Chapter 3:

El Shabbat

Este Post también está disponible en: English Deutsch Indonesia српски Français Nederlands Português

El cuarto mandamiento es la orden de guardar el Shabbat (reposo). El Shabbat fue uno de los diez mandamientos que Yahweh escribió en piedra.

Shemote (Éxodo) 20: 8-11
8 “Recuerda el día de Shabbat (reposo), para apartarlo (santificarlo).
9 Seis días trabajarás y harás toda tu obra,
10 pero el séptimo día es Shabbat para Yahweh tu Elohim. No harás en el ningún trabajo: tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu ganado, ni el extranjero que está dentro de tus puertas.
11 Porque en seis días hizo Yahweh los cielos y la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos, y descansó el séptimo día. Por tanto, Yahweh bendijo el día Shabbat y lo apartó”.

El Shabbat es el séptimo día de la semana, y el hecho de que Yahweh inscribió el mandamiento del Shabbat (es decir, “reposo”) en piedra debería darnos una idea del grado de importancia e inmutabilidad que Yahweh le asigna al séptimo día de la semana.

La razón por la cual Yahweh asignó el séptimo día de la semana como Shabbat es porque Yahweh creó los cielos y la tierra en seis días, y luego cesó en el séptimo día.

B’reisheet (Génesis) 2: 2-3
2 Y el séptimo día Elohim terminó la obra que
había hecho, y cesó en el séptimo día de toda la obra que había hecho.
3 Entonces bendijo Elohim el séptimo día y lo apartó, porque en él cesó de toda su obra que Elohim había creado y hecho.

Sin embargo, Yahweh no solo cesó en el séptimo día, sino que también descansó.

Shemote (Éxodo) 31: 12-17
12 Y habló Yahweh a Moshé, diciendo:
13 “Habla, pues, a los hijos de Israel, y diles: Ciertamente guardaréis mis Shabbat, porque es una señal entre yo y ustedes por todas vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy Yahweh que os consagra.
14 Por tanto, guardarás el día de reposo, porque es consagrado para ti. Cualquiera que lo profane ciertamente morirá; porque cualquiera que trabaje en él, esa persona será cortada de entre su pueblo.
15 Se trabajará durante seis días, pero el séptimo es Shabbat de descanso [Shabatón], apartado para Yahweh. Quienquiera trabaje en Shabbat, ciertamente morirá.
16 Por tanto, los hijos de Israel guardarán el Shabbat. Guardarán el Shabbat por sus generaciones, como pacto perpetuo.
17 Es una señal entre yo y los hijos de Israel para siempre; porque en seis días hizo Yahweh los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó [Shabbat] y descansó”.

El lenguaje aquí es curioso. Dado que el poder y la fuerza de Yahweh es completamente ilimitada, ¿cómo Yahweh podría cansarse? Y si no puede cansarse, ¿Porqué Yahweh tendría que descansar?

Hablando en términos de computadoras, cuando una computadora da problemas y da mensajes de error en la pantalla o esta se queda pegada, es quizás porque la computadora se ha dejado encendida demasiado tiempo y se ha calentado demasiado, o porque se han realizado demasiadas operaciones a la vez, sin que la computadora pueda tomar un descanso. Para corregir esta condición, uno presiona el botón “actualizar/refrescar/f5”. Exactamente de la misma manera, el Shabbat es una especie de botón de “renovación” para la humanidad, mediante el cual se restablece un orden apropiado entre Elohim y el hombre, tomando deliberadamente un día para adorar y descansar en él.

Observe el lenguaje aquí: que el propósito del Shabbat es descansar en él. El propósito del sábado no es descansar la carne relajándose caminando, tejiendo, poniéndose al día con el sueño perdido durante la semana o participando en actividades recreativas como pasear en bote, pescar o mirar televisión. Más bien, el propósito del Shabbat de Yahweh es restaurar el orden apropiado entre Yahweh Elohim y el hombre. Como veremos, esto requiere que nos reunamos con los hermanos y sirvamos a Yahweh como el Cuerpo unificado del Mesías.

