Chapter 17:

La Teoría del “Ministerio de Setenta Semanas”

La teología tradicional nos dice que el ministerio de Yeshúa duró unos 3 años y medio, desde la temporada de las fiestas de otoño (por ejemplo, Yom Kippur) hasta el sacrificio de Yeshúa en Pesaj en la primavera. Como vimos antes, Yeshúa probablemente fue muerto el 4º día de la semana (es decir, un miércoles) y resucitó tres días después, ya sea en Shabbat o en la transición entre el Shabbat y el primer día de la semana. Esto se ajustaría a la profecía de Daniel 9:27, que nos dice que el Mesías moriría a la mitad de la semana (וַחֲצִי הַשָּׁבוּעַ).

Daniel 9: 24-27
24 “Setenta semanas (de años) están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu ciudad apartada, para terminar la transgresión, para poner fin a los pecados, para expiar la iniquidad, para traer la justicia eterna, para sellar la visión y la profecía y ungir al más apartado de los apartados.
25 Conoce, por tanto, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar Jerusalem hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas y sesenta y dos semanas. La calle se construirá de nuevo, y el muro, pero en tiempos de angustia.
26 Y después de las sesenta y dos semanas, el Mesías será cortado, pero no por sí mismo, y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; Y su fin será cómo una inundación, y hasta el final de la guerra está decretada la desolación.
27 Entonces él confirmará un pacto con muchos por una semana; pero a la mitad de la semana traerá fin a los sacrificios y a las ofrendas. Y sobre el ala de abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, la cual está determinada, se derrame sobre el desolador”.

(24) שָׁבֻעִים שִׁבְעִים נֶחְתַּךְ עַל עַמְּךָ וְעַל עִיר קָדְשֶׁךָ לְכַלֵּא הַפֶּשַׁע ולחתם [וּלְהָתֵם קרי] חטאות [חַטָּאת קרי] וּלְכַפֵּר עָוֹן וּלְהָבִיא צֶדֶק עֹלָמִים | וְלַחְתֹּם חָזוֹן וְנָבִיא וְלִמְשֹׁחַ קֹדֶשׁ קָדָשִׁים:

(25) וְתֵדַע וְתַשְׂכֵּל מִן מֹצָא דָבָר לְהָשִׁיב וְלִבְנוֹת יְרוּשָׁלִַם עַד מָשִׁיחַ נָגִיד שָׁבֻעִים שִׁבְעָה | וְשָׁבֻעִים שִׁשִּׁים וּשְׁנַיִם תָּשׁוּב וְנִבְנְתָה רְחוֹב וְחָרוּץ וּבְצוֹק הָעִתִּים:

(26) וְאַחֲרֵי הַשָּׁבֻעִים שִׁשִּׁים וּשְׁנַיִם יִכָּרֵת מָשִׁיחַ וְאֵין לוֹ | וְהָעִיר וְהַקֹּדֶשׁ יַשְׁחִית עַם נָגִיד הַבָּא וְקִצּוֹ בַשֶּׁטֶף וְעַד קֵץ מִלְחָמָה נֶחֱרֶצֶת שֹׁמֵמוֹת:

(27) וְהִגְבִּיר בְּרִית לָרַבִּים שָׁבוּעַ אֶחָד | וַחֲצִי הַשָּׁבוּעַ יַשְׁבִּית זֶבַח וּמִנְחָה וְעַל כְּנַף שִׁקּוּצִים מְשֹׁמֵם וְעַד כָּלָה וְנֶחֱרָצָה תִּתַּךְ עַל שֹׁמֵם

El versículo 24 habla de «setenta semanas» que están determinadas para los judíos y para Jerusalén. Los eruditos tradicionales nos dicen que esta frase se refiere a “setenta semanas de años”, o setenta veces siete años (490 años). Así, como también explicamos en el estudio “Israel Nazareno”, cuando el versículo 25 habla de “siete semanas y sesenta y dos semanas”, se refiere a sesenta y nueve “semanas de años”, o sea, 483 años. Esta era la cantidad de años que habría desde el momento en que los judíos regresaran del exilio en Babilonia hasta que llegara el “Mesías Príncipe” (Yeshúa).

