Chapter 5:

La Cebada Aviv y la Cabeza del Año

Este Post también está disponible en: English Deutsch Indonesia Français

En el último capítulo vimos que el día de la luna nueva (Rosh Jodesh) tiene lugar cuando se ve la primera astilla creciente de la luna nueva desde la tierra de Israel. En este capítulo veremos que el año nuevo comienza con uno de los días de luna nueva. Este día especial de luna nueva se llama Rosh Hashaná, o la cabeza del Año.

En este capítulo veremos que el sacerdocio debería declarar Rosh Hashaná el día de la luna nueva después de que la cebada en la tierra de Israel revela espigas verdes inmaduras de los tallos. También veremos que todavía necesitamos observadores entrenados cuando el clima es frio, pero en términos generales, cuando los primeros avistamientos de cebada en la tierra de Israel revelan cabezas con granos verdes (inmaduros), el sacerdocio debería declarar en la próxima Luna Nueva el Día de Rosh Hashaná (la cabeza del Año). Es esencial para el sacerdocio declarar Rosh Hashaná en el momento adecuado, porque si lo hacen mal, los productores de cebada con la cebada de maduración más temprana pueden perder sus cosechas. En la antigüedad, esto podría significar la ruina financiera, el hambre o incluso la esclavitud de los agricultores de cebada, por lo que debe hacerse correctamente.

Para comenzar, notemos que mientras los rabinos colocan a Rosh Hashaná en el otoño, Yahweh lo coloca en la primavera. Para ver esto, primero veamos Éxodo 9: 31-32, donde Yahweh golpeó a Egipto con una plaga de granizo durante el primer Éxodo. El granizo golpeó al lino porque estaba floreciendo, mientras que la cebada estaba desarrollando espigas verdes expuestas. Cuando la cebada está desarrollando espigas verdes expuestas, se dice que la cebada se desarrolla «en la cabeza». En hebreo, el término para «en la cabeza» es
aviv (אָבִיב).

Éxodo 9: 31-32
31 Ahora el lino y la cebada fueron golpeados, porque la cebada estaba en cabeza [aviv] y el lino estaba en flor.
32 Pero el trigo y el centeno no fueron golpeados, porque son cultivos tardíos.
 (31) וְהַחִטָּה וְהַכֻּסֶּמֶת לֹא נֻכּוּ | כִּי אֲפִילֹת הֵנָּה
(32)וְהַפִּשְׁתָּה וְהַשְּׂעֹרָה נֻכָּתָה | כִּי הַשְּׂעֹרָה אָבִיב וְהַפִּשְׁתָּה גִּבְעֹל:

Este término aviv (אָבִיב) es la Concordancia hebrea Strong: H24, que se refiere a tiernas espigas verdes de grano. Esto significa que el grano aviv es un grano verde inmaduro y no un grano casi maduro. Volveremos a esto más tarde.

OT: 24 ‘abiyb (aw-beeb’); de una raíz no utilizada (que significa ser tierno); verde, es decir, una espiga joven; de ahí el nombre del mes Abib o Nisan:

Lo siguiente que debemos saber es que no mucho después de que las espigas verdes salieran de la cebada, Yahweh les dijo a Moshe y Aharon que considerarían que ese mes sería el primer mes de su año (también conocido como Rosh Hashaná, o la cabeza del año).

Éxodo 12:2
2 “Este mes es cabeza de meses para ustedes, es el primer mes del año para ustedes”.
(2) הַחֹדֶשׁ הַזֶּה לָכֶם רֹאשׁ חֳדָשִׁים | רִאשׁוֹן הוּא לָכֶם לְחָדְשֵׁי הַשָּׁנָה

Pero, ¿cómo podemos saber con certeza que la cebada aviv es cebada cuyas cabezas de grano verde inmaduras han emergido del tallo? Para responder eso, echemos un vistazo más de cerca a cómo se desarrolla la cebada.

Cómo se desarrolla la cebada

Si bien la agricultura moderna usa diferentes términos, para nuestros propósitos, será útil pensar que la cebada y otros granos de cereales pasan por siete (u ocho) etapas de crecimiento. Estas etapas suelen desarrollarse con rapidez creciente, siendo las etapas finales las más veloces. Puede ser útil imaginar una planta de cebada pasando por estas fases.

1. Etapa de crecimiento vegetativo (pasto)
2. Brotación y etapa de floración.
3. Etapa de formación de vainas de semillas (algodón)
4. Etapa acuosa y etapa de leche (aviv mínimo)
5. Etapa de masa blanda (secable)
6. Etapa de masa dura (carmel)
7. Madurez antigua (lista para la hoz, no tan frágil)
8. Madurez moderna (lista para la cosechadora, frágil)

La etapa más larga para la cebada, el lino o cualquier otro pasto de cereal es la etapa de crecimiento vegetativo. Durante el crecimiento vegetativo, el pasto aún es verde y suave. Si el granizo lo golpea, no se ve afectado. Sin embargo, a medida que la cebada (o cualquier otra hierba de cereal) comienza a madurar, los tallos se vuelven más duros, por lo que pueden soportar el mayor peso de las flores y el grano. Con la floración y la semillación, las plantas comienzan a volverse pesadas. Una vez que las plantas son muy pesadas y quebradizas, si son golpeadas por el granizo (o incluso por una lluvia fuerte), los tallos pueden doblarse y, en ocasiones, plegarse. Sin embargo, incluso si no se doblan, los tallos húmedos y pesados que han sido empujados al suelo no siempre podrán levantarse, y si la cosecha se mantiene baja, se pierde. Éxodo 9:31 (arriba) nos muestra que esto puede suceder ya en las etapas de brotación y floración, porque cuando el lino fue golpeado (o destruido) por el granizo, aun estaba en la fase de gemación.

