Chapter 10:

El Día de la Expiación (Yom Kippur)

El décimo día del séptimo mes es llamado por varios nombres, pero usualmente se le llama Yom Kippur, o el Día de la Expiación. Sin embargo, la Torah realmente lo llama Yom HaKippurim (יוֹם הַכִּפּוּרִים), o “El día de las Expiaciones (plural)”.

El Día de las Expiaciones es el día más apartado (sagrado) de nuestro año. Yahweh nos dice que no hagamos ningún trabajo en este día, porque Yahweh promete cortar de Su pueblo a cualquiera que no dedique este día como un día de completo reposo.

Levítico 23: 26-32
26 Y habló Yahweh a Moshé, diciendo:
27 “También el décimo día de este séptimo mes será el Día de las Expiaciones. Tendrán una reunión apartada, y afligirán sus almas y ofrecerán una ofrenda encendida a Yahweh.
28 Y no trabajarán en este mismo día, porque es el Día de las Expiaciones, para hacer expiación por ustedes delante de Yahweh su Elohim.
29 Porque cualquier persona que no aflija su alma en este mismo día será cortada de su pueblo.
30 Y cualquier persona que trabaje en ese mismo día, a esa persona la destruiré de entre su pueblo.
31 No harás ningún tipo de trabajo; será un estatuto perpetuo por todas vuestras generaciones dondequiera que habiten.
32 Les será un Shabbat de completo reposo [Shabbat Shabatón], y afligirán sus almas; en el noveno día del mes por la tarde, de tarde a tarde, celebrarás tu Shabbat”.

(26) וַיְדַבֵּר יְהוָה אֶל מֹשֶׁה לֵּאמֹר:

(27) אַךְ בֶּעָשׂוֹר לַחֹדֶשׁ הַשְּׁבִיעִי הַזֶּה יוֹם הַכִּפֻּרִים הוּא מִקְרָא קֹדֶשׁ יִהְיֶה לָכֶם וְעִנִּיתֶם אֶת נַפְשֹׁתֵיכֶם | וְהִקְרַבְתֶּם אִשֶּׁה לַיהוָה:

(28) וְכָל מְלָאכָה לֹא תַעֲשׂוּ בְּעֶצֶם הַיּוֹם הַזֶּה | כִּי יוֹם כִּפֻּרִים הוּא לְכַפֵּר עֲלֵיכֶם לִפְנֵי יְהוָה אֱלֹהֵיכֶם:

(29) כִּי כָל הַנֶּפֶשׁ אֲשֶׁר לֹא תְעֻנֶּה בְּעֶצֶם הַיּוֹם הַזֶּה | וְנִכְרְתָה מֵעַמֶּיהָ:

(30) וְכָל הַנֶּפֶשׁ אֲשֶׁר תַּעֲשֶׂה כָּל מְלָאכָה בְּעֶצֶם הַיּוֹם הַזֶּה | וְהַאֲבַדְתִּי אֶת הַנֶּפֶשׁ הַהִוא מִקֶּרֶב עַמָּהּ:

(31) כָּל מְלָאכָה לֹא תַעֲשׂוּ | חֻקַּת עוֹלָם לְדֹרֹתֵיכֶם בְּכֹל מֹשְׁבֹתֵיכֶם:

(32) שַׁבַּת שַׁבָּתוֹן הוּא לָכֶם וְעִנִּיתֶם אֶת נַפְשֹׁתֵיכֶם | בְּתִשְׁעָה לַחֹדֶשׁ בָּעֶרֶב מֵעֶרֶב עַד עֶרֶב תִּשְׁבְּתוּ שַׁבַּתְּכֶם:

En el Testamento Renovado Yom HaKippurim es llamado como “el ayuno” en Hechos 27: 9, porque tradicionalmente se observa al abstenerse tanto de alimentos como de agua durante veinticuatro horas.

Ma’asei (Hechos) 27: 9-10
9 Y habiendo pasado mucho tiempo, y navegar ya era peligroso, porque el ayuno ya había pasado, Shaul les aconsejó,
10 diciendo: “Hombres, creo que este viaje terminará con un desastre y muchas pérdidas, no solo de la carga y el barco, sino también de nuestras vidas”.

