Chapter 18:

Armagedón: La Fiesta de Bodas

Este Post también está disponible en: English Indonesia

Anteriormente vimos cómo es juzgada Babilonia en la séptima trompeta, y luego sus castigos se derraman durante las copas. En la copa 6, tres espíritus inmundos como ranas salen de las bocas del dragón (Satanás), la bestia (papado) y el falso profeta (Mahoma/ Islam). Reúnen a los reyes de Babilonia de la tierra para la batalla de Armagedón.

Hitgalut (Apocalipsis) 16:13-16
13 Y vi salir tres espíritus inmundos, como ranas, de la boca del dragón [Satanás], de la boca de la bestia [papado], y de la boca del falso profeta [Mahoma].
14 Porque son espíritus de demonios, que hacen señales, que salen a los reyes de la tierra de todo el mundo, para congregarlos en la batalla del gran día de Elohim El´Shaddai.
15 “He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus vestiduras, para que no ande desnudo y vean su vergüenza”.
16 Y los reunieron en el lugar llamado en hebreo, Har Meguido [Armagedón].

Los primeros versículos de Apocalipsis 19 nos recuerdan que debemos regocijarnos por la destrucción de la ramera, ya que significa que la novia (Israel) finalmente se casará. En el versículo 7, la novia se ha preparado, y aunque a primera vista pueda parecer contradictorio, el Armagedón es, de hecho, la cena de bodas del Cordero.

Hitgalut (Apocalipsis) 19:1-9
1 Después de esto, oí una gran voz de una gran multitud en el cielo, que decían: “¡Aleluya! ¡La salvación, la gloria, la honra y el poder pertenecen a Yahweh nuestro Elohim!
2 Porque sus juicios son verdaderos y justos, porque ha juzgado a la gran ramera que corrompió la tierra con su fornicación; y ha vengado en ella la sangre de sus siervos muertos por ella”.
3 Otra vez dijeron: «¡Aleluya! ¡Su humo sube por los siglos de los siglos!”
4 Y los veinticuatro ancianos y los cuatro seres vivientes se postraron y adoraron a Elohim que está sentado en el trono, diciendo: “¡Amen, aleluya!”
5 Entonces vino una voz del trono, que decía: “¡Alabad a nuestro Elohim, ¡todos Sus siervos y los que le temen, pequeños y grandes!”
6 Y oí, como quien dice, la voz de una gran multitud, como el sonido de muchas aguas y como el sonido de poderosos truenos, que decían: “¡Aleluya!, porque reina Yahweh Elohim el Shaddai.
7 Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria, porque las bodas del Cordero han llegado, y su esposa se ha preparado”.
8 Y a ella se le concedió que se vistiera de lino fino, limpio y resplandeciente, porque el lino fino son los actos justos de los apartados.
9 Entonces él me dijo: “Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero”. Y él me dijo: “Estas son las palabras verdaderas de Elohim”.

En el versículo 10, Yojanan (Juan) adora al mensajero (ángel). El mensajero, sin embargo, dice que no haga
eso, porque él también no es más que un sirviente.

Hitgalut (Apocalipsis) 19:10
10 Y caí a sus pies para adorarlo. Pero él me dijo: “Mira, no hagas eso. Yo soy tu consiervo y de tus hermanos que tienen el testimonio de Yeshúa. ¡Adora a Elohim! Porque el testimonio de Yeshúa es el espíritu de la profecía”.

En el versículo 11, vemos a Yeshúa regresando en un caballo blanco. Este no es el mismo caballo blanco mencionado en el primer sello del mesías (Apocalipsis 6:2), sino un caballo blanco distinto. Yeshúa está acompañado por un ejército de Sus apartados (santos). [Como veremos en el próximo capítulo sobre el rapto, este ejército de santos puede incluir tanto a aquellos que fueron resucitados de la tumba en el primer siglo, como a los 144000 que fueron llamados al cielo en Apocalipsis 11:2].

Hitgalut (Apocalipsis) 19:11-14
11 Y vi el cielo abierto, y he aquí un caballo blanco. Y el que se sentó sobre él llamado Fiel y Verdadero, y en justicia juzga y hace la guerra.
12 Sus ojos eran como llama de fuego, y sobre su cabeza había muchas diademas. Y tenía un nombre escrito que nadie conocía excepto él mismo.
13 Estaba vestido con una túnica mojada en sangre, y su nombre es llamado La Palabra de Elohim.
14 Y los ejércitos en el cielo, vestidos de lino fino, blanco y limpio, lo seguían en caballos blancos.

