Chapter 8:

Los Ayunos de Zacarías Reconsiderados

Este Post también está disponible en: English Deutsch Indonesia

Zacarías 8: 18-19 habla de cuatro días de ayuno tradicionales hechos por el hombre que no están ordenados en la Torah. ¿Deberíamos mantenerlos?

Zekaryah (Zacarías) 8: 18-19
18 Entonces vino a mí la palabra de Yahweh de los ejércitos, diciendo:
19 “Así dice Yahweh de los ejércitos: El ayuno del cuarto mes, el ayuno del quinto, el ayuno del séptimo, y el ayuno del décimo, serán gozo y alegría, y fiestas alegres para la casa de Judá. Por lo tanto, amad la verdad y la paz”.

Muchas personas creen erróneamente que este pasaje significa que la Casa de Judá debe mantener estos días de ayuno tradicionales hechos por el hombre con gozo y alegría, pero este no es lo que quiere decir Yahweh, en absoluto. Más bien, Yahweh está diciendo a la casa de Judá que no ayunen, sino, más bien, que estén alegres en esos días.

¿Cómo comenzaron estos días de ayuno? Cuando el rey Nabucodonosor de Babilonia llevó a los judíos al exilio, incendió la casa de Yahweh con fuego y derribó las murallas de alrededor de Jerusalem.

Melajim Bet (2º Reyes) 25: 8-10
8 Y en el mes quinto, en el séptimo día del mes (que fue el año diecinueve del rey Nabucodonosor, rey de Babilonia), Nebuzaradán el capitán de la guardia, un siervo del rey de Babilonia vino a Jerusalem.
9 Quemó la casa de Yahweh, la casa del rey y todas las casas de Jerusalem, es decir, todas las casas de los grandes, él quemó con fuego.
10 Y todo el ejército de los Caldeos que estaba con el capitán de la guardia derribó los muros alrededor de Jerusalem.

Los judíos respondieron a esto declarando cuatro días de ayuno tradicionales: el noveno día del cuarto mes, el décimo día del quinto mes, el tercer día del séptimo mes y el décimo día del décimo mes. Tenga en cuenta que estos días no se refieren al Día de las Expiaciones, o a Yom Kippur, que es el décimo día del séptimo mes.

Vayiqra (Levítico) 23: 27-28
27 “A los diez días de este mes séptimo será el Día de la Expiación. Será una convocatoria apartada para ustedes; afligirán sus almas y ofrecerán una ofrenda encendida a Yahweh.
28 No harán trabajo alguno en ese día, porque es el Día de la Expiación, para hacer expiación por ustedes delante de Yahweh su Elohim”.

Ellos, los ortodoxos/fariseos, tienen sus propias razones para hacer estas cosas, pero no es nuestro propósito entrar aquí en detalles. Más bien, simplemente observemos lo que Yahweh nos ordena, y entre las cosas que nos ordena es que tengamos cuidado de no agregar ni quitar a las Fiestas que Él nos ordena guardar en Su Torah.

Devarim (Deuteronomio) 4: 2
2 «No añadirás a la palabra que te mando, ni
quitaras, para que guardes los mandamientos de Yahweh tu Elohim que yo te ordeno”.

Haremos una breve reseña histórica, para que podamos entender mejor el contexto de Zacarías 8: 18-19.

Yahweh le dijo a Jeremías que permitiría a los judíos regresar a su tierra después de que se completaran los setenta años de su exilio.

Yirmeyahu (Jeremías) 29:10
10 “Porque así ha dicho Yahweh: Después de que se cumplan setenta años en Babilonia, Yo los visitaré y cumpliré mi buena palabra para hacerlos volver a este lugar”.

Daniel contó los años y luego oró para que Yahweh recordara a su pueblo y tuviera compasión de ellos.

Daniel 9: 1-3
1 En el primer año de Darío hijo de Asuero, del linaje de los medos, el cual fue hecho rey sobre el reino de los caldeos.
2 En el primer año de su reinado yo, Daniel, entendí por los libros el número de los años especificado por la palabra de Yahweh a través del Profeta Jeremías, que Él cumpliría en setenta años las desolaciones de Jerusalem.
3 Entonces volví mi rostro hacia Yahweh Elohim para pedir con oración y súplicas, con ayuno, cilicio y cenizas.