Sin embargo, aunque el ayuno es una buena manera de afligir el alma, el mandamiento no manda necesariamente ayunar, sino más bien manda “afligir el alma” desde el atardecer del noveno día del mes hasta el atardecer del décimo día.

Vayiqra (Levítico) 23:32
Les será un Shabbat de completo reposo, y afligirán sus almas; en el noveno día del mes por la tarde, de tarde a tarde, celebrarás tu Shabbat”.

Si bien el ayuno puede conducir a beneficios espirituales deseables, debemos reconocer que no siempre es médicamente apropiado ayunar a los diabéticos, los pacientes de cuidados intensivos y/o las madres lactantes, por ejemplo. Si la condición médica de uno impide el ayuno, hay otras formas de auto-afligir el alma, como vestirnos usando una tela de saco [directo sobre la piel o apartarnos este día de todo aquello que nos causa placer] todavía es posible cumplir el mandamiento de Yahweh de afligir nuestras almas.
En Números 29: 7-11 encontramos un segundo testimonio de que debemos abstenernos de todas las formas de trabajo en este día. También nos da una lista de los sacrificios que Yahweh espera que el sacerdocio ofrezca en Yom HaKippurim, siempre que se encuentre un Templo o Tabernáculo en Israel.

Bemidbar (Números) 29: 7-11
7 “En el décimo día de este séptimo mes, tendrán una convocatoria apartada y afligirán sus almas; no harán ningún trabajo.
8 Y ofrecerán holocausto a Yahweh en olor agradable: un becerro, un carnero y siete corderos en su primer año. Asegúrense de que no tengan imperfecciones.
9 Su ofrenda de grano será de flor de harina amasada con aceite: tres décimas de un efa por el becerro, dos décimas por el carnero,
10 y una décima parte por cada uno de los siete corderos;
11 también un cabrito de las cabras como ofrenda por el pecado, además de la ofrenda por el pecado para expiación, el holocausto continuo con su ofrenda de grano y sus libaciones”.

En Hebreos 9: 7 se nos dice que estos sacrificios eran para expiar los pecados que la gente cometió en su ignorancia.

Ivrim (Hebreos) 9: 7
7 Pero en la segunda parte, el sumo sacerdote entraba solo una vez al año, no sin sangre, la que ofrecía por sí mismo y por los pecados de ignorancia del pueblo.

Sin embargo, el Sumo Sacerdote también enviaba el chivo expiatorio al desierto.

