Chapter 3:

¿Soy el guardián de mi hermano?

«Esta es una traducción automática. Si quieres ayudarnos a corregirlo, puedes enviar un correo electrónico a contact@nazareneisrael.org«.

Ver: Comunidades apartadas

Estamos recibiendo algunas preguntas fabulosas sobre la comunidad de propietarios, y queremos responder a ellas. Pero para responder a estas preguntas, primero debemos entender el espíritu que hay detrás de la comunidad apartada. Porque hay un cierto Espíritu de Elohim que, cuando lo tenemos, queremos vivir en una comunidad apartada, y básicamente nada más servirá. Y cuando no tenemos el Espíritu, la comunidad apartada se vuelve imposible.

Romim (Romanos) 12:1-2
1 Os ruego, pues, hermanos, por las misericordias de Elohim, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, apartado, agradable a Elohim, que es vuestro servicio razonable.
2 Y no os conforméis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que comprobéis cuál es la buena voluntad de Elohim, agradable y perfecta.

Si realmente entendemos lo que Elohim está haciendo por nosotros, entonces lo único razonable es presentar nuestros cuerpos como un sacrificio vivo para pagar nuestras vidas en servicio a Él. Si no tenemos ese espíritu, la comunidad apartada no va a funcionar. Si tenemos ese espíritu, vamos a tener un deseo ardiente de unirnos a la comunidad apartada. Porque, como vamos a ver, este es el fundamento mismo y el bloque de construcción básico. Así como la familia es el elemento básico de la sociedad, la comunidad apartada es el elemento básico del reino de Elohim.

No estamos hablando de cosas fáciles. Se trata de algo que va en contra de nuestra propia naturaleza. Nuestra propia naturaleza humana es egoísta, es algo que queremos hacer para nosotros mismos. Queremos conseguir para nosotros mismos, y realmente no pensamos tanto en lo que le pasa a los demás. En realidad, sólo estamos preocupados por nosotros mismos. Nuestros hermanos judíos en la tierra de Israel tienen un dicho sobre esto y se burlan de este tipo de actitud. Es lo que llaman la Yetzer Hara, o la inclinación al mal. Cuando se burlan dicen: «¡Lo que yo quiera y los demás que se mueran!» Porque así es básicamente el ser humano. Estamos preocupados por nosotros mismos y no nos preocupamos verdaderamente por las comunidades más allá de nuestra propia familia inmediata, al menos no en nuestra carne. Es algo más lo que se transforma, que va más allá de la carne, y eso es lo que lleva a la verdadera comunidad.

La razón por la que hablamos de esto es que hay que cambiar el corazón del hombre antes de poder cambiar el gobierno del hombre. Como vemos en Apocalipsis y el Fin de los Tiempos, así como en la serie de videos Apocalipsis Simplificado, y como hemos visto y veremos en otras presentaciones, estamos llegando al fin de los tiempos. Si de hecho no estamos ya ahí, se nos viene encima muy, muy rápido. Como explicamos en los estudios sobre el Apocalipsis, ahora mismo creemos que estamos alrededor del tiempo del sexto sello. Estamos esperando una guerra, y después de eso viene el sellado de los ciento cuarenta y cuatro mil. El séptimo sello se abre y llega a las siete trompetas, o a los siete años de tribulación, siendo la segunda mitad el Tiempo de los Problemas de Jacob. Va a ser una época tan difícil que apenas podemos imaginarla ahora. Va a ser así de malo.

Y después vienen las siete copas de juicio que se derraman sobre Babilonia y ésta cae. Así, Babilonia cae en la trompeta siete. Los juicios de la copa (ampolla o tazón) se derraman y luego viene el Armagedón (o el banquete de bodas). Y después del Armagedón viene la recolección cuando la cosecha es llevada de vuelta a la tierra de Israel. Y luego nos asentamos en la tierra de Israel y finalmente terminamos con lo que se llama el Nasi de Ezequiel 44-46. El Nasi es efectivamente un príncipe constitucional. Así que sí, es un príncipe, y es una posición de gobierno hereditaria, pero tiene leyes que tiene que obedecer. Debe obedecer constitucionalmente la Torá de Yahweh.