Según la mayoría de los relatos históricos, la orden para que los judíos puedan regresar de Babilonia se dio aproximadamente en el año 457 a.C., contando desde este año más los cuatrocientos noventa años de la profecía de Daniel llegamos aproximadamente al año 26 d.C, que es cuando muchos eruditos creen que comenzó el ministerio de Yeshúa. La pregunta en cuestión, sin embargo, es si el ministerio de Yeshúa duró tres años y medio, o si solo duró setenta semanas.
Ambos puntos de vista tienen buenos argumentos.

Los defensores de un ministerio de tres años y medio nos dicen que cuando el versículo 27 nos dice que Yeshúa haría un pacto por una semana, significaba siete años (siete es un número que significa perfección y cumplimiento). Sin embargo, cuando Yeshúa fue cortado a la mitad de la semana (trayendo y terminando el sacrificio y la ofrenda en el Templo), y esto no solo significa que lo mataron el 4º día de la semana, sino también que también lo mataron en la marca de 3 años y medio de lo que debería haber sido un ministerio de siete años.

Daniel 9: 27
27 Entonces él confirmará un pacto con muchos por una semana; pero a la mitad de la semana traerá fin a los sacrificios y a las ofrendas.

Sin embargo, también está la idea de un ministerio de setenta semanas. Los temas de “setenta” y “siete” se presentan en todas las Escrituras, e incluso Yeshúa usa la frase “setenta veces siete” para ilustrar el concepto de perfección con respecto al perdón.

Mattithyahu (Mateo) 18: 21-22
21 Entonces Kepha (Pedro) se le acercó y le dijo: “Adon, ¿cuántas veces pecará mi hermano contra mí, y yo lo perdonaré? ¿Hasta siete veces?”
22 Yeshúa le dijo: “No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete”.

Algunos académicos creen que tiene más sentido que el ministerio de Yeshúa durara setenta semanas, en lugar de tres años y medio. Para demostrar su argumento, seguiremos la cronología en el Libro de Yochanan (Juan).

En el capítulo 1 de Juan nos encontramos con Yochanan HaMatbil (Juan el Bautista), quien testificó que Yeshúa es el Hijo de Elohim. Como veremos más adelante, este es probablemente la misma línea de tiempo general en que Yeshúa fue inmerso, y en que el Espíritu descendió sobre Él al comienzo de su ministerio.

Yochanan (Juan) 1:29-34
29 Al día siguiente, Yochanan vio que Yeshúa
venía hacia él y dijo: “¡He aquí el Cordero de Elohim que quita el pecado del mundo!
30 Este es de quien dije: Después de mí viene un hombre que es antes que mí, porque era primero que yo.
31 Yo no lo conocía; más para que Él fuese manifestado a Israel, por esto vine yo bautizando con agua”.
32 Y Juan dio testimonio, diciendo: “Vi al Espíritu que descendía del cielo como una paloma, y permaneció sobre él.
33 Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: Sobre quien veas descender el Espíritu y permanecer sobre Él, este es Él quien bautiza con el Rúaj HaQodesh (Espíritu Santo).
34 Y he visto y testificado que ¡este es el Hijo de Elohim!”.

Sabemos por los evangelios sinópticos (Mateo, Marcos y Lucas) que Yeshúa estuvo en el desierto cuarenta días y cuarenta noches. Sin embargo, de acuerdo con la Teoría del Ministerio de las Setenta Semanas, la secuencia de eventos ocurre en los festivales, y progresa rápidamente.

Al comienzo del Capítulo Dos de Juan, Yeshúa convierte el agua en vino y luego va a Kephar Nahum (Capernaum) por unos días.

Yojanan (Juan) 2:12
12 Después de esto descendió a Capernaum, él, su madre, sus hermanos y sus discípulos; y no se quedaron allí muchos días.

Luego, Yeshúa subió a Jerusalén para Pesaj.

Yojanan (Juan) 2:13
13 Y estaba cerca el Pesaj de los judíos, y Yeshúa subió a Jerusalén.