Vayiqra (Levítico) 16: 1-34
1 Yahweh habló con Moshé después de la muerte de los dos hijos de Aharon, cuando ofrecieron fuego profano ante Yahweh, y murieron;
2 Y Yahweh le dijo a Moshé: “Dile a Aharón, tu hermano, que no entre al Lugar en cualquier momento al apartado dentro del velo, ante el propiciatorio que está sobre el arca, para que no muera, porque apareceré en la nube sobre el propiciatorio.
3 “Así entrará Aarón en el Lugar apartado: con la sangre de un novillo como ofrenda por el pecado, y la de un carnero como holocausto.
4 Vestirá la túnica apartada (santa) de lino y los pantalones de lino en su cuerpo; se ceñirá con una faja de lino, y con el turbante de lino se vestirá. Estas son vestiduras apartadas. Por lo tanto, lavará su cuerpo con agua y se los pondrá.
5 Y tomará de la congregación de los hijos de Israel dos cabritos como ofrenda por el pecado, y un carnero para holocausto.
6 Aharón ofrecerá el novillo en ofrenda por el pecado, que es por sí mismo, y hará expiación por él y por su casa.
7 Tomará los dos machos cabríos y los presentará delante de Yahweh, a la puerta del tabernáculo de reunión.
8 Entonces Aharon echará suertes sobre los dos cabritos: una suerte por Yahweh y el otro por el chivo expiatorio [azazel].
9 Y Aharon traerá el macho cabrío sobre el cual cayó la suerte para Yahweh, y lo ofrecerá como ofrenda por el pecado.
10 Pero el macho cabrío, sobre el cual cayó la suerte para chivo expiatorio, será presentado vivo delante de Yahweh para hacer expiación sobre él, y para enviarlo al desierto como chivo expiatorio.
11 Y Aarón traerá el novillo de la ofrenda por el pecado, que es por sí mismo, y hará expiación por él y por su casa, y sacrificará al novillo como ofrenda por el pecado por sí.
12 Luego tomará un incensario lleno de brasas del fuego del altar delante de Yahweh, con sus manos llenas de incienso aromático molido, y lo llevará detrás del velo.
13 Y pondrá el incienso sobre el fuego delante de Yahweh, para que la nube de perfume cubra el propiciatorio que está sobre el Testimonio, para que no muera.
14 Tomará parte de la sangre del novillo y la rociará con su dedo en el propiciatorio hacia el lado oriental; y delante del propiciatorio rociará con su dedo parte de la sangre siete veces.
15 Entonces él sacrificará al macho cabrío de la ofrenda por el pecado por el pueblo, traerá su sangre dentro del velo, hará con esa sangre como lo hizo con la sangre del novillo, y esparcirá sobre el propiciatorio y delante del propiciatorio.
16 Entonces hará expiación por el lugar apartado, por la inmundicia de los hijos de Israel, por sus transgresiones y por todos sus pecados; y así mismo hará por el tabernáculo de reunión, que está entre ellos en medio de su inmundicia.
17 Ningún hombre habrá en el tabernáculo de reunión cuando entre a hacer expiación en el Lugar Apartado, hasta que salga, para hacer expiación por sí mismo, por su casa y por toda la asamblea de Israel.
18 Y saldrá al altar que está delante de Yahweh, y hará expiación por él; y tomará de la sangre del novillo y de la sangre del cabrito, y la pondrá sobre los cuernos del altar a su alrededor.
19 Luego rociará de la sangre con su dedo sobre él siete veces, purificándolo y apartándolo de la inmundicia de los hijos de Israel.
20 Y cuando haya terminado de expiar el Lugar Apartado, el Tabernáculo de reunión y el altar, él traerá el cabrito vivo.
21 Aharon pondrá sus manos sobre la cabeza del cabrito vivo, y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, y todas sus transgresiones, y todos sus pecados, poniéndolos sobre la cabeza del cabrito, y lo enviará al desierto por la mano del hombre designado.
22 El macho cabrío llevará sobre sí todas las iniquidades a una tierra deshabitada; y dejará ir al cabrito al desierto.
23 Entonces Aharon entrará en el tabernáculo de reunión, se quitará los vestidos de lino que se puso cuando entró en el Lugar Apartado, y los dejará allí.
24 Lavará luego su cuerpo con agua en un lugar apartado, se pondrá sus vestiduras, saldrá y ofrecerá su holocausto y el holocausto del pueblo, y hará expiación por él y por el pueblo.
25 Quemará en el altar la grosura de la ofrenda por el pecado.
26 Y el que soltó el cabrito, como chivo expiatorio, lavará sus vestidos, y lavará su cuerpo con agua, y luego entrará al campamento.
27 El becerro para la ofrenda por el pecado y el macho cabrío para la ofrenda por el pecado, cuya sangre fue traída para hacer expiación en el Lugar Apartado, serán llevados fuera del campamento. Y quemarán en el fuego sus pieles, su carne y su estiércol.
28 Y el que los quemare lavará sus vestidos, lavará su cuerpo con agua, y después entrará en el campamento.
29 Esto será para ustedes un estatuto perpetuo: en el séptimo mes, en el día décimo del mes, afligiréis vuestras almas, y no harán ningún tipo de trabajo, ni el nativo ni el extranjero que viva entre ustedes.
30 Porque en este día el sacerdote hará expiación por ustedes para limpiarlos; para que puedan ser limpios de todos sus pecados delante de Yahweh.
31 Es un Shabbat de reposo solemne para ustedes [Shabbat Shabatón], y afligirán sus almas. Es un estatuto perpetuo.
32 Y el sacerdote, que fue ungido y consagrado para ministrar como sacerdote en lugar de su padre, hará expiación, y vestirá las vestiduras de lino, las vestiduras apartadas;
33 Y hará expiación por el Santuario Apartado, y hará expiación por el tabernáculo de reunión y por el altar, y hará expiación por los sacerdotes y por todo el pueblo de la asamblea.
34 Esto será un estatuto perpetuo para ustedes, para hacer expiación por los hijos de Israel, por todos sus pecados, una vez al año”. Y Moshé hizo como Yahweh le ordenó.