Va a ser un momento increíble. Una de las cosas más importantes de todo esto es la forma en que van a tener que funcionar las cosas. Y en este video de presentación y en futuras porciones, vamos a ver exactamente cómo los bloques de construcción encajan entre sí, cómo Yahweh quiere que su pueblo viva en comunidades apartadas, y cómo esto va a conducir al reino del Mesías en el lado lejano de la tribulación, Armagedón. y la recolección. Por lo tanto, vamos a visitar los mismos versos básicos que siempre miramos.

Daniel 7:26-27
26 «Pero el tribunal se sentará, y le quitarán su dominio [the little horn’s], para consumirlo y destruirlo para siempre.
27 Entonces el reino y el dominio, y la grandeza de los reinos bajo todo el cielo, serán dados al pueblo, a los santos del Altísimo [nosotros, el Israel nazareno]. Su Reino es un reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán «.

Estamos hablando del Israel nazareno, no del Israel mesiánico, ni del judaísmo mesiánico. Consulte nuestros estudios, los respaldamos. Pero fíjate que el reinado se da a los santos, el pueblo del Altísimo, y sin embargo esto califica como el pueblo que le sirve y le obedece. Y la forma en que funciona es que Él es nuestra cabeza, nosotros somos su cuerpo. Él es el Novio, nosotros somos la novia. Juntos somos una unidad porque marido y mujer son una sola carne, la Cabeza y el cuerpo son un solo cuerpo. Pero hermanos y hermanas, esto toma ese espíritu especial que se perdió en y poco después del Jardín del Edén, y este espíritu nos devuelve a la conexión con Yahweh nuestro Elohim, el Altísimo. Y ese es el espíritu del que tenemos que hablar en esta presentación, porque es el que permite que existan las comunidades apartadas, el elemento básico del reino.

Tehillim (Salmos) 2:7-9
7 [Yeshua says] «Declararé el decreto:
Yahweh me ha dicho: «Tú eres mi hijo, hoy te he engendrado.
8 Pídeme, y te daré las naciones como herencia, y los confines de la tierra como posesión.
9 Los romperás con una vara de hierro; los harás pedazos como una vasija de alfarero. «

Seguimos leyendo.

Hitgalut (Apocalipsis) 2:26-27
26 «Y al que venza y guarde mis obras hasta el final, le daré poder sobre las naciones…
27 ‘Los gobernará con vara de hierro’ serán despedazados como la vasija del alfarerocomo yo también he recibido de mi Padre…»

«El que vence» es Israel. Los vencedores de Elohim, Israel los rectos son los vencedores de Elohim. Tenemos que «guardar sus obras«, es decir, trabajar mientras es de día. Tenemos que mantener sus obras hasta el final. No podemos hacerlo simplemente sentados en la sala de estar de alguien leyendo versículos de las Escrituras y sin hacer mucho más. No se trata de compartir unos cuantos memes en Facebook. Tenemos que guardar realmente sus obras hasta el final, tenemos que hacer las cosas que Él nos dice que hagamos. Hay mucho que hacer.

Entonces, ¿qué va a pasar? ¿Vamos a hacer pedazos a las naciones en el gran amor de Yeshúa? ¡No! Lo que va a ocurrir es que Yahweh siempre ha querido un reino para su Hijo. Eso es lo que Él siempre ha querido. Así que Él está levantando un cuerpo como dice en Efesios 4, para elevarse a la cabeza que es Yeshúa. Él está levantando una novia apta y digna para su Hijo, pero no es algo fácil. Y el hecho de que estemos llamados a la tarea, y que seamos conscientes de la llamada, no significa que la estemos logrando. Todos tenemos que trabajar y mantener sus obras hasta el final. Es muy importante.

Pero lo que vemos de nuevo al seguir leyendo en el Apocalipsis, es la fórmula que nos da la autoridad para gobernar y reinar sobre las naciones con la vara de hierro de Yeshúa. Porque así como Elohim es amor, hay un cierto grupo de personas que están protegidas en los últimos tiempos. Hay siete asambleas en el Apocalipsis, pero sólo una de ellas está protegida del tiempo de prueba al final. No sé ustedes, pero yo quiero formar parte de ella.

Hitgalut (Apocalipsis) 3:7a, 10
7a «Y al mensajero de la asamblea en Filadelfia escribe: …
10 «Porque has guardado mi mandato de perseverar, también te guardaré de la hora de la prueba que vendrá sobre el mundo entero, para poner a prueba a los que habitan la tierra.»
[You cannot change the government of man until you change the spirit in man.]

