Chapter 18:

Acerca de los Cumpleaños

Si bien muchos creen que las celebraciones de cumpleaños son inofensivas, esto es exactamente lo contrario a lo que enseñan las Escrituras. De hecho, con la posible excepción del nacimiento de Yeshúa, las Escrituras nunca celebran cumpleaños.

Aunque el Libro de Iyov (Job) nos dice que Iyov era un hombre justo, también nos dice que los hijos de Iyov celebraban sus cumpleaños.

Iyov (Job) 1: 4-5
4 Y sus hijos iban y hacían banquetes en sus casas, cada uno en su día; y enviaban y pedían a sus tres hermanas que comieran y bebieran con ellos.
5 Y cuando los días de sus fiestas habían terminado, Iyov enviaba por ellos y los apartaba (santificaba), y se levantaba temprano en la mañana, y ofrecía holocaustos según el número de todos ellos, porque Iyov decía: “Puede ser que mis hijos hayan pecado y hayan blasfemado a Elohim en sus corazones”. Así hacía Iyov cada día.

Tenga en cuenta que, en lugar de decirnos que estas celebraciones de cumpleaños eran algo bueno, vemos que Iyov se tomaba el trabajo de hacer sacrificar holocaustos en nombre de sus hijos, ya que le preocupaba que la decisión de celebrar sus propios cumpleaños pudiera haber sido un pecado, y que esto también hayan servido como una indicación de que los hijos de Iyov habían renunciado a Elohim en sus corazones.

Yahweh le permitió a Satanás tomar las vidas de los hijos de Iyov.

Iyov (Job) 1: 18-19
18 Mientras él todavía estaba hablando, vino otro, y dijo: “Tus hijos y tus hijas estaban comiendo y bebiendo vino en la casa de su hermano mayor;
19 Y he aquí, vino un gran viento (es decir, un gran Espíritu) del desierto, y golpeó las cuatro esquinas de la casa, y esta cayó sobre los jóvenes, y murieron; y solamente yo he escapado para decírtelo”.

¿Es posible que la razón por la cual Yahweh permitió a Satanás tomar las vidas de los hijos de Iyov fuera precisamente porque el deseo de celebrar sus propios cumpleaños realmente si indica una condición espiritual incorrecta? ¿Es posible que celebrar el cumpleaños de uno sea equivalente a exaltarse a uno mismo en el corazón y que Iyov equiparase el exaltarse a uno mismo en el corazón con haber renunciado a Elohim?

Mattityahu (Mateo) 22: 37-40
37 Yeshúa le dijo: “Amarás a Yahweh tu Elohim con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.
38 Este es el primero y gran mandamiento.
39 Y el segundo es así: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
40 De estos dos mandamientos dependen toda la Ley y los Profetas”.

El primero y gran mandamiento es amar a Yahweh nuestro Elohim con todo nuestro corazón, alma y mente;
y el segundo es semejante: que amemos a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Sin embargo, si los hijos de Iyov estaban verdaderamente dedicados a amar y servir a Yahweh, y construyendo Su reino con todos sus corazones, almas y mentes, entonces, ¿por qué habrían querido tomarse el tiempo para celebrar sus cumpleaños en primer lugar? ¿Qué hace esto para Yahweh? ¿Y cómo promueve esto Su reino?

El Faraón celebró su propio cumpleaños.

B’reisheet (Génesis) 40:20
Y sucedió que, al tercer día, era el cumpleaños de Faraón, él hizo un banquete a todos sus siervos; y alzó la cabeza del jefe de los coperos y la cabeza del principal panadero entre sus siervos.

Faraón, sin embargo, no es nuestro modelo para seguir; y se supone que no debemos andar según el camino de los egipcios.

El rey Herodes también celebró su propio día de nacimiento. Sin embargo, repetimos nuevamente, el Rey Herodes no es nuestro ejemplo, y esta celebración de cumpleaños llevó a la muerte de Yochanan haMatbil (Juan el Bautista).

Marqaus (Marcos) 6: 21-24
21 Y cuando llegó un día conveniente, en que Herodes, en su cumpleaños, hizo una cena a sus nobles, y a los altos capitanes, y a los principales hombres de Galilea;
22 Y cuando entró la propia hija de Herodías y danzó, complació a Herodes y a los que estaban sentados a la mesa con él; y el rey dijo a la joven,
“Pídeme cualquier cosa que quieras y te la daré”.
23 Y juró a ella: “Todo lo que me pidas, te lo daré, hasta la mitad de mi reino”.
24 Y ella salió y dijo a su madre: “¿Qué debo pedir”?” Y ella dijo: “La cabeza de Yochanan haMatbil (Juan el Bautista)”.

Mientras aún vivía, Yochanan haMatbil nos dijo algo muy importante. Él nos dijo que para que se cumpliera la voluntad del Padre, él tenía que menguar (disminuir).

Yochanan (John) 3:30
30 Él debe crecer, mientras que yo debo menguar.

¿Qué significa que, para poder hacer la voluntad del padre, Yochanan tuvo que disminuir? Y ¿qué significa esto para nosotros hoy? ¿Nosotros tenemos que menguar también para que Yahweh se alce en nuestras vidas? Y si es así, ¿cómo se vería esto?

La naturaleza humana es sumamente orgullosa. La naturaleza del hombre nos lleva a querer pensar más de nosotros mismos de lo que deberíamos, y es por esto por lo que el apóstol Shaul nos advirtió que no nos estimemos a nosotros mismos más de lo que conviene.