El versículo 15 nos dice que Yeshúa herirá a las naciones con una espada que saldrá de su boca, y las dominará con una vara de hierro.

Hitgalut (Apocalipsis) 19:15
15 De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones. Y él mismo las gobernará con vara de hierro. Él mismo pisa el lagar del furor y la ira del Todopoderoso Elohim.

Esta es indudablemente la misma vara mencionada en el Salmo 2, con el cual Yeshúa gobernará sobre las naciones.

Tehillim (Salmos) 2:7-9
7 “Declararé el decreto: Yahweh me ha dicho: Tú eres mi Hijo, hoy te he engendrado.
8 Pídeme, y yo te daré las naciones por heredad, y los confines de la tierra por posesión.
9 Los quebrantarás con vara de hierro; Los harás pedazos como a vaso de alfarero”.

Sin embargo, Apocalipsis 2:26-27 nos dice que Yeshúa planea gobernar sobre las naciones dando esta vara a Sus apartados (es decir, Su cuerpo) y que ellos son los que gobernarán sobre las naciones durante el milenio (Porque Él estará en la sala del trono en el cielo durante ese tiempo).

Hitgalut (Apocalipsis) 2:26-27
26 “Y el que venza [Israel] y guarde mis obras hasta el fin, a él daré poder sobre las naciones,
27 Los gobernará con vara de hierro; Serán despedazadas como los vasos de alfarero, como también lo he recibido de Mi Padre”.

Esto también concuerda con Daniel 7:26-27, que nos dice que después de la caída de Babilonia, el reino y el dominio serán dados a los santos del Altísimo. Esto es lo mismo que dárselo a Yeshúa, porque Sus apartados son Su cuerpo.

Daniel 7:26-27
26 “Mas se sentará el juez, y le quitarán su dominio, para consumirlo y destruirlo para siempre.
27 Entonces el reino, el dominio y la grandeza de los reinos debajo de todo el cielo, serán dados a los pueblos santos del Altísimo. Su reino es un reino eterno, y todos los dominios le servirán y le obedecerán”.

La mayoría de las versiones griegas del versículo 16 tienen a Yeshúa llegando a la batalla con Su nombre escrito en Su muslo.

Hitgalut (Apocalipsis) 19:16
16 Y tiene en su manto y en su muslo un nombre escrito: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.

Sin embargo, esto crea un conflicto, ya que la Torah, en forma general, prohíbe los tatuajes o marcas hechas en nuestra carne.

Vayiqra (Levítico) 19:28
28 “No harás ningún corte en tu carne por causa de muerto, ni te tatuarás ninguna marca: Yo soy Yahweh”.

La solución es que, en Hebreo, la palabra para una bandera/estandarte es dagel (דגל), mientras que la palabra para muslo/pierna es ragel (רגל). Dado que las primeras letras de cada palabra se parecen entre sí, cualquier escriba que no esté familiarizado con la Torah puede haber confundido la palabra דגל (estandarte) con רגל (muslo). Tiene más sentido que Yeshúa muestre Su nombre en Su estandarte militar que en Su muslo, mientras cabalga liderando al frente de Su ejército de santos.

Una vez que los enemigos de Israel sean destruidos, llamará a las aves de los cielos para que vengan a la gran cena de Elohim, para que coman carne de reyes y de hombres poderosos.

Hitgalut (Apocalipsis) 19:17-21
17 Entonces vi un ángel parado en el sol; y clamó a gran voz, diciendo a todas las aves que volaban en medio del cielo: “Vengan y reúnanse para la gran cena de Elohim,
18 para que comáis carne de reyes, carne de capitanes, carne de hombres valientes, carne de caballos y de los que se sientan sobre ellos, y carne de todos los pueblos, libres y esclavos, pequeños y grandes”.
19 Y vi la a bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para hacer guerra contra el que estaba sentado sobre el caballo y contra su ejército.
20 Entonces la bestia [papado] fue capturada, y con él el falso profeta [Mahoma] que hacía señales en su presencia, con las cuales engañaba a los que recibían la marca de la bestia y a los que adoraban su imagen. Estos dos fueron arrojados vivos al lago de fuego que arde con azufre.
21 Y los demás fueron muertos con la espada que procedía de la boca de Aquel que estaba sentado en el caballo. Y todas las aves se llenaron con su carne.

Si comparamos el lenguaje de este pasaje con la descripción del banquete nupcial en Oseas 2, encontramos que el lenguaje de un festín de las aves al final de una gran batalla es un paralelo perfecto.