Filadelfia significa verdadero amor fraternal o amor de hermanos. Amor por los hermanos. Se nos ordena amar a Yahweh nuestro Elohim con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con todas nuestras fuerzas, y también amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Ese es el espíritu que necesitamos. Amar a Yahweh con todo lo que tenemos, ponerlo a Él por encima de cualquier otra cosa en el mundo, y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Filadelfia. Pero debemos hacerlo, no sólo hablar de ello. Pero el hombre debe cambiar primero antes de que los gobiernos cambien.

¿Cómo va a aprender el hombre si no le enseñan cómo hacerlo? Esta es nuestra vocación. Porque el gobierno del mundo va a caer en la trompeta siete. Tiene que haber algo para ocupar su lugar, tiene que existir una nueva forma de gobierno para ocupar el lugar del gobierno babilónico. ¿Y cómo va a querer el pueblo someterse a ella después de todos los tremendos abusos de Babilonia durante miles de años? A menos que puedan decir que se trata de una organización verdaderamente dirigida por el servicio, en la que las personas se preocupan de verdad por los demás, al menos tanto como se quieren a sí mismas. Esa es la clave de todo.

B’reisheet (Génesis) 4:8
8 Ahora bien, Qayin [Cain] hablaba con su hermano Hevel [Abel]; y sucedió que cuando estaban en el campo, Qayin se levantó contra su hermano Hevel y lo mató.
9 Entonces Yahweh dijo a Qayin: «¿Dónde está Hevel, tu hermano?»
10 [Qayin] dijo: «No sé. ¿Soy yo el guardián de mi hermano?«

La respuesta a esa pregunta, hermanos y hermanas, es un rotundo «¡Sí!». Desde el principio, Yahweh ha esperado que todos nosotros nos demos cuenta de que somos la hermandad de la humanidad, pero la humanidad ha abandonado su misión. Así que Yahweh está levantando una nación salvada de Israel nazareno para mostrar al mundo cómo deben ser las cosas. Y si entendemos que «Sí, somos los guardianes de nuestro hermano«, entonces sí, podemos vivir en comunidades apartadas. Y sí, podemos ser el bloque de construcción básico que forma el fundamento del reino unificado de Yeshúa que gobernará y reinará sobre las naciones durante mil años. Nuestros hijos formarán parte de ella, y es importante que lo entiendan.

Estamos recibiendo algunas preguntas muy buenas sobre la comunidad de los apartados. Y mientras rezaba, me di cuenta de que la única manera de responder realmente a las preguntas es hablar primero del espíritu que hace posible la comunidad apartada. Porque los espíritus son básicamente energía. Los espíritus son actitudes. Todos hemos oído decir que alguien tiene «una energía muy hostil«, o «una energía muy negativa sobre él«, o este tipo de cosas. O conoces a alguien y dicen: «Vaya, esa persona tiene una energía tranquila y relajante«. Bueno, nuestro famoso hermano judío Albert Einstein tenía una teoría de la relatividad que dice que «E» es igual a «MC al cuadrado». Básicamente, lo que esto significa es que la energía es igual a la masa multiplicada por la velocidad de la luz, al cuadrado. Lo que dice es que la energía es igual a la materia que se mueve a cierta velocidad. De acuerdo. Si podemos ver que la energía es igual a la materia a cualquier velocidad, entonces ¿podemos ver que la energía es efectivamente materia y la materia es efectivamente energía? ¿Podemos ver eso? ¿Y por qué iba a importar? Leamos el capítulo 3 de Primera de Juan, versículo 15.

Yochanan Aleph (1 Juan) 3:15
15 El que odia a su hermano es un asesino, y sabéis que ningún asesino tiene vida eterna en él.