El siguiente gráfico es de la Universidad de Wisconsin, EE. UU., de la «Guía de crecimiento y desarrollo de la Cebada de Primavera». Esta guía muestra el desarrollo de la cebada de primavera promedio. El proceso puede llevar más tiempo en climas fríos, pero lo que necesitamos ver aquí es que, para la cebada primaveral promedio, el tiempo transcurrido entre el momento en que emergen las espigas verdes inmaduras y el estado maduro moderno es de solo 31 días, en promedio.

Sin embargo, también tenemos que darnos cuenta de la diferencia entre la madurez moderna (cosechadora) y la madurez antigua (hoz). Cuando se cosecha en estado moderno (lista para la cosechadora), uno quiere que las cabezas de la cebada estén lo más maduras posible, de modo que el grano esté casi listo para caerse de la cabeza. Esto se debe a que cuando la cosechadora aparece en el campo, las paletas golpearán el grano. El objetivo no es solo cosechar el tallo, sino también sacar la semilla de la cabeza de la semilla y hacer que se separe de la paja. Esto solo puede suceder cuando la planta está tan madura que está casi lista para comenzar a dejar caer su semilla. Notemos bien que una vez que las espigas verdes de grano emergen de los tallos, solo toma 31 días en promedio para llegar a este punto. También volveremos a este punto más adelante.

En la era moderna, a menudo tenemos ideas románticas sobre cómo era la antigua cosecha de hoces. Muchos de nosotros imaginamos una hoz de acero de 1800, cuando la metalurgia estaba relativamente bien desarrollada, y el acero podía tener un borde afilado. Sin embargo, en tiempos bíblicos, las hoces no eran tan sofisticadas o afiladas. Por ejemplo, aquí hay una imagen de una antigua hoz de sílex de Israel (archivo de Wikipedia). Incluso cuando eran nuevas, tales hoces no eran tan afiladas como las hoces de acero, y se tenía que golpear los tallos de los granos con mucha más fuerza para cortarlos.

Si uno golpea la cebada en estado maduro moderno con este tipo de hoz, la fuerza del golpe haría que las cabezas de los granos se rompan y caiga gran parte de su semilla. Por esta razón, al cosechar con tal hoz, uno tenía que cosechar el grano quizás en solo 27-28 días, porque si se esperaba que el cultivo se convirtiera en estado maduro moderno, se perdería gran parte del cultivo.
Ahora consideremos que la diferencia entre la maduración antigua a los 27-28 días está solo a unos días por delante de la maduración moderna (a los 31 días). Ahora imaginemos cuánto más frágiles se vuelven las cabezas de cebada si comenzamos a ir más allá de 31 días. En una o dos semanas más, las cabezas de cebada se romperán incluso cuando los vientos de primavera soplen la cebada. Es por eso que Yeshúa nos dice que cuando el grano madura, el granjero sabio inmediatamente pone la hoz, porque ha llegado el momento de la cosecha.

Marqaus (Marcos) 4:28-29
28 “Porque la tierra produce cosechas por sí misma: primero la hoja, luego la cabeza, luego el grano completo en la cabeza.
29 Pero cuando el grano madura, inmediatamente pone la hoz, porque la cosecha ha llegado.

No demasiado tarde y no demasiado pronto

Lo que hemos visto es que es importante no esperar demasiado para cosechar cebada. Sin embargo, la otra cara es que también es importante no cosecharlo demasiado pronto. ¿Pero qué tan pronto es demasiado pronto? Veremos que cualquier cosa antes de aproximadamente 14 días desde el momento en que las cabezas de grano verde emergen del tallo es demasiado pronto para cosecharlo, pero tampoco es demasiado pronto para declarar la luna nueva de aviv. Para ver esto, veamos cómo se desarrolla la semilla de cebada.

La siguiente imagen muestra cómo se desarrolla la semilla de cebada. Cuando la cabeza de grano verde se revela desde el tallo, también se revela la cáscara de semilla verde vacía. Primero el casco vacío se llena con un líquido acuoso. Esto se llama la etapa del agua. Luego, el líquido acuoso se vuelve lechoso, llamado la etapa de la leche. Estas dos primeras etapas duran un total de aproximadamente 10-12 días. No podemos ofrecer la cebada como una ofrenda de primicias durante estas dos primeras etapas, porque realmente no hay nada que se pueda comer hasta aproximadamente el día 14.