Ivrim (Hebreos) 10: 24-25
24 Y considerémonos los unos a los otros para estimularnos al amor y a las buenas obras,
25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y tanto más, cuando vemos que aquel Día se acerca.

Yahweh tiene reglas específicas para el Shabbat. Él nos dice que nosotros no solo no debemos hacer ningún trabajo este día, sino que, además, no debemos a nadie más trabajar en Shabbat: ni a nuestros hijos, ni a nuestras hijas, ni a nuestros criados, ni a nuestras criadas, ni a nuestro ganado, ni a ningún extranjero que esté dentro de nuestras puertas (casas).

Shemote (Éxodo) 20: 8-11
8 “Recuerda el día de Shabbat, para apartarlo.
9 Seis días trabajarás y harás toda tu obra,
10 pero el séptimo día es Shabbat para Yahweh tu Elohim. No harás en el ningún trabajo: tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu ganado, ni el extranjero que está dentro de tus puertas.
11 Porque en seis días hizo Yahweh los cielos y la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos, y descansó el séptimo día. Por tanto, Yahweh bendijo el día Shabbat y lo apartó”.

El concepto básico es que debemos descansar y relajarnos en Él, y hacer que todos y cada uno de los que están bajo nuestro poder descansen y se relajen en Shabbat también. En términos prácticos, esto significa que este día no debemos contratar a nadie para que haga ningún trabajo regular, ni trabaje por dinero en el día Shabbat.

Yahweh bendijo y apartó el séptimo día, y lo dio como una bendición a su pueblo. Un día en sus ocupadas semanas en el que no tuvieran que hacer ningún tipo de trabajo laborioso. Esto es verdadero, al punto que los hijos de Israel no estaban supuestos a cocinar en el día de reposo.

En el desierto de Sinaí, a los hijos de Israel se les dijo que reunieran y prepararan el doble de comida el sexto día de la semana (a veces llamado el “Día de Preparación”), de modo que no haya que recolectar ni cocinar en el día Shabbat.

Shemote (Éxodo) 16: 22-30
22 Y sucedió que en el sexto día que recogieron el doble de pan, dos omer por cada uno. Y todos los gobernantes de la congregación vinieron y le dijeron a Moshé.
23 Entonces él les dijo: “Esto es lo que Yahweh ha dicho: Mañana es reposo [Shabatón], Shabbat apartado para Yahweh. Cocinen hoy lo que han de cocinar, y hiervan hoy lo que han de hervir, y todo lo que quede déjenlo, guárdenlo para mañana”.
24 Y lo guardaron hasta la mañana, como mandó Moshé; y no apestaba, ni había gusanos en él.
25 Entonces Moshé dijo: “Coman eso hoy, porque hoy es día de reposo [Shabbat] para Yahweh, hoy no lo encontrarán en el campo.
26 En Seis días lo recogerás, pero en el séptimo día, el Shabbat, no habrá nada”.
27 Y sucedió que algunas personas salieron al séptimo día para recoger, pero no encontraron nada.
28 Y Yahweh le dijo a Moshé: “¿Hasta cuándo se niegan a guardar mis mandamientos y mis leyes?
29 ¡Miren! que Yahweh les ha dado el Shabbat; por esto Él les da en el sexto día pan para dos días. Que cada hombre permanezca en su lugar; que ningún hombre salga de su lugar el séptimo día”.
30 Así que el pueblo descansó en el séptimo día.

La idea es preparar todo para el Shabbat los seis días de la semana, y luego preparar el doble de alimentos en el sexto día, para que uno no tenga que reunir o preparar alimentos el séptimo día. Con el trabajo de preparación de alimentos ya hecho, el día Shabbat es mucho más reparador.

Yahweh nos dice Él es serio sobre el descanso de las labores de Su pueblo en el séptimo día. Incluso nos dice que cualquier persona que trabaje en Shabbat debe morir. Este es una señal del pacto entre Yahweh y nosotros para siempre, por todas nuestras generaciones.

