) 23:23
23 «¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque pagáis el diezmo[s] de la menta, del anís y del comino, y han descuidado los asuntos más importantes de la Torá: la justicia, la misericordia y la fe. Esto debían haber hecho, sin dejar de hacer lo otro».

Yeshúa dijo a los escribas y fariseos que deberían haber pagado sus diezmos de menta, anís, comino, cebada y todas sus cosechas sin dejar de hacer justicia, misericordia y fe. Lo hacían, pero no lo hacían bien. Eso es lo que Él está diciendo. Ese es el problema. Mucho de lo que cree la iglesia es que, si lo estoy haciendo bien, en realidad no necesito hacerlo. Y eso es una gran farsa.

Fíjate en lo que dice Yeshúa en las bienaventuranzas, en su sermón inicial.

Mattityahu (Mateo) 5:20
20 «Porque os digo que, si vuestra justicia [obediencia a la Torá] no supera la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos«.

[Obedecer los mandamientos por amor].

En el lenguaje hebreo, la justicia significa un guardián de los mandamientos. Dirán tzadik, es decir, hombre justo. Y tú dirás, «¿quién, yo?» Y para ellos, significa que estás cumpliendo los mandamientos. Eso para ellos es un hombre justo.

En otras palabras, aquí tenemos a los escribas y a los fariseos pagando sus diezmos de menta, anís y comino, pero lo están haciendo de manera hipócrita. Tienen una mentalidad de lista de verificación. Y una vez que han pagado sus diezmos, en lugar de tener misericordia, compasión, justicia y fe, pueden hacer sus propias variaciones de la Torá de Su Padre. Pueden inventar todo tipo de leyes de cerco y cosas que efectivamente niegan la Torá de Su Padre. Pueden anular la Torá, porque no tienen el corazón adecuado.

Creo que una advertencia similar nos corresponde a nosotros. Porque ¿cuántos de nosotros no pagamos los diezmos? No nos importa. «¿Qué? ¿Construir el reino de Yeshúa? ¿De qué se trata?”

Ya saben, hermanos. Tenemos que entender que Yahweh quiere un reino para Su Hijo. Quiere una reina para Su Hijo. Pero no cualquier tipo de reina. Él quiere una novia de Proverbios 31 que lo ame y trate de ayudarlo a conseguir lo que quiere por amor, que esa es su motivación, lo que la hace funcionar.

Cuántos de nosotros decimos: «No, no. Es mi dinero. No necesitamos construir un reino con él. No necesitamos a esos pobres». Yo tomo alojamiento y comida y tengo el equipo para servir a Elohim. Cuando tenemos a los escribas y a los fariseos diezmando, y nuestra obediencia a la Torá tiene que superar la de ellos o de lo contrario no vamos a entrar de ninguna manera en el reino de los cielos, ¿creemos lo que dice Yeshúa? ¿Nos lo tomamos a pecho? ¿O no tenemos realmente fe? ¿No creemos realmente en lo que dice? ¿Acaso no hacemos shema (escuchar y obedecer)? Porque le estamos escuchando. Leemos lo que Él escribe. Lo que dice está escrito ahí mismo, cualquiera puede entenderlo. ¿Lo estamos haciendo? ¿Lo mantenemos? ¿Obedecemos los mandamientos por amor? Esa es la cuestión.

¿Cómo trata una sociedad a sus pobres?

Devarim (Deuteronomio) 15:11
11 «Porque los pobres nunca dejarán de existir en la tierra; por eso te ordeno que abras la mano a tu hermano, a tu pobre y a tu necesitado, en tu tierra».

El capítulo 15 de Devarim, versículo 11, dice que los pobres nunca dejarán de existir en la tierra. Siempre tienes a los pobres para ayudar. Siempre habrá pobres, viudas y huérfanos. No estamos en la tierra. Pero el mismo precepto y el mismo concepto se aplican donde estamos, Él quiere que cuidemos de Su pueblo.

También, en los Salmos, creían que David estaba profetizando y hablando en el Espíritu. Eso significa que es el Espíritu el que habla en el Salmo 41, versículo 1.

Tehillim (Salmos) 41:1
1 Al músico jefe. Un salmo de David.
Dichoso el que tiene en cuenta a los pobres;
Yahweh lo librará en el momento de la angustia.

Deberían venir muchos tiempos problemáticos. Entonces, ¿tenemos en cuenta a los pobres?

Mishle (Proverbios) 21:13
13 Quien cierra sus oídos al clamor de los pobres, también llorará él mismo y no será escuchado.

Así de serio se toma Yahweh los gritos de los pobres, de esa gente despreciada.

Mishle (Proverbios) 22:9
9 El que tiene un ojo generoso será bendecido, porque da de su pan a los pobres.

Lo contrario del mal de ojo es tener un buen ojo o un ojo generoso. Alguien que quiere darlo indica que el Espíritu en su interior es luz y no está en las tinieblas. Qué gran promesa para los que tenemos luz en los ojos y damos generosamente a los pobres. Seremos bendecidos y seremos protegidos en los últimos tiempos. Qué maravillosa bendición. ¿Queremos eso? ¿Creemos de verdad?

Este ha sido nuestro estudio sobre el tercer diezmo para los pobres en el nivel de discipulado. Y si alguien quiere ser un discípulo, entonces tenemos que leer las palabras de Elohim y hacer todo lo que dicen, para que podamos ayudar a construir, promover y establecer Su reino aquí en esta tierra. Y si ese es tu objetivo y si ese es tu deseo, entonces bienvenido a casa, a Israel Nazareno, la fe original de los apóstoles.

If these works have been a help to you in your walk with Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give