Un hombre siembra, y otro hombre cosecha. Yahweh luego envió un mensaje a través del Profeta Zacarías, que Judá debía comenzar a regresar a su tierra.

Zacarías (Zacarías) 1: 14-16
14 Entonces el mensajero (ángel) que habló conmigo me dijo: “Proclama, diciendo: Así dice Yahweh de los ejércitos: Estoy celoso por Jerusalem y por Sion con gran celo.
15 Muy enojado estoy y airado con las naciones arrogantes; porque cuando Yo estaba un poco enojado, ellos ayudaron empeorando la aflicción.
16 Por lo tanto, así dice Yahweh: Yo regresaré a Jerusalem con misericordia. Mi casa se construirá en ella, dice Yahweh de los ejércitos, y cuerda de medir se extenderá sobre Jerusalem”.

Cubrimos más de esta historia en el capítulo sobre el Libro de Ester, pero en los días de Ezra (Esdras) y Nehemías, los judíos comenzaron a regresar a la tierra, y también comenzaron a construir el Segundo Templo.

Esdras 3: 8
8 En el segundo mes del segundo año de su llegada a la casa de Elohim en Jerusalem, Zorobabel hijo de Salatiel, Yeshúa hijo de Yehotzadak, y el resto de sus hermanos, los sacerdotes y los levitas, y todos los que habían regresado del cautiverio a Jerusalem, comenzaron a trabajar y designaron a los levitas, de veinte años o más, para supervisar el trabajo de la casa de Yahweh.

Sin embargo, ahora que los judíos habían regresado a la Tierra de Israel y el Templo estaba siendo reconstruido, los judíos querían saber si debían seguir manteniendo los días de ayuno que habían instituido debido a la destrucción del templo. Yahweh les respondió a ellos con una serie de preguntas, esencialmente preguntándoles (parafraseando): “Cuando ayunaron y lloraron estos setenta años, ¿realmente ayunaron por Mí?” [respuesta: No]. ¿O realmente ayunaron por ustedes mismos? [respuesta: Si]. ¡Porque Yo nunca les dije que ayunaran estos días! ¿Por qué no solo mantuvieron la Torah que les di por medio de mi siervo Moshé (Moisés)?

Zacarías (Zacarías) 7: 1-7
7 Y aconteció que en el cuarto año del rey Darío, la palabra de Yahweh vino a Zacarías, en el cuarto día del noveno mes, Kislev,
2 enviaron a Sheretzer con Regem-Melech y a sus hombres, a la casa de Elohim, a implorar ante Yahweh,
3 y a preguntar a los sacerdotes que estaban en la casa de Yahweh de los ejércitos, y a los profetas, diciendo: “¿Debemos llorar en el quinto mes y ayunar como lo hemos hecho durante tantos años?”
4 Entonces vino a mí la palabra de Yahweh de los ejércitos, diciendo:
5 “Di a todo el pueblo de la tierra y a los sacerdotes: Cuando ayunaban y lloraban en el quinto y el séptimo mes durante estos setenta años, ¿ayunaban por Mí? ¿lo hacían por Mí?
6 Cuando comen y cuando beben, ¿no comen y beben para ustedes mismos?
7 ¿No debiste haber obedecido las palabras que Yahweh proclamó por medio de los profetas anteriores, cuando Jerusalem y las ciudades a su alrededor estaban habitadas y eran prósperas, y el sur y la tierra baja estaban habitados?”

En otras palabras, podríamos decir, “¿Por qué inventaste tus propios días de ayuno? ¿Por qué no mantuviste mi palabra tal como fue ordenada antes?”

Uno podría preguntarse por qué razón sería un problemático si nuestros hermanos judíos agregan algunos días adicionales de ayuno por sí mismos, si esto sirve para honrar a Yahweh más allá de lo que Yahweh nos dice que hagamos. La respuesta es que Yahweh realmente no considera que esto lo honre. Él nos da otro testigo de que no tenemos que agregar a los mandamientos que Él nos da.