Con un clima normal, aproximadamente 14 días después de que las espigas verdes emergen del tallo, la cebada alcanza lo que se llama la etapa de masa blanda. Esto significa que el líquido dentro de la cáscara se ha espesado hasta el punto de que ahora tiene la consistencia de una masa de pan suave. En este punto tiene un alto contenido de almidón, lo que significa que es comestible. También se puede cortar con una uña. A pesar de que la cebada de masa blanda todavía no está completamente madura, si se tuesta o se quema al fuego, el calor expulsará el exceso de humedad y quedará como un delicado trigo inflado (excepto que es cebada). La Nueva Versión King James (NKJV) llama a esto «cabezas verdes de grano resecas en el fuego». En hebreo se llama aviv kalui (אָבִיב קָלוּי). Levítico 2:14 deja en claro que esta es una de las dos únicas etapas de grano que Yahweh acepta como una ofrenda de primicias.

Levítico 2:14
14 «Entonces, cuando traigas una ofrenda de primicias a Yahweh, traerás espigas verdes [es decir, aviv] resecas en el fuego, [o] carmel triturado que ofrecerás para tu ofrenda de primicias».
(14) וְאִם תַּקְרִיב מִנְחַת בִּכּוּרִים לַיהוָה | אָבִיב קָלוּי בָּאֵשׁ גֶּרֶשׂ כַּרְמֶל תַּקְרִיב אֵת מִנְחַת בִּכּוּרֶיךָ

La otra etapa de la cebada que Yahweh acepta para las ofrendas de primicias se llama masa dura. La cebada de masa dura es la cebada cuya cabeza se ha vuelto marrón, y el grano es tan duro que ya no se puede cortar por la mitad con la uña, pero tal vez aún pueda abollarse con la uña. Levítico 2:14 llama a la cebada en esta etapa por el nombre, carmel triturado (גֶּרֶשׂ כַּרְמֶל). El carmel triturado es una cebada de masa dura que aún no es lo suficientemente dura como para molerla en harina, pero aún se puede romper o triturar en un mortero y una mano de mortero y luego asarla al fuego, de modo que produzca una delicadeza como el maíz o el trigo triturado. La cebada entra en esta etapa aproximadamente 21 días después de que las cabezas de grano verde (aviv) emergen del tallo.

Alternativamente, la versión King James (KJV) traduce esta frase como «maíz golpeado de las orejas llenas».

Levítico 2:14 KJV
14 “Y si ofreces una ofrenda de tus primicias a [Yahweh], ofrecerás por la ofrenda de tus primicias espigas verdes de maíz secadas por el fuego [aviv kalui], incluso maíz golpeado de las orejas llenas [carmel triturado] «.

La Concordancia hebrea Strong nos dice que la palabra golpeada es H:1643, geres (גֶּרֶשׂ), que se refiere al grano que necesita ser descascarado (es decir, necesita que se quite la cáscara manualmente).

H: 1643 geres (gheh’-res); de una raíz no utilizada que significa cascarilla; un grano (colectivamente), es decir, grano:
KJV – maíz golpeado.

El renderizado de KJV también funciona, porque cuando la cebada alcanza la etapa de masa dura, se puede batir con un mortero y una mano de mortero, lo que elimina la cáscara, y a menudo también se rompe en pedazos. Sin embargo, lo que necesitamos ver aquí es que Levítico 2:14 nos dice que los dos únicos tipos de cebada que Yahweh acepta como ofrenda de primicias son aviv kalui (masa blanda) y carmel triturado (masa dura). En otras palabras, Yahweh solo acepta cebada verde e inmadura para las ofrendas de primicias, y por lo tanto, si le traemos una ofrenda de primicias de cebada madura y lista, estaremos violando Levítico 2:14.

Rosh Hashaná a Yom Hanafat Haomer

En los próximos dos capítulos veremos que dos semanas después de Rosh Hashaná viene Pesaj (Pascua). Pesaj puede caer en cualquier día de la semana, pero el primer día de la semana (domingo) después de Pesaj, se supone que el sacerdocio debe presentar a Yahweh una sola gavilla de cebada mecida por la nación. Ya hemos visto cómo Yahweh quiere que esta gavilla mecida sea grano verde reseco (aviv kalui) o masa dura que se golpea, descascara o tritura (geres carmel). Sin embargo, lo que es tan fascinante es cómo esto se corresponde perfectamente con la maduración de la cebada.

Anteriormente vimos que cuando las espigas verdes suaves del grano emergen del tallo, hay aproximadamente 31 días hasta que la cebada esté lo suficientemente madura, y la cabeza es lo suficientemente frágil como para poder cosecharla con una cosechadora. Sin embargo, con una hoz antigua, uno solo quiere esperar unos 28 días, o las cabezas dejarán caer su grano cuando la hoz golpee los tallos. Por lo tanto, solo tarda unos 28 días después de que las cabezas verdes emergen de los tallos hasta que la cebada está madura para cosechar con una hoz. Esto corresponde a lo que podríamos llamar una masa súper dura, o una masa que es tan dura que no se puede abollar con una uña.

Ahora consideremos la siguiente secuencia: una vez que las cabezas verdes emergen del tallo, la próxima vez que se ve la primera astilla creciente de la luna nueva, esa es Rosh Hashaná. A partir de ese momento, la semilla tomará aproximadamente 14 días hasta que alcance la etapa de masa blanda (y se vuelva aceptable como una ofrenda de primicias). Tenga en cuenta que este es el mismo número de días hasta Pesaj (Pascua).