Yeshúa permaneció en el área de Jerusalén durante todo el capítulo 2 de Juan, e incluso está en Jerusalén en el capítulo 3 de Juan. Allí se encuentra con Nicodemo y le explica que uno necesita nacer espiritualmente de nuevo.

Yochanan (Juan) 3: 1-3
1 Había un hombre de los fariseos llamado Nicodemo, un magistrado de los judíos.
2 Este hombre vino a Yeshúa de noche y le dijo: “Rabí, sabemos que eres un maestro venido de Elohim, porque nadie puede hacer estas señales que haces, a menos que Elohim esté con él”.
3 Respondió Yeshúa y le dijo: “De cierto, de cierto te digo, que el que no nace de nuevo no puede ver el reino de Elohim”.

En el Capítulo Cuatro de Juan, Yeshúa deja Jerusalén y se dirige al norte hacia Galilea por Samaria. Es en este momento que Él se encuentra con la Mujer en el Pozo.

Yojanan (Juan) 4: 3-4
3 Salió de Judea y se fue de nuevo a Galilea.
4 Pero Él necesitaba pasar por Samaria.
5 Entonces Él llegó a una ciudad de Samaria llamada Sicar, cerca de la parcela que Jacob dio a su hijo Yosef (José).
6 Y el pozo de Yaakov estaba allí. Yeshúa, por lo tanto, cansado de su viaje, se sentó allí junto al pozo. Era alrededor de la sexta hora.

Yeshúa luego atestigua a la gente del pueblo por dos días más, y luego se va.

Yojanan (Juan) 4:43
43 Y después de los dos días, partió de allí y se fue a Galilea.

Una vez en Galilea, Yeshúa realiza dos milagros, entre ellos sanar al hijo moribundo de un hombre noble.

Yojanan (Juan) 4: 52-54
52 Entonces les preguntó a qué hora había mejorado. Y le dijeron: “Ayer, a la hora séptima lo dejó la fiebre.
53 Entonces el padre entendió que fue a la misma hora en que Yeshúa le dijo: “Tu hijo vive”. Y él mismo creyó, y toda su casa.
54 Esta es la segunda señal que Yeshúa hizo cuando vino de Judea a Galilea.

Luego, en el Capítulo Cinco, llegó el tiempo de la siguiente fiesta que, según la Teoría del Ministerio de las Setenta Semanas, habría sido Shavuot (Pentecostés).

Yochanan (John) 5: 1
5: 1 Después de esto, hubo una fiesta de los judíos, y Yeshúa subió a Jerusalem.

Los defensores del ministerio de tres años y medio disputan si es que esta fiesta era realmente Pentecostés. Ellos enfatizan que las Escrituras no dicen de qué fiesta se trataba. Esto se convierte en un punto crítico en el Capítulo seis de Juan, donde la mayoría de las traducciones griegas (y también la Peshitta) nos dicen que era casi la hora de Pesaj.

Yojanan (Juan) 6: 4-6
4 Y estaba cerca Pesaj, la fiesta de los judíos.
5 Entonces Yeshúa alzó sus ojos, y viendo una gran multitud que venía hacia él, le dijo a Felipe: “¿Dónde compraremos pan para que coman estos?”
6 Pero decía esto para probarlo, porque él mismo sabía lo que iba a hacer.

Si fuera el tiempo de la fiesta, normalmente esperaríamos ver a Yeshúa dirigiéndose a Jerusalén. Los eruditos tradicionales nos dicen que la razón por la cual Yeshúa no subió a Jerusalén fue porque los fariseos lo buscaban para matarlo, y aún no era su tiempo para ser sacrificado. Sin embargo, este es precisamente el punto en el cual los defensores del ministerio de las Setenta Semanas están en desacuerdo. Quienes abogan por un Ministerio de Setenta Semanas están de acuerdo en que los fariseos buscaban la vida de Yeshúa (véase Juan 7: 1), pero también señalan que el versículo 4 “no existe” en la mayoría de los textos griegos más antiguos. Por lo tanto, argumentan que no pertenece allí, y no puede ser usado como fundamento doctrinal. [Juan 6: 4 aparece en la Peshitta: sin embargo, al momento de escribir estas líneas, aunque creo en una inspiración semítica de las escrituras, no creo que la Peshitta sea el texto originalmente inspirado).