Shemote (Éxodo) 31: 12-17
12 Y habló Yahweh a Moshé, diciendo:
13 “Habla, pues, a los hijos de Israel, y diles: Ciertamente guardaréis mis Shabbat, porque es una señal entre yo y ustedes por todas vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy Yahweh que os consagra.
14 Por tanto, guardarás el día de reposo, porque es consagrado para ti. Cualquiera que lo profane ciertamente morirá; porque cualquiera que trabaje en él, esa persona será cortada de entre su pueblo.
15 Se trabajará durante seis días, pero el séptimo es Shabbat de descanso [Shabatón], apartado para Yahweh. Quienquiera trabaje en Shabbat, ciertamente morirá.
16 Por tanto, los hijos de Israel guardarán el Shabbat. Guardarán el Shabbat por sus generaciones, como pacto perpetuo.
17 Es una señal entre yo y los hijos de Israel para siempre; porque en seis días hizo Yahweh los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó [Shabbat] y descansó”.

Sin embargo, las personas son lo que son, a veces ponen a Yahweh a prueba. Así fue cuando Israel estaba en el desierto, inmediatamente después de que Yahweh había advertido al pueblo que cualquiera que se revelara contra sus mandamientos debía morir, un hombre eligió profanar el Shabbat reuniendo leña ese día. Cuando Moshé le preguntó a Yahweh qué hacer sobre este hombre, Yahweh decretó que el hombre rebelde ciertamente debía ser ejecutado.

Bemidbar (Números) 15: 32-36
32 Mientras los hijos de Israel estaban en el desierto, encontraron a un hombre recogiendo leña en el día Shabbat.
33 Y los que lo encontraron recogiendo leña lo trajeron a Moshé y Aharon, y a toda la congregación
34 Lo pusieron bajo guardia, porque no se había decidido qué hacer con él.
35 Entonces Yahweh dijo a Moshé, “El hombre ciertamente debe morir; toda la congregación lo lapidará con piedras fuera del campamento”.
36 Así como Yahweh ordenó a Moshé, toda la congregación lo trajo fuera del campamento y lo lapidaron con piedras, y él murió.

La razón por la cual este hombre estaba profanando el Shabbat, era que él había elegido realizar un trabajo rutinario y laborioso que podría haberse hecho antes o después del Shabbat. En ese día, el debería haberse congregado y estar adorando a Yahweh.

Cuando Yahweh designa un momento especial para reunirse con nosotros, nosotros como Su novia debemos hacer todo lo posible para reunirnos con Él en ese momento. Si hay algún trabajo que pueda hacerse antes del Shabbat, para que tengamos más tiempo para pasar con Él en ese día, entonces ese trabajo debe hacerse antes del día de Shabbat.

Sin embargo, a pesar de que el hombre estaba recogiendo leña, rompiendo el Shabbat, Yeshúa dijo que sus discípulos no estaban rompiendo el Shabbat cuando arrancaban espigas de trigo (y se las comían) en el día de reposo.

Mattityahu (Mateo) 12: 1-8
1 En ese momento Yeshúa pasó por los campos de trigo en el día Shabbat. Y sus discípulos tuvieron hambre, y comenzaron a arrancar espigas y a comer.
2 Cuando los fariseos los vieron, le dijeron: “Mira, tus discípulos están haciendo lo que no es lícito hacer en Shabbat”.
3 Pero él les dijo: “¿No han leído lo que David hizo cuando tenía hambre, él y los que estaban con él?
4 ¿Cómo entró en la casa de Elohim y comió los panes de la proposición que no le era lícito comer a él, ni a los que estaban con él, sino solo a los sacerdotes?
5 ¿O no han leído en la Torah que en Shabbat los sacerdotes en el templo profanan el Shabbat y son sin culpa?
6 Pero les digo que en este lugar hay Uno mayor que el templo.
7 Más si conocieran lo que significa “prefiero misericordia y no sacrificios”, no habrías condenado a los inocentes.
8 Porque el Hijo del hombre es amo aun del Shabbat”.