En los próximos dos capítulos veremos que Pesaj es exactamente 14 días después de Rosh Hashaná. Si bien Pesaj puede caer en cualquier día de la semana, veremos que la gavilla mecida se ofrece el primer día de la semana después de eso. Entonces, por ejemplo, si Rosh Hashaná se lleva a cabo el primer día de la semana, y Pesaj se lleva a cabo 14 días después, entonces la gavilla mecida se ofrecerá 15 días después. Este es el tiempo mínimo entre Rosh Hashaná y el Haom de Yom Hanafat (la Ofrenda de la Gavilla Mecida).

Rosh 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
Omer

Si consideramos esto, significa que en un año normal, si hay incluso un choque total de cebada cuyas cabezas de grano han emergido completamente de sus tallos el día de la luna nueva, los sacerdotes deben declarar Rosh Hashaná, porque la cebada tiene al menos 15 días más para ser resecable. Y dado que la cebada solo tarda 14 días en volverse seca en un año promedio, es seguro declarar Rosh Hashaná. (Debemos tener en cuenta que 15 días podrían no ser suficientes en un año frío, ya que la tasa de crecimiento de la cebada se desacelera en climas fríos. Es por eso que enviamos equipos de observadores experimentados, para juzgar la condición de la cebada).

¡Debemos notar bien que la cebada no necesita ser comestible antes de Rosh Hashaná! Más bien, solo necesita estar madura para el momento de Yom Hanafat Haomer (el día de la Ofrenda de la Gavilla Mecida).

Ahora echemos un vistazo al tiempo máximo entre Rosh Hashaná y Yom Hanafat Haomer. Si Rosh Hashaná cae en Shabat, y Pesaj tiene lugar 14 días después, y luego se ofrece el omer el primer día de la semana siguiente al Shabat, entonces el omer se ofrecerá en el límite máximo de 21 días después de Rosh Hashaná.

Rosh 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
Pesaj 15 16 17 18 19 20
Omer

21 días es la cantidad de tiempo en un año promedio que tomaría la cebada aviv para convertirse en masa dura (geres carmel). Sin embargo, no importa si la cebada es masa blanda o dura, ambas califican como una ofrenda de gavilla mecida, porque ambas siguen siendo granos inmaduros.

Una razón por la que esto es tan crítico es que Deuteronomio 16: 9 requiere que le presentemos el omer de las primicias a Yahweh antes de comenzar a poner la hoz en el grano (es decir, cosechar nuestros cultivos).

Devarim (Deuteronomio) 16:9
9 “Contarás siete semanas para ti mismo; comenzando a contar las siete semanas desde el momento en que comienzas a poner la hoz en el grano «.

Una vez que hemos honrado a Yahweh al traerle el omer de cebada inmadura pero comestible que Él dice que quiere, entonces los granjeros son libres de cosechar el resto de sus cosechas tan pronto como maduren. Esto significa que sus cultivos no se perderán al madurar demasiado y dejar caer sus semillas antes de que se cosechen.

Esperar demasiado, perder los cultivos

Como vimos en las tablas de arriba, si las tiernas espigas verdes de grano emergen de sus tallos el día 58, y el sacerdocio declara correctamente a Rosh Hashaná cuando se ve la próxima luna nueva, entonces Pesaj tendrá lugar el día 14 del primer mes, y el omer se ofrecerá en algún momento entre el 15 y el 21 del primer mes. Para el 15, la cebada habrá entrado al menos en la etapa de masa blanda, donde tiene suficiente almidón para ser resecado y comido. Alternativamente, para el 21, la cebada al menos habrá entrado en la etapa de masa dura, que también se puede comer. Cualquiera de estos es aceptable como una ofrenda de primicias según Levítico 2:14 (arriba).

Por el contrario, si las tiernas espigas verdes emergen de sus tallos, pero el sacerdocio no declara la Cabeza del Año en la próxima luna nueva, se agregará otro mes de 29 a 30 días al calendario. Lo que esto significa es que en lugar de ofrecer las primicias 15-21 días después de que las cabezas tiernas de grano verde emergieron de sus tallos (es decir, cuando la cebada está al menos en la etapa de masa blanda o en la etapa de masa dura), la ofrenda de primicias se presentará ([15-20] + [29-30] =) 44-50 días después de que las espigas verdes de cebada emerjan de sus tallos. Sin embargo, eso es un desastre, porque la cebada solo tiene 31 días hasta que se convierte en apta para ser recogida por una cosechadora moderna y tener la cabeza frágil. Las cabezas comenzarán a romperse con el viento aproximadamente a los 37-40 días, y la cosecha de cebada terminará en el suelo antes de que se pueda ofrecer la gavilla entre 44-50 días, y así todos los agricultores con las cosechas de maduración más tempranas perderán sus cosechas.

Si se pierde una cosecha de cebada hoy, puede significar una ruina financiera. Sin embargo, en la antigüedad, también podría significar hambre, especialmente en tiempos de hambruna. Ni la hambruna ni la esclavitud eran infrecuentes en la antigüedad, y si eras un granjero pobre que perdió su cosecha, es posible que debas venderte a ti mismo y a tu familia como esclavos por plata, o incluso tan poco como por un par de sandalias, como también dice Amos.