Parece plausible que Juan 6: 4 se haya agregado al texto de forma tardía. Hay otras alteraciones y enmiendas conocidas, y sospechosas, en la Escritura, tanto en el Tanaj (“Antiguo Pacto”) como en el Brit Chadasha (Pacto Renovado). Algunos de los otros pasajes conocidos, o sospechosos, que están ausentes en algunos de los manuscritos más antiguos, incluyen Marcos 16: 9-20, Juan 7: 53-8: 11, 1º Juan 5: 7-8, y algunos otros. Además, si uno quita la referencia a Pesaj en Juan 6: 4, la Teoría del Ministerio de las Setenta Semanas parece tener perfecto sentido: Juan parece estar haciendo un relato cronológico del ministerio de Yeshúa con relación al tiempo de los festivales israelitas.

Si Juan 6: 4 originalmente se leyó “Y estaba cerca una fiesta de los judíos”, ¿podría haber sido esta fiesta Yom Teruah (el Día de las Trompetas)? Y si es así, ¿podría ser que la Transfiguración en el Monte tuvo lugar diez días después (en Yom Kippur)?

Marqaus (Marcos) 9: 1-6
1 Y les dijo: “En verdad, os digo que hay algunos aquí que no probarán la muerte hasta que vean el reino de Elohim presente con poder”.
2 Y, después de seis días, Yeshúa tomó a Kepha, Yaakov y Yochanan, y los tomó aparte a un monte alto; y Él se transfiguró delante de ellos.
3 Sus ropas se volvieron brillantes, sumamente blancas, como la nieve, como ningún blanqueador en la tierra puede blanquearlas.
4 Y Eliahu (Elías) se les apareció con Moshé (Moisés), y estaban hablando con Yeshúa.
5 Entonces Kepha habló y le dijo a Yeshúa: “Rabí, es bueno para nosotros estar aquí, y hagamos tres tabernáculos: uno para Ti, otro para Moshé y el otro para Eliahu”
6 porque no sabía qué decir, porque tenían mucho miedo.

Y, ¿será posible que la razón por la cual Kepha sugirió que hicieran tres tabernáculos en Galilea fuera porque los fariseos en Jerusalén trataban de matarlo, y aún no era su tiempo para ser sacrificado?

Yojanan (Juan) 7: 1-2
1 Después de estas cosas, Yeshúa andaba por Galilea; porque no quería andar en Judea, porque los judíos buscaban matarlo.
2 Y estaba cerca la Fiesta de los Tabernáculos de los judíos.

Juan luego nos dice que Yeshúa fue a la fiesta, pero en secreto (Juan 7:10). A su llegada, Yeshúa rompe una gran cantidad de “leyes de protección (o cercas de protección de la Torah)” rabínicas (Takkanot y Ma’asei) curando personas en el día de Shabbat. Y, debido a que Yeshúa rompe estas leyes de protección hechas por el hombre (sin romper la Torah de Yahweh), los fariseos declararon erróneamente que Él no provenía de Elohim, ya que en la mente farisea/ortodoxa, romper la tradición rabínica es lo mismo que romper la Torah de Yahweh [al igual que en la actualidad].

Yojanan (Juan) 9: 13-16
13 Ellos llevaron al que antes estaba ciego a los fariseos.
14 Y era un día de reposo cuando Yeshúa hizo el barro y abrió sus ojos.
15 Entonces, los fariseos le preguntaron otra vez cómo había recibido su vista. Él les dijo: “Me puso barro en los ojos, y me lavé, y veo”.
16 Entonces algunos de los fariseos decían: “Este hombre no es de Elohim, porque no guarda el Shabbat”.

Unos meses más tarde llegó la Fiesta de la Dedicación (Jánuca). Yeshúa sube a Jerusalén y muestra que Él es la luz del mundo.

Yojanan (Juan) 10:22
22 Y llegó la Fiesta de la Dedicación en Jerusalén, y era invierno.