Su energía está mal, tiene energía negativa. Tiene una energía que va a manifestar las obras de la carne debido a su espíritu equivocado. Entonces, ¿cuál es el espíritu correcto? Parte del espíritu correcto es que necesitamos darnos cuenta de nuestra necesidad de ir más allá de la carne. Esto es en lo que la gente falla muchas veces, no van más allá de la carne. Incluso los creyentes. Así que muchos de los mesiánicos e incluso algunos de los nazarenos no entienden, al menos no en la práctica, que el espíritu y la carne son opuestos y que no podemos servir a dos amos. Vamos a amar a uno y a odiar al otro, o bien vamos a sostener a ese y a despreciar al otro. No podemos tener las dos cosas. Efectivamente, no hay manera de tener doble ánimo y caminar tanto en la carne como en el espíritu, tiene que ser uno o el otro. Así que tenemos que comprometernos de todo corazón a tener la renovación de nuestra mente, y parte de eso requiere ir más allá de nuestra carne. Porque no se trata de carne el reino, se trata de su espíritu.

Marqaus (Marcos) 3:31-32
31 Entonces vinieron sus hermanos y su madre, y estando fuera le enviaron a llamar.
32 Una multitud estaba sentada a su alrededor, y le decían: «Mira, tu madre y tus hermanos están fuera buscándote«.

Yeshúa no se impresionó con su familia física porque Yeshúa no juzga las cosas según la carne. Yeshúa está juzgando las cosas según el espíritu porque esa es la única manera de juzgarlas.

Marqaus (Marcos) 3:33-35
33 Pero Él [Yeshua] les respondió diciendo: «¿Quién es mi madre o mis hermanos?»
34 Y mirando en círculo a los que estaban sentados a su alrededor, dijo: «¡Aquí están mi madre y mis hermanos!»
35 Porque todo el que hace la voluntad de Elohim es mi hermano, mi hermana y mi madre».

Es muy importante recordarlo. Tenemos que recordar que no podemos elegir por la carne, tenemos que elegir por el espíritu.

Pues bien, Yahweh es el mismo ayer, hoy y mañana. Yahweh no cambia. Mucha gente dice que Yeshúa trajo algo nuevo, pero vemos que no trajo nada nuevo. Vino a mostrarnos el camino para entender e interpretar la Torá de nuestro Padre, las instrucciones de Su Padre.

Devarim (Deuteronomio) 13:6-8
6 «Si tu hermano, el hijo de tu madre, tu hijo o tu hija, la mujer de tu seno o tu amigo, que es como tu propia alma, te seduce en secreto diciendo: «Vayamos a servir a otros dioses», que no has conocido, ni tú ni tus padres,
7 de los dioses de los pueblos que están a tu alrededor, cerca o lejos de ti, desde un extremo de la tierra hasta el otro extremo de la tierra,
8 no lo consentirás ni lo escucharás, ni tu ojo se apiadará de él, ni lo perdonarás ni lo ocultarás…»

Devarim (Deuteronomio) 13:9-11
9 «…pero ciertamente lo matarás; tu mano será primero contra él para matarlo, y después la mano de todo el pueblo.
10 Y lo apedrearás hasta que muera, porque trató de alejarte de Yahweh tu Elohim, que te sacó de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre.
11 Así todo Israel oirá y temerá, y no volverá a hacer una maldad como ésta entre vosotros.»

Ahora bien, no podemos dar muerte a alguien en la dispersión porque en este momento estamos sometidos a los gobiernos que están designados sobre nosotros. Eso es parte de nuestro castigo por haber desobedecido Su Torá. Parte de la dificultad es que un malentendido de este verso es algo que se ha utilizado para dar muerte a Yeshúa, y esa es una de las razones por las que somos perseguidos por nuestros hermanos ortodoxos. Precisamente por este versículo. Ellos malinterpretan que esto se aplica a Yeshúa porque no entienden que Yeshúa es el Hijo de Elohim. Pero este verso sigue siendo válido, este verso sigue siendo parte de la Torá. Y aunque no podamos caminar de la manera levítica, el punto siempre ha sido ayudar a establecer un reino para Elohim y Su Hijo, lo que sirva para acercarnos a la meta de un reino global, unificado y ordenado para Yeshúa. Eso es lo que tenemos que hacer.

Luqa (Lucas) 10:29
29 Pero él [the lawyer], queriendo justificarse, dijo a Yeshúa: «¿Y quién es mi prójimo?»

Vemos en el capítulo 10 de Lucas que el abogado quería justificarse en su posición farisaica e hipócrita y está poniendo a prueba a Yeshúa. Estamos hablando de actitudes. Veamos la respuesta de Yeshúa.