Aunque es extremadamente controversial, dado que el chivo expiatorio fue enviado para llevar sobre sí “todos” los pecados del pueblo, algunos eruditos creen que el chivo expiatorio servía incluso para expiar los pecados que se habían cometido intencionalmente, siempre y cuando el pecador se arrepintiera de sus pecados (como en el caso del infame pecado del Rey David con Betsabé). El Talmud nos dice que la gente sabía cuándo sus pecados habían sido perdonados, porque el Sumo Sacerdote ataba una pieza de lana escarlata a los cuernos del chivo expiatorio, y entonces Yahweh sobrenaturalmente haría que esta pieza de lana escarlata se volviera blanca cuando Él había perdonado sus pecados.

Isaías 1:18
18 “Venid ahora, y razonemos esto juntos”, dice Yahweh. “Aunque tus pecados sean como escarlata, como la nieve serán emblanquecidos; Aunque sean rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.
(18) לְכוּ נָא וְנִוָּכְחָה יֹאמַר יְהוָה | אִם יִהְיוּ חֲטָאֵיכֶם כַּשָּׁנִים כַּשֶּׁלֶג יַלְבִּינוּ אִם יַאְדִּימוּ כַתּוֹלָע כַּצֶּמֶר יִהְיוּ

Según el Talmud, una segunda pieza de lana estaba atada a la puerta del Templo, y luego a una roca, para que aquellos que estaban en el Templo también pudieran ver cuando Yahweh había perdonado a su pueblo.

R. Nahman b. Isaac dijo que era la lengua de escarlata, como se le ha enseñado: «Originalmente solían sujetar el hilo de escarlata en la puerta de la corte [del Templo] en el exterior. 28 Si se volvía blanca, la gente solía regocijarse, 29 y si no se volvía blanca ellos se entristecían. Por lo tanto, establecieron una regla según la cual debería estar sujeta a la puerta del patio por dentro. La gente, sin embargo, todavía se asomaba y la veía, y si se ponía blanca, se regocijaban y, si no se ponía blanca, se ponían tristes. Por lo tanto, establecieron la regla de que la mitad de ella se sujetara a una roca y la otra mitad entre los cuernos de la cabra que se envió [al desierto].
[Talmud de Babilonia, Rosh Hashana 31b, Soncino Press]

El Talmud también nos dice que cuarenta años antes de la destrucción del Templo, el hilo escarlata dejó de tornarse blanco. Ahora permanecía rojo, lo que indicaba que Yahweh ya no estaba perdonando a su pueblo sus pecados.

Durante cuarenta, años antes de la destrucción del Templo, el hilo escarlata nunca volvió a ponerse blanco, sino que permaneció rojo.
[Talmud de Babilonia, Rosh Hashana 31b, Soncino Press]

El tratado Yoma 39b nos da un segundo testigo de que, durante los últimos cuarenta años, antes de la destrucción del Templo, la «tira carmesí» ya no volvió a ponerse blanca.

Nuestros Rabinos enseñaron: Durante los últimos cuarenta, años antes de la destrucción del Templo, la suerte [Para Adonai] [sic] nunca salió en la mano derecha; ni la tira carmesí se volvió blanca; tampoco brilló más la luz occidental; y las puertas del Hekal se abrían por sí mismas, hasta R. Johanan b. Zakkai los reprendió, diciendo: Hekal, Hekal, ¿por qué eres tú misma la que te alarmas? 5 [Talmud Babilónico Tratado Yoma 39b, Soncino Press]

Si el Templo fue destruido en el año 70 d.C., cuarenta años antes de esa fecha se puso fin a este milagro, que es alrededor del año 30 d.C., que es cuando la mayoría de los eruditos creen que Yeshúa murió por nuestros pecados, y fue resucitado nuevamente el tercer día.