Amós 2:6
6 Así dice Yahweh: «Por tres transgresiones de Israel, y por cuatro, no rechazaré su castigo, porque venden a los justos por plata, y a los pobres por un par de sandalias».

El año 2020 d.C. fue un buen ejemplo de lo que puede salir mal si el sacerdocio no declara la Cabeza del Año en la próxima luna nueva después de que se expongan las espigas verdes. La luna nueva se vio el 25/02/2020. A pesar de que hubo mucho más que un simple avistamiento de cebada con espigas claramente expuestas, la mayoría de los equipos de observadores de cebada dijeron que la cebada no era aviv, porque no estaba lista para la cosecha. Aquí hay un campo con espigas claramente expuestas que fue rechazado.

La mayoría de los equipos de observadores también rechazaron este enorme campo de cebada que había expuesto claramente las espigas.

Un observador encontró cebada en la etapa de masa dura. Sin embargo, a pesar de que todavía faltaba una semana para madurar, algunas de las cabezas ya estaban comenzando a romperse.

El observador notó correctamente que la cebada en esta etapa podría tostarse y presentarse como una ofrenda de gavilla, en obediencia a Levítico 2:14. En otros lugares, notó correctamente que toda la cebada en este gran campo caería al suelo antes de la próxima oportunidad de ofrecer la gavilla mecida, 44-50 días después, por lo que evaluó correctamente que era necesario declarar Rosh Hashaná ese mes.

Sorprendentemente, la mayoría de los grupos de búsqueda rechazaron esta cebada porque no estaba lista para la cosecha. En cambio, optaron por retrasar la gavilla mecida otros 44-50 días, a pesar de que esta cebada en particular estaba a solo 7 días de la maduración falciforme, ¡y comenzaría a perder su semilla en unos 14-15 días más!

“Campos de cebada místicos” frente a la antigua realidad

Otros grupos de búsqueda rechazaron esta cebada por razones que no se encuentran en las Escrituras. Uno rechazó el campo en el que se cultivaba la cebada, ya que no estaba cercada de los animales. El problema con esto es que no hay tal mandamiento en las Escrituras. En esto, están violando las Escrituras, al agregar a las Escrituras.

Devarim (Deuteronomio) 4:2
2 «No añadirás a la palabra que te mando, ni tomarás de ella, para que guardes los mandamientos de Yahweh Tu Elohim, que Yo te mando».

[La implicación de Deuteronomio 4: 2 es que si añadimos a Sus mandamientos, significa que ya no son Sus mandamientos, sino los nuestros.]

Por extraño que parezca, al menos dos grupos de búsqueda nombraron un determinado campo, «Campo del Padre». Dicen que la gavilla de cebada debe provenir de este campo (y no de otro).

La antigua realidad era que si eras un israelita que cultivaba cebada en una de las regiones donde la cebada madura más pronto (en el sur, y cerca de Gaza, y en el valle de Jericó), tan pronto como tuviste al menos un avistamiento total de cebada con cabezas de grano verde emergiendo del tallo, le dirías a los sacerdotes en tu área que la cebada se estaba desarrollando «en la cabeza». Enviarían a alguien para verificar. Si pudieran verificarlo, declararían que el próximo mes sería Rosh Hashaná, sabiendo que, a menos que el año fuera muy frío, que dentro de 14 días, la cebada estaría al menos en la fase de masa blanda resecable. Y no querrían retrasarse, porque no querrían que perdieras tu cosecha, ya que un agricultor que pierde su cosecha no puede diezmarla. Esto también obedecería a Levítico 23: 10-11 y 14.

Vayiqra (Levítico) 23:10-11, 14
10 “Habla a los hijos de Israel y diles: ‘Cuando vengas a la tierra que te doy, y coseches tu cosecha, entonces traerás una gavilla de las primicias de tu cosecha al sacerdote.
11 El mecerá la gavilla delante de Yahweh para ser aceptada en tu nombre; el día después del Shabat el sacerdote lo mecerá … »
14 “No comerás pan ni granos secos ni granos frescos hasta el mismo día que hayas traído una ofrenda a tu Elohim; será un estatuto para siempre a través de tus generaciones en todas tus viviendas «.
Si el sacerdocio no quisiera declarar Rosh Hashaná porque tu campo no estaba cercado, o no era «el campo del Padre», o por alguna otra razón, perderías tu cosecha, y el sacerdocio perdería sus diezmos, y Yahweh se enojaría.

Objeciones basadas en el clima

Algunos equipos de observadores se opusieron a celebrar Pesaj siendo que, claramente, ya se habían expuesto las espigas, solo porque esto significaba que sería un clima frío para Pesaj. Israel tiene un verano relativamente largo y caluroso, y un invierno largo y húmedo, y en el medio hay dos temporadas relativamente cortas de primavera y otoño donde el clima es generalmente muy agradable. Algunos de los equipos de observadores parecen pensar que las fiestas deben tener lugar en estas cortas temporadas de transición, porque hace que las fiestas sean más agradables. Dicen que si declaran Rosh Hashaná poco después de que emergen las espigas, significará que Pesaj se llevará a cabo cuando el clima aún es frío, lo que no será tan agradable para las vacaciones. Sin embargo, el clima también era frío cuando Yeshúa fue sacrificado.