Hasta ahora, la secuencia ha seguido los festivales. Ahora Yeshúa se prepara para ir a Jerusalén para su Pesaj final, en el cual se le ofrece en sacrificio.

Yojanan (Juan) 11: 55-57
55 Y estaba cerca el Pesaj de los judíos, y muchos subieron de esa región hasta Jerusalén antes de Pesaj, para purificarse.
56 Entonces buscaban a Yeshúa, y hablaban entre ellos mientras estaban en el templo, “¿Qué piensas?, que Él no vendrá a la fiesta”
57 Y los principales sacerdotes y los fariseos habían dado orden, que si alguien supiera dónde estaba, lo denunciaría, para que lo apresen.

El concepto de que Juan hizo una crónica de un período de setenta semanas, siguiendo los festivales como hitos, parece tener mucho sentido, siempre y cuando se considere que Juan 6: 4 es una adición posterior al texto.

Yojanan (Juan) 6: 4-6
4 Y estaba cerca Pesaj, la fiesta de los judíos.
5 Entonces Yeshúa alzó sus ojos, y viendo una gran multitud que venía hacia él, le dijo a Felipe: “¿Dónde compraremos pan para que coman estos?”
6 Pero decía esto para probarlo, porque él mismo sabía lo que iba a hacer.

Pero ¿por qué alguien alteraría las Escrituras? ¿Cuál sería su motivación? Considere que, si Juan 6: 4 fue un agregado al texto, entonces no solo fortalecería la idea de un ministerio de tres años y medio, sino también parece apoyar la idea de que Yeshúa no guardó la Torah, Ya que la Torah ordena a todos los varones subir a Jerusalem tres veces al año (por ejemplo, Deuteronomio 16), y si Yeshúa se hubiera quedado en Galilea durante la Fiesta de Pesaj, entonces Él nos habría dado a todos un ejemplo para violar a sabiendas la Torah, demostrando que la Torah realmente no era tan importante (no lo quiera Elohim).

Si bien, el concepto de «Setenta semanas» es muy atractivo, no está exento de desafíos. Como vimos anteriormente en el capítulo sobre los Jubileos, Lucas 3: 21-23 nos dice que el ministerio de Yeshúa comenzó poco después de su inmersión, cuando tenía unos treinta años de edad.

Luqa (Lucas) 3: 21-23
21 Cuando todo el pueblo era sumergida, sucedió que Yeshúa también fue inmerso; y mientras oraba, el cielo se abrió.
22 Y el Ruach HaQodesh (Espíritu Santo) descendió en forma corporal como una paloma sobre Él, y vino una voz del cielo que decía: “Tú eres mi Hijo amado, en ti me complazco”.
23 Y Yeshúa mismo comenzó su ministerio como a los treinta años de edad …

En el judaísmo, es tradicional tomar una mikveh (inmersión o “bautizo”) justo antes de Yom Kippur, ya que Yom Kippur es el día más apartado (santo) del año. Observe también que Yom Kippur cae solo cinco días antes de la fiesta de otoño de Sukkot (Tabernáculos). Como mostramos en el capítulo sobre Jánuca, Yeshúa probablemente nació el primer día de la Fiesta de Sucot (Tabernáculos). Si la inmersión de Yeshúa tuvo lugar el día antes de Yom Kippur, entonces Yeshúa habría tenido “unos treinta años” cuando comenzó su ministerio. Sin embargo, toma un mínimo de setenta y tres, y fácilmente setenta y seis semanas para ir de Yom Kippur de un año a Pesaj, dos años después, dependiendo del avistamiento de la cebada Abib y las lunas nuevas.

Además, Daniel 9:24 no dice nada sobre el ministerio de Yeshúa durando setenta semanas, y no hay implicaciones proféticas obvias para un ministerio de “Setenta semanas”. Daniel solo dice que habría setenta semanas de años entre el momento en que salió la orden para reconstruir Jerusalén (alrededor del año 457 a.C), hasta que apareció el Mesías Príncipe y comenzó su ministerio: no dice nada sobre su duración.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give