Chapter 19:

Acerca del “Servicio”

Este Post también está disponible en: English Deutsch Indonesia

Yahweh nos dice que no prestemos atención a los movimientos del sol, la luna o las estrellas, no sea que nos veamos atraídos a adorarlos, y los sirvamos como lo hacen los gentiles.

Deuteronomio 4:19
19 Y para cuando eleven sus ojos al cielo, y cuando vean al sol, a la luna y a las estrellas, y a todo el ejército del cielo, no sean atraídos a adorarlos, y a servirlos, lo cual Yahweh tu Elohim ha dado a todas las naciones debajo de todo el cielo.
 (19) וּפֶן תִּשָּׂא עֵינֶיךָ הַשָּׁמַיְמָה וְרָאִיתָ אֶת הַשֶּׁמֶשׁ וְאֶת הַיָּרֵחַ וְאֶת הַכּוֹכָבִים כֹּל צְבָא הַשָּׁמַיִם וְנִדַּחְתָּ וְהִשְׁתַּחֲוִיתָ לָהֶם וַעֲבַדְתָּם | אֲשֶׁר חָלַק יְהוָה אֱלֹהֶיךָ אֹתָם לְכֹל הָעַמִּים תַּחַת כָּל הַשָּׁמָיִם

Muchos creyentes entienden claramente cómo Deuteronomio 4:19 prohíbe la Astrología, el zodíaco y los horóscopos. Sin embargo, pocos creyentes entienden cómo este mismo versículo prohíbe la observancia de los días festivos paganos, como los equinoccios de primavera y otoño y los solsticios de verano e invierno. Incluso, aún menos creyentes entienden que la Navidad y la Pascua (Easter) también están prohibidas por Deuteronomio 4:19, ya que estos días de festivales se basan en el Equinoccio de primavera (Pascua), y en el solsticio de invierno (Navidad). A menudo ellos dicen: “Guardamos estos días en honor a Jesús (Yeshúa), entonces, ¿cómo podrían estar mal?”

Como explicamos anteriormente en este estudio, y como también lo explicamos en el estudio Israel Nazareno, el domingo como el día de adoración, la Navidad y la Pascua son todos festivales paganos de adoración al sol convertidos al cristianismo. Estos festivales no fueron enseñados por Yeshúa o practicados por Sus discípulos, sino que lentamente se arrastraron dentro de la fe hacía una “gran caída”, y fueron “santificados” por la Iglesia Católica cientos de años después. Aunque el Papa “santificó” estas fiestas, la autoridad del Papa no excede a la de las Escrituras; y el simple hecho es que Yahweh nunca nos dijo que mantuviéramos estos festivales es suficiente para no celebrarlas. Por el contrario, Yahweh nos dice que mantengamos Sus fiestas: entonces, ¿por qué alguien que cree en Yahweh guardaría el domingo, la Navidad o la Pascua?

En varios lugares de las escrituras, Yahweh nos dice que quiere que mantengamos Sus días festivos para siempre, en todas nuestras generaciones.

Shemote (Éxodo) 12:14
14 “Ahora este día será un memorial para ustedes, y lo celebrarán como una fiesta a Yahweh. A lo largo de sus generaciones, deben celebrarlo como una ordenanza perpetua.

Debido a que los tiempos del domingo, la Navidad y la Pascua no se establecen de acuerdo con los mandatos de Yahweh, sino que se establecen al observar los cuerpos celestiales, en Deuteronomio 4:19 Yahweh los prohíbe. Esto puede parecer confuso al principio, pero si un creyente tiene la intención de honrar a Yahweh o a Yeshúa manteniendo estos días festivos, entonces debemos preguntarnos, ¿cómo podría la adoración en los días del sol, la luna y las estrellas honrar a Elohim?

Tenga en cuenta que cuando Aharon (Aarón) inició el festival del becerro de oro, le dijo a la gente que el festival era en honor a Yahweh.

Shemote (Éxodo) 32: 4-8
4 Y recibió el oro de sus manos, y lo modeló con una herramienta de grabado, e hizo un becerro de fundición. Entonces dijeron: “¡Este es tu Dios, oh Israel, que te sacó de la tierra de Egipto!”
5 Y cuando Aharón lo vio, edificó un altar delante de él. Y pregonó Aharon y dijo: “¡Mañana será una fiesta para Yahweh!”
6 Entonces se levantaron temprano al día siguiente, y ofrecieron holocaustos, y presentaron ofrendas de paz; y la gente se sentó a comer y a beber, y se levantó para jugar.
7 Y Yahweh le dijo a Moshé, “Ve, desciende, porque tu pueblo que sacaste de la tierra de Egipto se ha corrompido”.
8 Se apartaron rápidamente del camino que yo les mandé. Ellos se hicieron un becerro de fundición, y lo adoraron y le sacrificaron, y dijeron: ¡Este es tu elohim (dios), oh Israel, que te sacó de la tierra de Egipto!”