Yojanan (Juan) 18:18
18 Ahora, los sirvientes y oficiales que habían prendido fuego a las brasas estaban parados allí, porque hacía frío y se calentaban. Y Kefa [Pedro] se paró con ellos y se calentó.

Intercalación y objeciones basadas en animales

Algunos equipos de cebada aviv dijeron que no podemos declarar Rosh Hashaná si no se ven ciertos animales en la tierra de Israel en el momento en que se ve la luna nueva de aviv. En otras palabras, en lugar de declarar la luna nueva del aviv basándose únicamente en la presencia o ausencia de espigas verdes, quieren «intercalar» (es decir, calcular o interpolar) Rosh Hashaná basándose en otros factores. Sin embargo, la intercalación es un término rabínico, y el deseo de intercalar a la cabeza del año es el fruto de un espíritu rabínico (porque eso es lo que hacen los rabinos).

Gamliel (Gamaliel) fue un rabino muy respetado durante la vida de Yeshúa. (También aparece en Hechos 5:34.) El registro histórico en el Talmud Tractate Sanhedrin 11b nos dice que alrededor del 50 d.C (o quizás 20 años después de la muerte de Yeshúa), Gamliel comenzó a intercalar Rosh Hashaná no solo en base a la cebada, sino también sobre el estado de las nuevas palomas y los corderos recién nacidos. También dijo que él y sus colegas sentían que la cebada tenía que estar (completamente) madura antes de que Rosh Hashaná pudiera ser declarada (en lugar de simplemente haber expuesto las cabezas de grano). La razón por la cual el Talmud registra esto es porque era una práctica nueva en el 50 d.C. (lo que significa que no se practicó antes de eso, en la época de Yeshúa).

Talmud de Babilonia, Sanedrín 11b
Una vez sucedió que Rabban Gamliel estaba sentado en un escalón en el monte del templo, y el conocido escriba Yojanan estaba de pie delante de él con tres hojas cortadas [de pergamino] tendidas delante de él. Él [Gamliel] le dijo a [Yojanan] … «toma la tercera [hoja] y escribe a nuestros hermanos, a los exiliados de Babilonia y a los de Media, y a todos los demás [hijos] de Israel exiliados, diciendo: ‘Que tu paz sea grandiosa por siempre! Le rogamos que informe que las palomas todavía están tiernas, que los corderos aún son jóvenes y que el aviv [cebada] aún no está maduro. Me parece aconsejable a mí y a mis colegas agregar treinta días a este año «.

Este pasaje ilustra perfectamente cómo los rabinos ven su autoridad con respecto a la Torah. Los rabinos no creen que su trabajo sea obedecer la Torah de Moshé al pie de la letra. Por el contrario, creen que Yahweh le dio a Moshé la autoridad para decretar lo que ellos llaman «ley de la Torah» en su generación, y que cuando Moshé murió, la autoridad para decretar la llamada «ley de la Torah» luego se transfirió a sus sucesores (es decir, Josué y así, sucesivamente). Debido a que los rabinos se ven a sí mismos como herederos de esta autoridad, no tienen reparos en cambiar la Torah para adaptarse a ellos, tal como lo hizo Gamliel cuando consideró el estado de las nuevas palomas y los corderos recién nacidos, y exigió que la cebada estuviera madura antes de que el nuevo año pudiera ser declarado.

Gamliel también tuvo un hijo, Rabban Shimon ben Gamliel I. Cuando se enfrentó a una situación similar una generación más tarde, emitió un fallo idéntico, posponiendo el inicio del año calendario en función de factores distintos a la presencia de cabezas de grano expuestas. Rabban Yannai cita a Rabban Shimon ben Gamliel a continuación diciendo que debido a que las palomas y los corderos aún no estaban listos, y porque la cebada aún no estaba madura, pensó que era aconsejable retrasar Pesaj. Este es otro ejemplo de intercalación rabínica.

Talmud de Babilonia, Tratado Sanedrín 11a
R. Yannai dijo en nombre de R. Shimon b. Gamliel: “Le rogamos que le informemos que las palomas todavía están tiernas, que los corderos aún son jóvenes y que el aviv aún no está maduro. He considerado el asunto y pensé que era aconsejable agregar treinta días a este año «.

Estos dos incidentes marcan el punto de partida de un cambio en la forma en que el hermano Judah declaró Rosh Hashaná. Antes de 50-80 d.C., la cabeza del año se declaraba basado únicamente en los cabezales expuestos de cebada. Sin embargo, después del 50-80 d.C. aproximadamente, la cabeza del año ahora se basaba en tres factores.

1. La presencia de cebada completamente madura
2. El estado de las palomas en desarrollo
3. El estado de los corderos recién nacidos

Desde cierto punto de vista, esta decisión parece tener sentido. Es bueno que las palomas y los corderos también estén en un cierto estado de madurez para Pesaj, excepto que no es realmente necesario, y tampoco es lo que la Escritura dice que hagamos. Más bien, se está sumando a la palabra de Yahweh.

Devarim (Deuteronomio) 12:32
32 “Sea lo que sea que te ordene, ten cuidado de observarlo; no le añadirás ni le quitarás «.