Romim (Romanos) 12: 3
3 Porque yo digo, por el favor que me es dado, a todos los que están entre ustedes, que no piensen de sí mismos más de lo que deberían pensar, sino que piensen sobriamente, según la medida de fe que Elohim ha dado a cada uno.

Shaul nos recomendó que tengamos una mente humilde.

Philipim (Filipenses) 2: 3
3 Nada hagáis por contienda o por vanagloria, sino con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a sí mismo.

Una razón por la cual a la mayoría de los niños les gustan tanto las celebraciones de cumpleaños es porque a la mayoría de los niños les gusta ser el centro de atención. A nuestra carne le resulta muy agradable ser exaltada. Si bien podemos pensar que la mejor línea de conducta es dejar que los niños celebren sus cumpleaños, para “sacarlo de sus sistemas”, la verdad es que debemos criar a nuestros hijos en el camino correcto que deberían seguir, para que cuando sean mayores no salgan del camino correcto.

Mishle (Proverbios) 22: 6
6 Instruye al niño en el camino que debe seguir, y cuando sea viejo no se apartará de él.

Una de las partes más difíciles de la crianza de los hijos es enseñarles, gentil y amorosamente y con el paso del tiempo enfocarse cada vez menos en lo que ellos desean y concentrarse cada vez más en la voluntad de Yahweh para sus vidas y en las necesidades de los demás. Este proceso de aprendizaje puede llevar años, pero es la quintaesencia de ayudar a los niños a crecer y a convertirse en adultos maduros y estables. Solo los adultos que son capaces de dejar de lado el orgullo, el egocentrismo y el egoísmo son capaces de gustar del tipo de relaciones estables que se necesitan para criar hijos saludables a su vez.

Israel es realmente una gran familia extendida, y todos nosotros somos llamados a primero a ser conscientes de nuestras tendencias egoístas innatas, y luego morir a estas tendencias, para que podamos buscar mejor la voluntad del Padre para nosotros (en lugar de nuestra propia voluntad).

Anton LaVey, el fundador de la Iglesia Moderna de Satanás nos dice que la más alta de todas las celebraciones en la religión satánica es el propio cumpleaños.

“La más grande de todas las celebraciones en la religión satánica es la fecha del propio cumpleaños. Esto está en contradicción directa con el más santo de los días santos de las otras religiones, que divinizan a un dios particular que ha sido creado de una forma antropomórfica a su propia imagen, lo que demuestra que el ego no está realmente enterrado”.
La Biblia satánica (Anton Szandor LaVey, [Aire] Libro de Lucifer – La Ilustración, Avon Books, 1969, Ch XI, Fiestas religiosas, p 96).

LaVey afirma que la razón por la cual las deidades de las otras religiones tienen una forma humana es que a los seres humanos les gusta proyectar sus rasgos sobre sus deidades, lo que él toma como prueba de que el ego de los hombres nunca está realmente enterrado. Según su línea de razonamiento, dado que el ego de del hombre nunca está realmente enterrado, lo lógico es darse cuenta de que la naturaleza de toda carne es querer adorar al yo (es decir, ser egoísta), y luego simplemente ceder a los impulsos del yo.

Podríamos cambiar este proceso de pensamiento y decir que, si bien el deseo de celebrar el propio cumpleaños sirve como un indicador de que uno todavía quiere exaltarse a sí mismo, y aunque este deseo representa una victoria para el Maligno, esto no significa que tenemos justificación para ceder a los impulsos del yo. Más bien, debemos orar a Yahweh por Su ayuda, para controlar nuestros deseos egoístas, y también para ser liberados de ellos (con Su ayuda).

Yeshúa probablemente nació el primer día de la Fiesta de los Tabernáculos, pero ni Él ni ninguno de Sus apóstoles lo registra como Su cumpleaños. Yeshúa y sus apóstoles continuaron celebrando normalmente el festival de Yahweh como lo hacían siempre, y así el foco permaneció en mantener los festivales de Yahweh, y no en celebrar el cumpleaños de nadie (ni siquiera el de Yeshúa).

Entonces, aunque no hay un mandamiento claro de que tengamos o no que celebrar nuestros cumpleaños, recordemos que el hombre justo Iyov (Job) temía que las celebraciones del cumpleaños de sus hijos fueran una señal de que sus hijos habían pecado, y despreciaban a Elohim en sus corazones.

Tengamos también en cuenta que el Rey Salomón, que al menos en algún momento fue el hombre más sabio que jamás haya vivido, nos dice que no solo es “un buen nombre” es mejor que el aceite precioso, sino que también nos dice que “el día de la muerte”
es mejor que el día del nacimiento.

Qohelet (Eclesiastés) 7: 1
1 Un buen nombre es mejor que un aceite precioso; y el día de la muerte (es mejor) que el día del nacimiento.

Si este es el caso, entonces ¿por qué deberíamos celebrar nuestros propios cumpleaños? O para el caso, ¿por qué deberíamos celebrar cualquier día que nuestro Maestro no nos ha ordenado celebrar?

Si realmente amamos a nuestro Esposo, entonces ¿por qué no dedicar todo nuestro tiempo a enfocarnos en Él y en Su pueblo, en vez de enfocarnos en nosotros mismos?

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give