Luqa (Lucas) 10:30-32
30 Entonces Yeshúa respondió y dijo «Un hombre bajó de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos ladrones, que le despojaron de sus ropas, le hirieron y se marcharon dejándole medio muerto.
31 Por casualidad, un sacerdote pasó por ese camino. Y cuando lo vio,
pasó por el otro lado.
32 Asimismo, un levita, al llegar al lugar, vino y miró, y pasó al otro lado.

En el contexto, el hombre que cayó entre ladrones era probablemente judío porque bajó de Jerusalén. Ahora leamos sobre el samaritano.

Luqa (Lucas) 10:33-35 Versión incorrecta
33 «Pero un samaritano, que iba de camino, llegó donde él estaba. Y cuando lo vio, dijo: «¿Soy el guardián de mi hermano? No es mi carne ni mi sangre, así que
él no es de mi incumbencia
.
34 Mi madre, mis hermanos y mi familia están en otro pueblo, así que no voy a preocuparme por él. De hecho, pertenece a otra nación, así que deja que su propia gente se ocupe de él.
35 Mira, necesito cuidar de mí y de mi familia, y todos los demás pueden morir«.

¡Oh, no! ¡Espera! No es así como se lee, ¿verdad? ¿Pero no es esa la forma en que el mundo ve la mayoría de las cosas? ¿Especialmente para los que hemos nacido y crecido en Estados Unidos? Así es como funciona el sistema: yo me ocupo de mí y tú te ocupas de ti. Eso es básicamente el capitalismo de libre mercado para ti. Así que no hay mucha gente cuidando de los demás. Porque la ética no es la de cuidarse unos a otros, la ética no es la de la comunidad en la que todos se implican en los asuntos de todos. Hay más bien un principio de «yo me ocupo de mí, y tú te ocupas de ti, y las fichas caen donde pueden«. Porque ahí fuera es la ley de la selva. Pues bien, no es así como lo quiere Yahweh en las Escrituras, especialmente entre su propio pueblo. Veamos cómo reaccionó realmente el samaritano.

Luqa (Lucas) 10:33-35
33 «Pero un samaritano, que iba de camino, llegó donde él estaba. Y cuando lo vio, tuvo compasión.
34 Fue, pues, a él y le vendó las heridas, echándole aceite y vino; lo montó en su propio animal, lo llevó a una posada y cuidó de él.
35 Al día siguiente, cuando partió, sacó dos denarios, se los dio al posadero y le dijo: «Cuida de él; y todo lo que gastes de más, cuando vuelva, te lo devolveré».

Los que conocemos la teoría de las dos casas deberíamos entender la importancia de que este hombre sea un samaritano. Como sabemos por la teoría de las dos casas (o el misterio de las dos casas), la nación de Israel se dividió en dos partes. Después de los reinados de los reyes David y Salomón, los asirios entraron y tomaron las diez tribus del norte (en realidad la mayoría de las doce tribus), las sacaron de la nación y las dispersaron en Asiria. Y luego trajeron a otros de otras naciones y repoblaron y repoblaron la zona del reino del norte. La raza mixta resultante fue lo que se llama los samaritanos. Pues bien, ser mestizo no es una gran novedad para Efraín, ya que nuestra tatarabuela se llamaba Asenat, la mujer de José. Así que Efraín es un mestizo desde el principio. Es muy simbólico si tenemos en cuenta que este hombre era un samaritano.

El hombre samaritano tenía el espíritu correcto. No tenía el espíritu de Qayin, no dijo «¿Soy el guardián de mi hermano?»

Luqa (Lucas) 10:36-37
36 «Entonces, ¿cuál de estos tres crees que era vecino del que cayó entre los ladrones?»
37 Y [the lawyer] dijo,
«El que se apiadó de él«.
Entonces Yeshúa le dijo,
«Ve y haz lo mismo«.

(Este es el espíritu que Yeshúa quiere que desarrollemos, es el de hacer el bien a toda la humanidad. Esto supera el espíritu de Qayin).

Yeshúa quiere que desarrollemos este espíritu de atención a las personas. Aunque no sean de nuestra propia carne y nuestra propia sangre. Porque originalmente, en el principio, toda la humanidad estaba destinada a ser una familia. Pero la mayor parte de la humanidad cayó. Así que el trabajo recayó en Israel para ser la herramienta a través de la cual Yahweh Elohim traería de nuevo la hermandad de la humanidad. Yeshúa habla del mismo espíritu en el capítulo 5 de Mateo, a partir del versículo 43.