Los equipos de cebada que abogan por la intercalación pueden darnos algunas hermosas razones por las que deberíamos dejar que declaren Rosh Hashaná basándose en otros factores además del surgimiento de las cabezas de cebada, pero este tipo de autoridad rabínica asumida es hacer lo que parece correcto a nuestros propios ojos, en lugar de hacer lo que Yahweh dice (lo cual es herejía).

Devarim (Deuteronomio) 12:8
8 «No debes hacer lo que estamos haciendo aquí hoy, cada hombre haciendo lo que sea correcto a sus propios ojos»

En «El error del equinoccio», en Estudios Escriturales Nazarenos, Volumen 2, mostramos cómo este proceso de intercalación condujo finalmente a la adopción del calendario rabínico, que no se basa en absoluto en la observación de la cebada en la tierra de Israel. Más bien, por una serie de pequeños pasos lejos de las órdenes de Yahweh, el hermano Judah cayó en la iniquidad y la auto-idolatría. Parece muy triste ver a algunos en Efraim caer en la misma trampa del ego.

Confusión debido a la escala moderna de Zadok

Muchos de los grupos de búsqueda también parecen confundidos debido a una escala moderna llamada Escala de Zadok. La Escala de Zadok dice que la cebada es aviv cuando ya no puedes dividirla con la uña del pulgar. Sin embargo, esto corresponde a la etapa de masa dura, que comienza aproximadamente 21 días después de la aparición de las espigas verdes (aviv).

Confusión sobre los «Campos cosechables»

Ciertos grupos de búsqueda también creen que la mayor parte de la cebada en la tierra de Israel debe ser cosechable antes de que se pueda declarar la luna nueva de aviv. Esto parece un error fácil de cometer, ya que se ve bien desde cierta perspectiva. Sin embargo, veremos que nos obliga a violar varios otros principios que hemos visto hasta ahora, así como algunos que discutiremos aquí. Este error se basa en un malentendido de Levítico 23: 10-14 y Josué 5: 10-12.

Primero, estas partes interpretaron mal a Levítico diciendo que la mayor parte de la cebada en Israel debe ser cosechable antes de que se pueda declarar la luna nueva de aviv, porque creen que leyeron un requisito en Levítico 23:10 y 14 que toda la cebada en Israel debe estar lo suficientemente maduro para comer en el momento de Yom Hanafat Haomer (el día de la ofrenda de la gavilla mecida).

Vayiqra (Levítico) 23:10,14
10 “Habla a los hijos de Israel y diles: ‘Cuando vengas a la tierra que te doy, y coseches tu cosecha, llevarás al sacerdote una gavilla de las primicias de tu cosecha …
14 No comerás pan ni granos secos ni granos frescos hasta el mismo día que hayas traído una ofrenda a tu Elohim; será un estatuto para siempre a través de tus generaciones en todas tus viviendas «.

Piensan que ven apoyo para este argumento en Josué 5: 10-12, porque creen que existe un requisito para que la cebada en Gilgal (cerca de Jericó, en el valle del río Jordán) esté sustancialmente lista para la cosecha cuando los hijos de Israel entraron en la tierra de Israel bajo Joshua ben Nun.

Yehoshua (Josué) 5:10-12
10 Los hijos de Israel acamparon en Gilgal y celebraron Pesaj el día catorce del mes al anochecer en las llanuras de Jericó.
11 Y comieron del producto de la tierra el día después de Pesaj, panes sin levadura y grano seco, el mismo día.
12 Entonces el maná cesó el día después de haber comido el producto de la tierra; y los hijos de Israel ya no tenían maná, sino que comieron la comida de la tierra de Canaán ese año.

Lo que creen que están leyendo es que cuando los hijos de Israel llegaron a la tierra de Israel bajo Joshua ben Nun, había suficientes campos de cebada cosechable para alimentar a la nación durante el año. Es un error fácil de cometer, pero veamos varios defectos en este argumento.

Parece claro que el grano seco que comieron los hijos de Israel provino del grano seco, ya que nadie almacena el grano verde para resecarlo más tarde (sino que lo dejan madurar y luego lo cosechan). Sin embargo, para ser completos, debemos señalar que es una suposición que cuando los hijos de Israel hicieron panes sin levadura en el versículo 11, esto vino del grano maduro que fue cosechado ese año. Podría muy bien ser que este pan sin levadura estuviera hecho de grano sobrante del año anterior, ya que el valle del río Jordán era probablemente muy fértil en esos días.

Sin embargo, tampoco es necesario que el pan sin levadura que hicieron en Josué 5:11 se haya hecho del grano que sobró del año anterior, para que la conclusión de los «campos cosechables» se pruebe como falsa. Más bien, consideremos que si aparecieran las espigas verdes el día después de la primera luna creciente de la luna nueva del mes anterior al aviv, entonces la cebada tendría hasta 28 días más para madurar antes de que sea vista la próxima luna nueva (de aviv). Si este fuera el caso, entonces la cebada ya estaría lista para ser cosechada con la hoz el día de la luna nueva de aviv. Luego agregue a eso el conteo de 15 días para Yom Hanafat Haomer, y habría grano maduro en abundancia. ¡Sin embargo, esto no justifica presuponer una regla de que la cebada debe estar casi lista para la cosecha en toda la tierra de Israel antes de que se pueda declarar la luna nueva de aviv! Y es vital que no presupongamos tal regla, ya que como hemos visto en ejemplos anteriores, si asumimos que la cebada debe estar lista para la cosecha o casi lista para la cosecha antes de que se pueda declarar la luna nueva de aviv, tarde o temprano, los agricultores cuya cebada madura más pronto perderán sus cultivos y, muy probablemente, sus sustentos de vida (lo que significa tener que venderse como esclavos asalariados, como se señala en Amos).