Hay varias razones por las que los discípulos de Yeshúa no profanaron el Shabbat. Quizás uno de los más obvios es que sus discípulos no trabajaban por dinero. Tampoco estaban cosechando con una hoz y una canasta, ni era para vender, ni era para guardar para después. Más bien, estaban pasando tiempo con su Esposo, y simplemente estaban comiendo lo que tenían a mano mientras caminaban por el campo, de la misma manera que uno podía arrancar algunas granadas [el fruto] de los árboles para comer de camino a la sinagoga. Dado que no era realmente “trabajo” arrancar estos granos y comerlos, no fue necesario esperar hasta más tarde.

Otra cosa que no es “trabajo habitual” y que no necesita posponerse hasta después de que el sábado terminé es hacer sanidades, y hacer el bien.

Mattityahu (Mateo) 12: 9-12
9 Cuando partió de allí, entró en la sinagoga de ellos.
10 Y he aquí, había un hombre que tenía la mano seca. Y le preguntaron para poder acusarlo, diciendo: “¿Es lícito sanar en Shabbat?”.
11 Entonces Él les dijo: “¿Qué hombre hay entre ustedes que, teniendo una oveja, y si cae en un pozo en Shabbat, no la toma y la saca?
12 ¿Cuánto más valor tiene un hombre que una oveja? Por lo tanto, es lícito hacer el bien en el día Shabbat”.

A veces, las personas tienen preguntas sobre el personal de los hospitales: dado que Yeshúa dijo que está bien sanar en Shabbat, ¿está bien que los creyentes trabajen como médicos, enfermeras, policías y bomberos, o como cualquier otro personal de servicios de emergencia? Tal vez será más fácil de entender si usamos la siguiente analogía:

La Escritura compara a Israel con una novia virgen, y si Israel es una novia virgen, entonces uno podría considerar el Shabbat (o cualquier otro día festivo) como una “cita” entre la novia y su futuro Esposo. Si la novia solo puede ver a su prometido amado un día a la semana, entonces si ella realmente aprecia a su prometido y quiere estar con él, entonces buscará las maneras de aprovechar al máximo su tiempo con él. Debido a esto, ella tratará de encargarse de todas sus tareas terrenales durante el resto de la semana, de modo que pueda pasar la mayor cantidad de tiempo posible con Él prometido en su único día especial.

Si alguien llega a la puerta de la novia que necesita atención médica urgente (o incluso comida) el día en que ella tiene que pasar con su prometido, su prometido probablemente estaría muy contento y feliz con ella si dejara lo que está haciendo, y ayuda al necesitado. Sin embargo, en contraste, su Prometida probablemente no estará contenta si ha sido floja durante la semana, o se ha sobrecargado de tareas durante la semana, de tal manera que ha dejado hacer todo tipo de pequeñas tareas, porque está demasiada agotada para pasar tiempo de calidad con Él.

Es cierto que no todo el trabajo puede posponerse para otro momento. Por ejemplo, los animales lecheros deben ser ordeñados siete días a la semana, y animales como las ovejas necesitan gran ayuda durante el parto, no importando qué día de la semana sea. Además, siendo la vida lo que es, surgen emergencias médicas los siete días de la semana, y las ambulancias y equipos médicos deben estar a la mano para ayudar a salvar las vidas de aquellos que lo necesitan. Sin embargo, en todos estos escenarios, hay trabajos que deben realizarse en el momento en que surge la crisis. Sin embargo, también hay otros trabajos que pueden posponerse para más tarde. Cualquier trabajo que se pueda hacer ya sea antes o después del Shabbat, debería dejarse de hacer este día [no el Shabbat].

Lo que se puede y no se puede hacerse exactamente en Shabbat, también es cuestión para el debate. Éxodo 35 nos dice que cualquiera que trabaje en Shabbat debe morir, y luego también nos da un mandamiento bastante curioso, no encender fuego en el día Shabbat.