Devarim (Deuteronomio) 12:32
32 “Tendrán cuidado en hacer todo lo que Yo les ordeno, no le añadan ni le quiten”.

Como explicamos en “El Árbol del Conocimiento, El Árbol de la Vida”, la gran prueba de nuestras vidas es ver si “haremos lo que Yahweh nos pide que hagamos” (que es mantener el Árbol de la Vida), o ver si “haremos lo que nosotros queremos” basado en nuestros propios pensamientos (que es el Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal). Cuando agregamos un día festivo adicional, o un día de ayuno adicional al calendario de Yahweh, hacemos precisamente lo que Yahweh prohíbe. Sobre esto, el Rey Salomón nos dice que las personas que hacen esto son personas mentirosas.

Mishle (Proverbios) 30: 6
6 No agregues a sus palabras, no sea que te reprenda, y seas hallado mentiroso.

Y, he aquí, el porqué es especialmente grave: en el capítulo inicial de este libro (¿Por qué el Calendario de la Torah?) Relatamos un viejo dicho judío: “cualquiera sea el calendario que un hombre guarda, dice a quién adora”. Si tenemos cuidado de guardar el calendario de Yahweh, y hacer solo lo que Él ordena, entonces Yahweh considera que lo estamos adorando a Él. Sin embargo, si mantenemos calendarios que han sido creados por los hombres, entonces estamos adorando a los hombres: y esto es adorar a un objeto de la Creación, en lugar de al Creador.

Las acciones de uno demuestran la lealtad de uno. Si obedecemos a Yahweh con alegría, entonces nuestra lealtad está con él. Sin embargo, si obedecemos a los hombres, entonces nuestra lealtad no está con Yahweh, sino con el hombre. Y a la vista de Yahweh, esto es equivalente a una rebelión contra Su autoridad.

Al principio, cuando fui llamado al Movimiento Mesiánico, me pareció que la forma más rápida de recrear la “fe que una vez fue entregada a los santos” era hacer lo que Yeshúa y sus apóstoles habían hecho: es decir, comenzar con el Judaísmo del Período del Segundo Templo, rechazando todo lo que hay en este que contradice la Torah. Sin embargo, mientras Yahweh me continuaba guiando, empecé a darme cuenta de que no siempre podemos darnos cuenta de lo que está en conflicto con la Torah dentro de las tradiciones judaicas. Entonces comencé a darme cuenta de que un enfoque mucho más prudente y seguro es comenzar tomando con las Instrucciones escritas de Elohim (es decir, la Torah de Yahweh), y luego no agregarle nada, y ni restarle nada a ellas. Y si no puedo verificar una tradición o una enseñanza con las Palabras de Elohim (es decir, las palabras de Yahweh o de Yeshúa), entonces no puedo considerarlo como la Torah de Elohim.

Nuestros hermanos ortodoxos creen que cuando Yahweh le dio la Torah a Moshé, también le dio a Moshé el poder de modificarla, según sea necesario. Ellos también creen que han heredado este poder de Moshé. Por lo tanto, ellos creen que sus costumbres y tradiciones artificiales [hechas por el hombre], constituyen la literal “Ley de la Torah”; y así es precisamente como ellos llaman a sus tradiciones.

Zecharyah (Zacarías) 8:23
23 “Así dice Yahweh de los ejércitos: “En aquellos días, diez hombres de todas las lenguas de las naciones se aferrarán al manto de un judío, diciendo: “Iremos con ustedes, porque hemos oído que Elohim está con ustedes”.

Es una cosa maravillosa que Yahweh está llamando a su siervo Efraim para salir de las naciones y regresar a su hogar, a su herencia en la Tierra de Israel, el Lenguaje y la Ley. Sin embargo, por mucho que amemos a nuestro hermano Judá, tenemos que tener cuidado de no aceptar ciegamente sus interpretaciones de la “Ley de la Torah”, porque también se nos podría encontrar culpables de dar nuestra lealtad a la Creación en vez de al Creador.

Que Yahweh, por gracia, libere a todo Su pueblo de toda injusticia, pronto y en nuestros días.

En el Nombre de Yeshua,

Amen.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give