Chapter 0:

Notas del Autor

Este Post también está disponible en: English Deutsch

La gente a menudo me pregunta qué versión de las Escrituras utilizo. Normalmente cito la Nueva Versión King James (NKJV), básicamente porque es ampliamente confiable y bastante fácil de leer. Sin embargo, también corrijo los nombres y los términos a las formas hebraicas. Cuando siento que es útil aclarar algo o dar información adicional, pondré mis palabras entre paréntesis.

A menos que se indique lo contrario, todas las citas hebreas y arameas del Tanaj (Antiguo Testamento) provienen del texto hebreo masorético (MT). A menos que se indique lo contrario, todas las citas en arameo para el Pacto Renovado (Nuevo Testamento) son de la Peshitta Oriental. Para el griego, normalmente citaré de BibleWorks Greek Text (BGT). Si cito de otras fuentes, intentaré hacerlo saber.

Por razones históricas que son demasiado complejas para explicarlas aquí, el mundo protestante ha llegado a creer que los apóstoles escribieron sus epístolas en griego. Esto no es correcto. Como explicamos en este libro, los padres de la iglesia nos dicen que las epístolas fueron escritas en la lengua semítica (hebreo y/o arameo). Fueron traducidos posteriormente al griego. Sin embargo, los textos originales, en hebreo y/o arameo, ya no están con nosotros, y hay evidencia de que algunos de los textos griegos son más antiguos que los actuales textos arameos. Por esta razón, a veces uso los textos griegos para el análisis textual.

Es cierto que los textos que hoy tenemos han sido alterados en alguna medida con paso del tiempo (incluido el llamado texto hebreo masorético “original”). Es importante saber esto, porque los anti-misioneros con frecuencia señalan algunas de las diferencias entre el Texto Hebreo Masorético y los textos del Pacto Renovado, y con esto sugieren que el Pacto Renovado está equivocado (usando la excusa de que no está de acuerdo con el texto Masorético). Sin entrar en demasiados detalles, incluso el Texto Hebreo Masorético no está completamente de acuerdo consigo mismo en algunos lugares, esto debido a que el texto ha sido escrito y transcrito por hombres a través de los siglos. También es importante darse cuenta de que el texto Hebreo Masorético se remonta al año 900-1100 d.C, y es el resultado de un intento judío ortodoxo de “arreglar” o “estandarizar” los textos, para que cuadren con las tradiciones judías ortodoxas (una de las cuales es rechazar la deidad de Yeshúa). Esto no debe ser motivo de desesperación para nosotros. Simplemente es necesario darse cuenta de que han sido realizado pequeños cambios y alteraciones a lo largo de los siglos en las escrituras, y luego comprender que Yahweh es fiel para darnos todo lo que necesitamos, y cuando lo necesitamos y que, con un estudio cuidadoso de las escrituras, podemos deducir aquello que se ha cambiado y la razón por la cual esto sucedió.

He elegido usar los nombres hebraicos y algunos términos hebraicos también por razones que espero sean claras para cuando termine de leer este estudio. En muchos lugares, Yahweh (Jehová) nos dice que Él es muy celoso por su nombre, y Él promete recompensar a aquellos que conocen Su nombre.

Tehillim (Salmos) 91:14
14 “Porque él ha puesto sobre mí su amor, por tanto, Yo lo libraré, lo pondré en alto, porque él ha conocido mi nombre”.

La pronunciación del nombre divino es un gran tema de discusión. Yo pronuncio Su nombre como Yahweh (o IAUE), y lo escribiré en este libro como “Yahweh”. Si se siente convencido de que la pronunciación para el Nombre Sagrado es otra, le pido que simplemente sustituya el nombre conforme usted va avanzando en el libro.

El término comúnmente usado de “Dios” en español es en Hebreo “Elohim”. Usaré esta última palabra en este libro, debido que la palabra “Dios” es en realidad el nombre de una deidad pagana, y se nos ordena a que no nombremos los nombres de otras deidades (por ejemplo, en Éxodo 23:13).

Debido a que este es un libro elemental, y a causa de que muchas personas leerán en Internet capítulos sueltos de este libro, le pido su paciencia cuando explique los nombres al comienzo de cada capítulo. La primera vez que escriba “Yahweh” a menudo pondré “(Jehová)” después del nombre, y la primera vez que escriba “Elohim” a menudo pondré “(Dios)” después de él, y así sucesivamente, luego usaré simplemente el término hebreo en el resto del capítulo.

Este libro fue elaborado como una recopilación de diferentes estudios que se realizaron a través del tiempo y luego se reunieron todos en un solo libro, para una mayor comprensión de todos los temas en su conjunto.

Sé que nada hecho por hombre es perfecto, pero espero que este libro le ayude a avanzar en la comprensión del calendario que Yahweh quiere que guardemos, al menos de alguna manera.

Norman B. Willis
En la Dispersión Efraimita,
Año estimado 6018 (2018 d.C).

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give