Shemote (Éxodo) 35: 1-3
1 Entonces Moshé reunió a toda la congregación de los hijos de Israel, y les dijo: “Estas son las palabras que Yahweh les ha ordenado que hagan:
2 En seis días se trabajará, pero el séptimo día será un día apartado para ustedes, un Shabbat de descanso [Shabatón] para Yahweh. Quienquiera que trabaje en él, morirá.
3 No encenderás fuego en ninguna de tus habitaciones en el día de reposo”.

¿Por qué Yahweh nos prohibiría encender un fuego en nuestros hogares en Shabbat? En muchos lugares, uno necesita encender fuego en invierno para poder mantener el calor dentro del hogar, y sin calor en invierno el Shabbat apenas sería relajante o refrescante. Sin embargo, si miramos este pasaje en el idioma hebreo, podremos obtener una mejor idea del significado de las palabras de Yahweh.

Éxodo 35: 3
3 “No encenderás fuego en ninguna de tus habitaciones en el día de reposo”.
(3) לֹא תְבַעֲרוּ אֵשׁ בְּכֹל מֹשְׁבֹתֵיכֶם | בְּיוֹם הַשַּׁבָּת:

La palabra “encender” aquí es ta-ba-aru (תְבַעֲרוּ), que es probablemente la fuente hebrea para la palabra española “quemar”. Esta también es la palabra que se usó para describir la zarza ardiente en Éxodo 3: 2. Por lo tanto, el mandamiento de no encender fuego en Shabbat es probablemente el mandamiento de no quemar con fuego en el día de Shabbat.

Pero incluso si el mandamiento en Éxodo 35: 3 es de no quemar con fuego en el día Shabbat, aún nos queda la pregunta de, ¿por qué Yahweh nos ordenaría que no quememos con fuego para tener calor (o luz) en Su día de descanso y refrigerio? ¿Desea que moremos en la oscuridad y tengamos frío?

Consideremos que la frase “sus viviendas” es “moshvotejem” (מֹשְׁבֹתֵיכֶם), que significa “tus comunidades”. Como la madera tenía que ser recolectada a mano, cada familia no siempre construía sus propias fogatas individualmente. Más bien, en la antigüedad, las familias y los clanes construían una fogata comunitaria. Aquí es donde cocinaban las personas de familias numerosas y esto conducía a todos los tipos de trabajos que requería mantener el fuego, como la herrería. Por lo tanto, es probable que lo que Yahweh realmente prohibía era trabajar para mantener o encender fuego para cocinar en Shabbat.

Ya vimos en el último capítulo que había muchas lámparas en el aposento alto donde el Apóstol Shaul enseñaba.

Ma’asei (Hechos) 20: 7-8
7 El primer día de la semana, cuando los discípulos se reunieron para partir el pan, Shaul, listo para partir al día siguiente, les habló y continuó su mensaje hasta la medianoche.
8 Había muchas lámparas en el aposento alto donde se juntaron.

Muchos eruditos discuten sobre la traducción “en el primer día de la semana”. En griego dice: “mía ton Shabatón” (μια των σαββατων), que muchos eruditos sostienen que correctamente traducido es “en uno de los Shabbat”.

Hechos 20:7
7 En uno de los Shabbat, cuando nos reunimos para partir el pan, Shaul comenzó a hablar con ellos, con la intención de partir al día siguiente, y prolongó su mensaje hasta la medianoche.
BGT Hechos 20:7
εν δε τη μια των σαββατων συνηγμενων των μαθητων του κλασαι αρτον ο παυλος διελεγετο αυτοις μελλων εξιεναι τη επαυριον παρετεινεν τε τον λογον μεχρι μεσονυκτιου

Si esta reunión tuvo lugar en uno de los sábados, como sostienen algunos eruditos, nos mostraría que Shaul creía que uno podía encender fuego, no relacionados con el trabajo (en este caso, lámparas), en el día Shabbat, para tener luz.

Lo que esto nos muestra, es que Yahweh no tiene la intención de que permanezcamos con frío o en oscuridad en Su día de adoración y refrigerio. Por esto, si la pena por profanar el sábado es tan estricta, las reglas para guardar el Shabbat deben interpretarse con el sentido común.