A pesar de que Aharon dijo que “Mañana será una fiesta para Yahweh”, y aunque todo el pueblo creía estar honrando a Yahweh con este festival, el hecho es que Yahweh no estaba contento con ello. Yahweh estaba tan furioso de que el pueblo haya hecho su propio día festivo que estaba dispuesto a aniquilar a los hijos de Israel y comenzar una nueva nación desde Moshé.

Yahweh nos ordena trabajar seis días, en los cuales debemos hacer todo nuestro trabajo, y luego descansar en Sus Shabbat [sábados].

Vayiqra (Levítico) 23: 3
3 “Seis días se trabajará, pero el séptimo día será un Shabbat de descanso solemne, una reunión apartada. No deberás trabajar en él; es Shabbat para Yahweh en todas tus viviendas.

Si creemos que debemos tomar en serio las Instrucciones de Yahweh, entonces se convierte en un asunto muy importante el identificar cuándo, o por qué, elegimos desviarnos de Sus Instrucciones, porque esto identifica nuestras concupiscencias. Si elegimos establecer días apartados (santos) alternativos a los que Yahweh nos ordenó, determinándolos observando el sol, la luna y las estrellas (en lugar de seguir las palabras de Yahweh), esto acarrea que, en los ojos de Yahweh, estamos sirviendo al sol, a la luna y a las estrellas. Esto se debe a que las palabras de Yahweh no son la razón por la cual decidimos separar estos días alternos. Por lo tanto, es nuestro propio deseo de honrar al sol, a la luna y a las estrellas lo que nos hicieron separar esos días.

En la mente de Yahweh, cuando nuestros antepasados le celebraron un festival con el becerro de oro, estaban adorando al becerro de oro, esto debido a que Yahweh no lo ordenó, y debido a que este festival no vino de Yahweh, sino que vino solo de nuestros antepasados. Yahweh llama a esto maldad.

En otro sentido, nuestros antepasados también servían y adoraban a Aharon, porque él es quien estableció ese día particular de adoración. Si seguimos esta línea de lógica, deberíamos poder ver que aquellos que mantienen el Calendario Rabínico, efectivamente adoran y sirven a los rabinos que originalmente crearon el Calendario Rabínico; y lo mismo es cierto para el calendario gregoriano “cristiano” romano.

Si realmente deseamos adorar y servir a Yahweh, entonces necesitamos guardar solo sus días festivos. Si guardamos otros días festivos que no provienen de Yahweh, entonces, obviamente, estos solo provienen de nuestros propios corazones.

En hebreo, la palabra “servir” proviene de la palabra raíz “Abad” (u “Oved”) (עבד). Esta palabra significa “trabajar” o “servir” en cualquier sentido.

H5647: abád. Raíz primaria; trabajar (en todo sentido); por impl. servir, arar, cultivar, (caus.) esclavizar, etc.: adorar, arar, culto, desempeñar, ejercer, esclava, honrar, librador, labrar, ministrar, prestar, servidumbre, servir, siervo, sujetar, trabajador, trabajar.

En las Escrituras, servir a algo es venerarlo o incluso prestar atención a cualquier cosa en contexto reverencial. Es decir, si modificamos nuestro comportamiento en función de los movimientos de los cuerpos celestes, entonces, al menos a los ojos de Yahweh, estamos adorando y sirviendo a ellos. Ahora detengámonos a considerar el tamaño y el alcance de las ramificaciones de esto.

Qorintim Aleph (1 Corintios) 13:12
12 Por ahora, vemos en un espejo, oscuramente, pero luego, cara a cara. Ahora sé en parte, pero entonces sabré como se me conoce.

El problema es que los humanos limitados no siempre comprendemos cuando estamos venerando (o incluso prestando atención) algo de una manera que Yahweh considera reverencial (o adoración). Vimos en el último capítulo que Satanás está tan contento de que nos consideremos dignos de ser celebrados, que hace que el propio cumpleaños sea el día más elevado del calendario satánico.

En la forma en que Yahweh ve las cosas, cualquier cosa que ocupe nuestro estado mental, emocional, energías físicas o espirituales es algo a lo que servimos. Es decir, si pasamos más tiempo hablando de Astrología que hablando de Yahweh y Yeshúa, entonces estamos sirviendo al sol, la luna y las estrellas. Lo mismo se aplica al dinero, al oro, a los diamantes, al fútbol, al baloncesto, a las pizzas, a la decoración del hogar, o incluso, al último festival de Shakespeare. Cualquier cosa que quite nuestro enfoque de Yahweh, y lleve nuestros pensamientos al reino material, le resta valor al servicio de Yahweh; y por lo tanto califica como servicio.

La cuestión de “en qué gastamos nuestras energías” mentales, emocionales, espirituales y físicas es enorme. Esto toca el corazón de lo que es adoración. Por lo tanto, hermanos y hermanas, preguntémonos y seamos sinceros: ¿estamos gastando nuestras energías espirituales, mentales, emocionales y físicas tratando de ser mejores servidores del Altísimo? ¿O estamos haciendo algo más con nuestro tiempo, nuestro dinero y nuestra energía?