Mattityahu (Mateo) 5:43-45
43 «Habéis oído que se dijo: ‘Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo’.
44 Pero yo os digo que améis a vuestros enemigos,
bendice a los que te maldicen,
haz el bien a los que te odian, y
reza por los que te utilizan con rencor y te persiguen,
45 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos; porque Él hace salir su sol sobre malos y buenos, y hace llover sobre justos e injustos….»
Mattityahu (Mateo) 5:46-48
46 Porque si amas a los que te aman, ¿qué recompensa tienes? ¿Acaso no hacen lo mismo los recaudadores de impuestos?
47 Y si sólo saludas a tus hermanos, ¿qué haces más que los demás? ¿No lo hacen también los recaudadores de impuestos?
48 Por eso seréis perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto«.

¿Acaso no hacen lo mismo los babilonios? ¿Acaso no hacen lo mismo nuestros hermanos judíos no salvos? ¿Acaso no hacen lo mismo los cristianos del evangelio de la prosperidad y los vendedores de libros? ¿Ni siquiera los creyentes de Babilonia se saludan entre sí? No seas así. Yeshúa quiere hacer Su reino nación de aquellos que aman a su hermano y hermana y que buscan vivir de acuerdo a este espíritu. Hay ciertas personas que entienden lo que se requiere y esas son las personas que Yeshúa quiere seleccionar como Su novia.

Gálatas 6:7-8
7 No os engañéis, Elohim no se burla, porque todo lo que el hombre siembra, eso también cosechará.
8 Porque el que siembra para su carne, de la carne cosechará corrupción, pero el que siembra para el Espíritu , del Espíritu cosechará vida eterna.

Como sea que estemos con Yahweh, así es como Yahweh va a estar con nosotros. Si vamos a ser buenos con otras personas, Yahweh va a hacer que otras personas sean buenas con nosotros. Cuando ponemos el bien, el amor, Yahweh va a hacer que otras personas pongan una energía amorosa y amable hacia nosotros. No estoy hablando del karma. Sólo estoy hablando de principios sencillos y bíblicos.

Gálatas 6:9-10
9 Y no nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos desanimamos.
10 Por lo tanto, según tengamos oportunidad, hagamos el bien a todos, especialmente a los de la casa de la fe.

De eso es de lo que hablamos en la comunidad de set-apart. Hacer el bien a los que son de la casa de la fe. Porque estamos formando el bloque de construcción básico del reino de Yeshúa, como vamos a ver en próximas entregas.

Pues bien, el mensaje de cuidar la casa de la fe no es nuevo en la alianza renovada. Pero muchos mesiánicos no entienden esto. Yahweh dice: «Mi nombre es Yahweh, no cambio». Así que Yahweh es el mismo ayer, hoy y siempre. Yeshúa, Shaul, están enseñando las mismas cosas que vienen de la Torah. Sólo nos muestran el camino para entenderlos y vivirlos.

Vayiqra (Levítico) 25:35
35 «Si uno de tus hermanos se empobrece,
y caiga en la pobreza entre vosotros, entonces le ayudaréis, como a un extranjero o a un forastero, para que viva con vosotros.
36 No tomes de él usura ni interés, sino teme a tu Elohim, para que tu hermano viva contigo».

(Especialmente dentro de la casa de la fe).

Incluso se supone que debemos tener el corazón para ayudar a los extranjeros y a los forasteros que quieren unirse a la nación. ¿Por qué? Porque ese es nuestro trabajo. Hacer crecer el reino para Yeshúa es crear un reino global ordenado para Yeshúa. Esto es algo que se supone que es muy real para nosotros. Por eso, aunque nuestro hermano se empobrezca, no tomaremos de él ni usura ni intereses. Esto es algo que la secta franco-sabática podría soportar escuchar.

Juan también nos dice que son los mismos mandamientos. Porque Yahweh no cambia.

Yochanan Bet (2 Juan) 5-6
5 Y ahora te ruego, señora [Raquel, hijos de Raquel, es decir, Efraín], no como si te escribiera un mandamiento nuevo, sino el que tenemos desde el principio: que nos amemos unos a otros.
6 Esto es el amor, que andemos según sus mandamientos. Este es el mandamiento, que como habéis oído desde el principio, debéis andar en él.