A veces se sugiere que no es necesario que nos reunamos en Shabbat, ya que cuando los hijos de Israel estaban en el desierto, Yahweh les dijo que permanecieran en su lugar el séptimo día.

Shemote (Éxodo) 16:29
29 ¡Miren! que Yahweh les ha dado el Shabbat; por esto Él les da en el sexto día pan para dos días. Que cada hombre permanezca en su lugar; que ningún hombre salga de su lugar el séptimo día”.

Sin embargo, el contexto de este mandamiento de “permanezca cada hombre en su lugar” no se refiere a la asamblea de adoración, sino solo con respecto a la recolección y a la preparación de alimentos. En lugar de reunir y preparar alimentos en Shabbat, se suponía que los hijos de Israel se habían preparado, con un día de anticipación, para no tener que cocinar en Shabbat.

El mandamiento de congregarse para la adoración en el Shabbat se da en Levítico 23: 3. Vamos a ver el idioma hebreo aquí.

Vayiqra (Levítico) 23: 3
3 En seis días se hará el trabajo, pero el séptimo día es Shabbat de solemne descanso, una convocación apartada (santa). Ningún trabajo haréis; es Shabbat para Yahweh en todas tus habitaciones.
(3) שֵׁשֶׁת יָמִים תֵּעָשֶׂה מְלָאכָה וּבַיּוֹם הַשְּׁבִיעִי שַׁבַּת שַׁבָּתוֹן מִקְרָא קֹדֶשׁ כָּל מְלָאכָה לֹא תַעֲשׂוּ | שַׁבָּת הִוא לַיהוָה בְּכֹל וֹשְׁבֹתֵיכֶם:

El séptimo día se describe como un Shabbat de solemne descanso, una convocación apartada. El hebreo aquí es “micra qodesh” (מִקְרָא קֹדֶשׁ), que generalmente se traduce como “santa convocación” en español. Una “micra” es una reunión pública, y también un ensayo profético.

OT: 4744 micra’ de H7121; algo llamados fuera, i.e. reunión pública (el acto, las personas o el lugar); también repaso, ensayo: asamblea, convocación, convocar, lectura.

La letra “mem” (מ) implica una concentración, y la “kara” (קְרָא) significa “llamado”. Por lo tanto, una micra (מִקְרָא) es una «llamado masivo» o una “convocatoria a una reunión pública”. Tenga en cuenta que esta “micra” en Shabbat también un ensayo profético, como vimos antes en Colosenses 2: 16-17.

La costumbre de Yeshúa era cumplir este mandamiento al ir a una reunión pública de adoración y oración yendo a la sinagoga local.

Luqa (Lucas) 4:16
16 Entonces, vino a Nazaret donde se había criado. Y como era su costumbre, entró en la sinagoga el día Shabbat y se levantó para leer.

Como explicamos en Israel Nazareno, Al parecer, los apóstoles también intentaron que los efraimitas gentiles que estaban regresando a la fe cumplieran el requisito de reunirse para orar yendo a las sinagogas locales cada Shabbat.

Ma’asei (Hechos) 15: 19-21
19 “Por tanto, juzgo que no debemos molestar a los de los gentiles que están volviendo a Elohim,
20 sino que les escribamos que se abstengan de cosas contaminadas por ídolos, de inmoralidad sexual, de animales estrangulados, y de sangre.
21 Porque Moshé ha tenido por muchas generaciones a los que le predican en cada ciudad, siendo leídos en las sinagogas todos los Shabbat”.

Como se ha explicado en Israel Nazareno, el capítulo 15 de Hechos nos dice que si los efraimitas gentiles quieren regresaran a tener comunión con los hermano, comenzaran por abstenerse de cuatro abominaciones; de idolatría, del adulterio, de carne estrangulada (es decir, impura) y de sangres, entonces se les podría permitir entrar en las sinagogas el Shabbat, ya que de esta manera no estarían contaminando el espacio apartado. Allí en las reuniones públicas de oración y adoración, ellos aprenderían con el tiempo el resto de la Torah, ya que secciones de la Torah se leen en voz alta en las sinagogas cada semana.