Tomemos una mirada honesta a nuestros espacios de vida a través de los ojos de Yahweh. ¿Cuál es el centro de nuestro hogar? ¿Las Escrituras son realmente el foco de nuestra sala de estar? ¿Son las palabras de Yahweh realmente el foco de la vida diaria de nuestra familia? ¿Son los festivales de Yahweh el momento en que compramos cosas para nosotros mismos y descansamos? Si no es así, ¿por qué no?

Si amamos a Yahweh, y si tememos el Día del Juicio, entonces seamos honestos con nosotros mismos, y enfrentemos estos asuntos, para que podamos hacer algo al respecto mientras todavía es día. Debido a su gran amor, y nuestros tiempos de ignorancia pasada Yahweh pasa por alto nuestros pecados: pero ahora, Él ordena a todos los hombres, en todo lugar, que se arrepientan.

Hechos 17: 30-31
30 “En verdad, pasando por alto estos tiempos de ignorancia, Elohim ahora ordena a todos los hombres, en todas partes, que se arrepientan,
31 porque ha designado un día en que juzgará al mundo con justicia, por medio del hombre a quien ha designado. Dando fe de esto a todos cuando lo resucitó de entre los muertos”.

No nos equivoquemos. Yahweh es todopoderoso, y puede otorgar vida eterna a aquellos que no conocen sus días festivos: eso depende de él. Pero ¿qué podemos decir de aquellos que si conocen Sus Instrucciones y que saben que sus días festivos son sombras proféticas de cosas por venir, pero que no las guardan o aprecian? Si sabemos lo que es correcto, pero decidimos no hacerlo, ¿se nos podría considerar como justos?

Ya’akov (Santiago) 4:17
17 Por lo tanto, para el que sabe hacer el bien y no lo hace, para él es pecado.

Está designado para los hombres que vivan y mueran una sola vez, y luego viene la Resurrección y el Juicio. Si Yahweh es el mismo ayer, hoy y por siempre, y si conocemos los tiempos y las temporadas que ha separado para reunirse con nosotros, pero aun así elegimos no encontrarnos con Él en esos días, ¿Podría estar complacido con ello?

El Calendario del Creador no es tan fácil de mantener como algunos de los otros sistemas de calendario del mundo, porque nos pide que esperemos en Yahweh, tal como un sirviente tiene que esperar a su amo. Pero cuando el Creador del Universo otorga un regalo a su siervo, ¿El sabio sirviente le dice: “No, no lo quiero”? o ¿El sabio sirviente le dice: ¡Es muy difícil! Dame algo más fácil para hacer? ¿Acaso esto no es esto lo mismo que vemos todos los días? ¿no es el mismo pecado que cometieron nuestros padres en el Desierto, deseando volver a un sistema que, aunque corrupto y malvado, era más fácil de seguir?

Bemidbar (Números) 14: 1-4
1 Entonces toda la congregación alzó la voz y lloró, y el pueblo lloró aquella noche.
2 Y todos los hijos de Israel se quejaron contra Moshé y Aharón, y toda la congregación les decía: “¡Si hubiéramos muerto en la tierra de Egipto! ¡Oh, si hubiéramos muerto en este desierto!
3 ¿Por qué Yahweh nos trajo a esta tierra para caer a espada, y para que nuestras esposas e hijos sean víctimas? ¿No sería mejor para nosotros regresar a Egipto?
4 Entonces se dijeron el uno al otro: “seleccionemos un cabecilla y regresemos a Egipto”.

Cuando leemos en las Escrituras sobre lo que hicieron nuestros antepasados en el desierto de Sinaí, a menudo nos preguntamos: “¿Cómo pudieron hacer eso? ¿En qué estaban pensando, con la Columna de Fuego y la Nube allí? ¿No reconocieron todos los milagros que los rodeaban continuamente?”

Hermanos y hermanas, ¿cuántos milagros ocurren a nuestro alrededor todos los días sin que los reconozcamos? Y cuando los vemos, ¿los recordamos día a día, y damos gloria al Altísimo Elohim de los cielos?

Ivrim (Hebreos) 12: 1-2
1 Por lo tanto, también nosotros, dado que estamos rodeados por una gran cantidad de testigos, dejemos de lado todo peso y el pecado que nos atrapa tan fácilmente, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante,
2 puesto los ojos en Yeshúa, el autor y consumador de nuestra fe; quien, por el gozo que se puso delante de él, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Elohim.

Cuando el Creador del Universo nos da algo, debemos aprovecharlo, apreciarlo y salvaguardarlo con nuestras vidas. Necesitamos reconocer que su valor es más que la vida misma, ya que proviene de Aquel que tiene el poder de salvar a quienes lo valoran y atesoran.

Podemos visitar a Yahweh en cualquier momento, ya que Él siempre está allí para nosotros. Sin embargo, siete veces especiales cada año, el Rey del Universo programa una cita para reunirse con nosotros, y espera vernos allí. Y si lo amamos, entonces, ¿qué podría ser más importante que ir a encontrarnos con Él en esos momentos especiales cuando Él desea encontrarse con Su novia?

¿Hay algo más importante que estar con nuestro Amado en los días que más le agradan a Él?

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give