¿Cómo hemos tenido este mandamiento desde el principio? Si echamos un vistazo al Tanaj, ¿cuántos ejemplos vemos de personas que agasajan a extraños? ¿Cuántos ejemplos vemos de personas que se sirven unas a otras y se cuidan mutuamente? Que somos los guardianes de nuestro hermano, que este es nuestro trabajo. Esto es algo que se supone que debemos hacer. Tener amor por el prójimo.

Así que, ya sabes, estamos hablando de algo más que de descansar en el día de reposo y en las fiestas. Estamos hablando de algo más que de la lectura de las Escrituras. En el contexto, estamos hablando de una actitud que quiere vivir en comunidad con nuestros hermanos. ¿Por qué? Porque la comunidad es el elemento básico del reino de Yeshúa.

Pero se necesita servicio. Incluso Yeshúa sirvió.

Mattityahu (Mateo) 16:24-25
24 Entonces Yeshúa dijo a sus discípulos: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz [estaca, horca, árbol] y sígame.
25 Porque el que quiera salvar su vida la perderá, pero el que pierda su vida por mí, la encontrará.
26 Porque ¿de qué le sirve al hombre ganar el mundo entero y perder su propia alma? ¿O qué dará el hombre a cambio de su alma?

En otras palabras, que se niegue a sí mismo. Que se gaste por Yeshúa. Que ponga su vida en el mundo. Que no se preocupe por sus planes de vacaciones, que no se preocupe por lo nuevo que es su coche, que no se preocupe por si tiene el último modelo de teléfono móvil o por si está o no lleno del espíritu. Que se preocupe de si está o no trabajando las obras de Yeshúa, ya que nos acercamos rápidamente a la tribulación. Que se niegue a sí mismo, que pierda su vida en este mundo. Que gaste su vida por Yeshúa para que la encuentre y la conserve para la vida eterna. Que tome su cruz (poste, estaca) y siga a Yeshúa, que haga lo que Él hizo y que camine como Él caminó. ¿Cuántas veces hermanos? ¿Cuántas veces vemos a alguien que tiene básicamente una doble mentalidad? Dice estar vendido a Yeshúa, pero sigue preocupado por las cosas del mundo y está sirviendo a dos amos. No funciona. Tienes que elegir. ¿Vas a servir al Espíritu y confiar en el Espíritu a pesar de todas las pruebas, sabiendo y comprendiendo que son pruebas? ¿O vas a concentrarte en el viento y las olas, y ya no podrás caminar para ir a ver a Yeshúa porque ahora te estás hundiendo bajo el agua? Esa es la elección de cada uno de nosotros.

Yeshúa pregunta:«¿Qué dará el hombre a cambio de su alma?«¿Cuándo debería dar su vida para servir a sus hermanos y cuándo debería gastar su vida para construir la comunidad apartada de Yeshúa? ¿Qué es lo que más le importa?

Marqaus (Marcos) 10:25
25 «Porque también el Hijo del Hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida en rescate por muchos».

(Si somos sus discípulos y le seguimos, ¿no deberíamos hacer lo mismo?)

Yeshúa creía claramente que era el guardián de su hermano. Estamos hablando del León de la Tribu de Judá. ¡Estamos hablando del Rey Conquistador! Pero antes de poder gobernar, primero tenía que servir. Antes de poder gobernar, primero debemos servir. La única forma de servir es ir más allá de nuestra carne. Y la única manera de hacerlo es pedir que nos libremos del espíritu de Caín, el asesino de su hermano, que no se preocupó por su hermano. Lo que necesitamos en cambio es el espíritu del samaritano, del efraimita, efectivamente. Que entiende que es el guardián de su hermano. Esta actitud es la que hace posible las comunidades apartadas. Y en el próximo capítulo, vamos a ver cómo estas comunidades necesitan ser ordenadas y organizadas de una manera que el Israel mesiánico ni siquiera está pensando. Vamos a hablar de lo que dicen las Escrituras. Hablaremos de lo que se llama comunidad y del Proceso de Mateo 18. Por favor, únase a nosotros para ello.

Shalom

If these works have been a help to you in your walk with Messiah Yeshua, please pray about partnering with His kingdom work. Thank you. Give