Además, no se sigue que solo porque la cebada haya sido cosechable en el valle del río Jordán (donde es caluroso) ese año, que toda la cebada en la tierra de Israel tenga que ser cosechable antes de que la luna nueva de aviv pueda ser declarada. Hay muchos microclimas diferentes en Israel, y la cebada madura en un lapso de aproximadamente 2-3 meses. Específicamente, la cebada en el valle del río Jordán, el Negev (sur) y en Gaza madura mucho antes que la cebada en la región montañosa de Samaria. Si uno espera que la mayor parte de la cebada en la nación esté madura antes de declarar la luna nueva del aviv, entonces los agricultores de cebada en las zonas más cálidas perderán sus cosechas.

La teoría de los «campos cosechables» continúa diciendo que no podemos tomar Deuteronomio 16:9 en su valor nominal, cuando nos dice que no cosechemos nuestros cultivos antes de que traigamos el omer (la gavilla mecida).

Devarim (Deuteronomio) 16:9
9 “Contarás siete semanas para ti mismo; comienza a contar las siete semanas desde el momento en que comienzas a poner la hoz en el grano».

Nos dicen que podemos cosechar nuestros cultivos, solo que no podemos comer de ellos. Sin embargo, esto es una violación directa del valor nominal del texto. Sin embargo, la teoría de los «campos cosechables» nos dice que está bien violar el valor nominal del texto, porque Levítico 23:10 y 14 parecen decir que debemos cosechar el cultivo primero, y luego traer un omer (gavilla) a los sacerdotes Dicen que el lenguaje aquí indica que primero debemos traer la cosecha, y luego debemos traer el omer.

Vayiqra (Levítico) 23:10, 14
10 “Habla a los hijos de Israel y diles: ‘Cuando vengas a la tierra que te doy, y coseches tu cosecha, llevarás al sacerdote una gavilla de las primicias de tu cosecha …
14 No comerás pan ni granos secos ni granos frescos hasta el mismo día que hayas traído una ofrenda a tu Elohim; será un estatuto para siempre a través de tus generaciones en todas tus viviendas».

Es fácil ver de dónde sacan este malentendido, pero si lo interpretamos de esta manera, entonces tenemos que violar Deuteronomio 16:9 y, periódicamente, los agricultores de cebada en las regiones más cálidas (el valle del río Jordán, el Negev y en Gaza) perderán sus cultivos y estarán en ruinas, o potencialmente morirán de hambre. Esta no puede ser la voluntad de Yahweh. Así que, si todo se reduce a una cuestión de si debemos tomar por defecto Deuteronomio 16:9 donde los granjeros de cebada no pierden sus cultivos, o usar por defecto Levítico 23:10 y 14, donde los granjeros de cebada pueden perder sus cultivos, y tendríamos que dejar de utilizar Deuteronomio 16:9 (pero, sin embargo, no puede ser la voluntad de Yahweh que los granjeros de cebada estén arruinados financieramente o mueran de hambre cada pocos años). Esa interpretación no tiene sentido, y ese es el resultado lógico si la interpretamos de esa manera.

¿Por qué los granjeros de cebada de las regiones más cálidas deberían poder cosechar sus cosechas en un año de hambre, pero no comerlas hasta el mes siguiente? ¿Deben morir de hambre en obediencia a la teoría de los «campos cosechables», cuando podrían haber despejado el camino para la cosecha trayendo la ofrenda de gavilla mecida más temprana posible al sacerdocio, despejando así el camino para que el resto de los granjeros puedan cosechar sus cultivos a medida que maduran?

Es fácil ver de dónde proviene la teoría de los «campos cosechables», pero en general, debemos rechazarla como no probada y no funcional, ya que penaliza innecesariamente a los agricultores de cebada en las regiones más cálidas.

También debemos reiterar que la teoría de los «campos cosechables» define la cebada aviv como una cebada de masa súper dura que es tan marrón y tan dura que ya no se puede abollar con la uña. Esta es una condición mucho más cercana a la antigua cebada lista para hoz. Está lejos de ser cebada joven, tierna y verde (que es la definición misma de cebada aviv). Además, si definimos la cebada aviv como cebada lista para hoz (o casi lista para hoz), ¿cuál es la etapa más avanzada de la cebada carmel?

Conclusión

Lo que hemos visto en este capítulo es que la cebada en la tierra de Israel es aviv cuando las tiernas espigas verdes de grano están expuestas del tallo. Cuando esto sucede, hay aproximadamente 14 días en promedio hasta que la cebada esté lista para ser ofrecida como primicias, y aproximadamente 28 días hasta que esté lista para una hoz antigua. En un nivel práctico, esto significa que cuando los primeros avistamientos completos de cebada en la tierra de Israel revelen sus cabezas de grano verde, el sacerdocio debería declarar Rosh Hashaná, porque la ofrenda de gavilla estará lista para cosecharse unos 15-21 días después.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give