A veces se enseña que, dado que los rollos de la Torah no estaban disponibles en el primer siglo era necesario ir a las sinagogas todos los Shabbat para escucharla, pero dado que la mayoría de los hogares actuales pueden permitirse tener al menos una copia de las Escrituras, que ya no es necesario que la gente se reúna y comparta un culto público en el Shabbat. Sin embargo, esto ignora tanto Levítico 23: 3, que claramente nos dice que nos reunamos en Shabbat, así como en Hebreos 10:25, que específicamente nos ordena que no dejemos de congregarnos, aunque esa sea la costumbre de algunos.

Ivrim (Hebreos) 10: 24-25
24 Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras,
25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y tanto más cuanto vemos que se acerca aquel día.

Yahweh nos dice que el Shabbat es uno de sus tiempos señalados. En otras palabras, es una de las veces que Él nos ha designado para que nos reunamos y compartamos en una asamblea, para adorarlo como un nuevo hombre.

Levítico 23: 2-5
2 Habla a los hijos de Israel y diles: “Las fiestas de Yahweh, las que proclamarás como reuniones aparte (santas), estas son Mis fiestas:
3 En seis días se hará el trabajo, pero el séptimo día es Shabbat de solemne descanso, una convocación apartada. Ningún trabajo haréis; es Shabbat para Yahweh en todas tus habitaciones.
4 Estas son las fiestas de Yahweh, reuniones apartadas (santas) las cuales proclamarás en su tiempo señalado.
5 En el decimocuarto día del primer mes, al atardecer, Pesaj para Yahweh
(2) דַּבֵּר אֶל בְּנֵי יִשְׂרָאֵל וְאָמַרְתָּ אֲלֵהֶם מוֹעֲדֵי יְהוָה אֲשֶׁר תִּקְרְאוּ אֹתָם מִקְרָאֵי קֹדֶשׁ | אֵלֶּה הֵם מוֹעֲדָי: 
(3) שֵׁשֶׁת יָמִים תֵּעָשֶׂה מְלָאכָה וּבַיּוֹם הַשְּׁבִיעִי שַׁבַּת שַׁבָּתוֹן מִקְרָא קֹדֶשׁ כָּל מְלָאכָה לֹא תַעֲשׂוּ | 
שַׁבָּת הִוא לַיהוָה בְּכֹל מוֹשְׁבֹתֵיכֶם:
(4) אֵלֶּה מוֹעֲדֵי יְהוָה מִקְרָאֵי קֹדֶשׁ | אֲשֶׁר תִּקְרְאוּ אֹתָם בְּמוֹעֲדָם: 
(5) בַּחֹדֶשׁ הָרִאשׁוֹן בְּאַרְבָּעָה עָשָׂר לַחֹדֶשׁ בֵּין הָעַרְבָּיִם | פֶּסַח לַיהוָה

A veces sucede que los efraimitas buscan cualquier excusa para evitar congregarse con los demás, a pesar de que el Shabbat es el cuarto de los mandamientos grabados en piedra por Yahweh. Recordemos que Yahweh es Elohim, y que cuando Él ordena que su pueblo se reúna, es mejor que hagamos lo que Él dice.

Puede que nos gusten o no las demás personas que Yahweh ha llamado para ser parte de Su familia espiritual aquí en la tierra, y si no nos gustan, entonces nuestra tendencia puede ser querer huir o evitarlos. Sin embargo, es importante recordar que los apóstoles nos recomendaron solo cuatro reglas de compañerismo inicial de las Escrituras (ni idolatría, ni adulterio, ni carne estrangulada, y no sangre), y que mientras nuestros compañeros servidores obedezcan estas reglas, entonces no tenemos libertad para aislarnos, o para separarnos de ellos.

El servicio a Yahweh no se trata de sentirnos cómodos; ni es siempre agradable. Sin embargo, casi siempre es edificante cuando mantenemos una actitud correcta en nuestros corazones hacia él.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give