El Talmud contiene diferentes tipos de entradas, algunas de las cuales parecen reales, y muchas otras son muy controversiales. Sin embargo, si queremos creer que este milagro en particular es real, tal como está registrado en el Talmud, tal milagro solo podría haber sido una señal de Yahweh mostrando a su pueblo que Yeshúa realmente era su Mesías, y que la sangre de los toros y las cabras ya no eran validas como para hacer que él perdone los pecados de su pueblo por estos sacrificios.

Y, aunque las Escrituras no especifican esto, hay algunos que creen que el Día de la Expiación trata sobre un día en el cual debemos asegurarnos de que estamos en una posición correcta ante Yahweh nuestro Elohim. Es un día en el cual debemos liberar a nuestros semejantes de las deudas, ya sean financieras, emocionales o espirituales. Si nuestros corazones son duros con alguien por algo malo que él nos ha hecho, es un día para liberar esas viejas deudas, perdonándolo sin importar qué tan fresca este la herida o que aún duela el presente.

La Escritura no nos dice si el ayuno de Isaías 58 se relaciona directamente con Yom Kippur o no, pero muchos trazan paralelismos con este pasaje.

Yeshayahu (Isaías) 58: 1-12
58 “Grita a todo pulmón, no te contengas;
Levanta tu voz como una trompeta;
Declara a mi pueblo su transgresión,
Y a la casa de Ya’akov (Jacob) sus pecados.
2 Aun que me buscan todos los días,
Y se deleitan de conocer Mis caminos,
como nación que hubiere hecho justicia,
que no ha abandonado los decretos de su Elohim.
Me piden juicios justos;
Y quieren acercarse a Elohim.
3 Dicen ¿Para qué ayunamos si tú no miraste? ¿Para qué afligimos nuestras almas, si no te das cuenta?
He aquí, en el día de su ayuno buscan placer y explotan a todos sus trabajadores.
4 De hecho, ayunan para contiendas y debates,
y para golpear con un puño perverso.
No ayunen como lo hacen este día,
Para que su voz se escuche en lo alto.
5 ¿Este es el ayuno que he escogido?,
¿Un día en que el hombre aflija su alma e incline su cabeza como un junco, y que se tienda sobre cilicio y cenizas?
¿A esto llaman ustedes ayuno, un día agradable para Yahweh?
6 ¿No es el ayuno que Yo he elegido:
Que desaten los lazos de la maldad,
que deshagan las cargas de opresión para que los oprimidos queden libres,
y que rompan todo yugo?
7 ¿No es para que compartan su pan con el hambriento,
que alojen al pobre errante en sus casas;
y cuando vean al desnudo lo cubran,
y no te escondas de tus parientes?
8 Entonces tu luz brotará como la mañana,
Tu restauración brotará rápidamente,
y tu justicia irá delante de ti;
Y la gloria de Yahweh será tu retaguardia.
9 Entonces llamarás, y Yahweh responderá;
Clamarás y Él dirá: “Heme aquí”.
Si quitas el yugo de en medio de ti,
el señalar con el dedo y hablar vanidad,
10 Si extiendes tu alma al hambriento
y satisfaces al alma afligida,
entonces tu luz brillará en la oscuridad,
Y tu oscuridad será como el mediodía.
11 Yahweh te guiará continuamente,
Y saciará tu alma en la sequía,
Y fortalecerá tus huesos;
Y serás como un jardín regado con un manantial de aguas, cuyas aguas nunca fallan.
12 Después reconstruirás las ruinas antiguas;
Levantarás los cimientos de las generaciones pasadas;
Y serás llamado el Reparador de Brechas,
Y restaurador de sendas para habitar”.

Ciertamente es importante examinarnos todos los días, para ver dónde y cómo podemos mejorar para estar correctamente parados ante Yahweh. Sin embargo, si hay un día del calendario en el cual es “mucho más importante” humillarnos ante Yahweh, y examinar dónde y cómo ser más justos, Yom Kippur sería ese día del calendario.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give