Hoshea (Oseas) 2:14-23
14 “Por lo tanto, he aquí, yo la atraeré, la llevaré al desierto, y le hablaré al corazón.
15 De allí le daré sus viñedos, y el valle de Acor [angustia] como puerta de esperanza; Ella cantará allí, Como en los días de su juventud, Como en el día cuando ella subió de la tierra de Egipto.
16 Y sucederá en ese día, dice Yahweh, que me llamarás “mi marido” [Ishi], y ya no me llamarás “mi señor” [Ba’ali],
17 Porque tomaré de su boca los nombres de los Baales [los Señores], Y nunca más serán recordados por su nombre.
18 En aquel día haré un pacto con las bestias del campo, con las aves del cielo y con los reptiles de la tierra. Quitaré de la tierra el arco, la espada y la guerra, para que se acuesten de manera segura.
19 Te desposaré conmigo para siempre; Sí, te desposaré conmigo en rectitud y justicia, en compasión y misericordia;
20 Te desposaré conmigo en fidelidad, Y conocerás a Yahweh.
21 Acontecerá en aquel día que responderé, dice Yahweh, yo responderé a los cielos, y ellos responderán a la tierra.
22 La tierra responderá con grano, con vino nuevo y aceite; Ellos responderán a Jezreel.
23 Entonces la sembraré para mí en la tierra, y tendré misericordia de la que no tuvo misericordia; Luego diré a aquellos que no eran Mi pueblo, “¡Tú eres Mi pueblo!” Y ellos dirán: “¡Tú eres mi Elohim!”

Después del Armagedón, Efraim se da cuenta de quién es él y deja de llamar a Yahweh por el nombre de Baal (Señor). Además, debemos notar que en el versículo 23, Yeshúa no lleva a su novia al cielo, sino que está sembrada en la tierra. Este es aún un testigo más de que la novia continuará viviendo aquí en la tierra durante el milenio.

La historia de la boda también aparece en Ezequiel 39, que describe la primera guerra de Gog y Magog. Aquí vemos la misma gran batalla, y después de que Efraim sale victorioso, se da cuenta de quién es realmente y quién es Yahweh. Los Efraimitas también se dan cuenta de que no deberían llamarlo con el nombre de Baal (Señor), y que, si quieren tener realmente intimidad con Él, deberían llamarlo por Su verdadero nombre (Yahweh).

Yehezqel (Ezequiel) 39:1-8
1 Y tú, hijo de hombre, profetiza contra Gog, y di: Así dice Yahweh Elohim: “He aquí, yo estoy contra ti, oh Gog, el príncipe de Rosh, Mesec y Tubal;
2 y te haré volver y te guiaré, trayéndote del extremo norte, y te llevaré contra los montes de Israel.
3 Entonces golpearé el arco de tu mano izquierda, y haré que las flechas caigan de tu mano derecha.
4 Y caerás sobre los montes de Israel, tú y todas tus tropas y los pueblos que están contigo; Te daré por presa a todo tipo aves de rapiña y a las bestias del campo para ser devorado.
5 Caerás sobre el campo abierto; porque he hablado”, dice Yahweh Elohim.
6 Y enviaré fuego sobre Magog y sobre los que viven seguros en las costas, y sabrán que yo soy el Yahweh.
7 De modo que haré notorio mi Santo Nombre en medio de Mi pueblo Israel, y no dejaré que profanen más mi Nombre Santo. Entonces las naciones sabrán que yo soy Yahweh, el Santo de Israel.
8 ¡Ciertamente vendrá, y se cumplirá!, dice Yahweh Elohim. ¡Este es el día del cual he hablado!

Bajando al verso 17, vemos a las aves de rapiña y a las bestias del campo que vienen a participar de una gran comida de sacrificio (es decir, el banquete de bodas). Luego, en el versículo 22, la casa de Israel (Efraim) se da cuenta de que el nombre de Elohim es Yahweh, y que fueron a cautividad por su iniquidad (es decir, por no obedecer la Torah). Luego, en el versículo 25, Yahweh termina el cautiverio de Efraim, y los trae a todos de vuelta a casa para habitar en Su tierra durante el milenio.

Yehezqel (Ezequiel) 39:17-29
17 Y en cuanto a ti, hijo de hombre, así dice Yahweh Elohim: Habla a todo tipo de aves y a toda bestia del campo: “Reúnanse y vengan; Reúnanse de todas partes para Mi comida de sacrificio que estoy sacrificando por ustedes, una gran comida de sacrificio en los montes de Israel, para que puedan comer carne y beber sangre.
18 Comerás la carne de los poderosos, beberás la sangre de los príncipes de la tierra, [como si fueran] de carneros y corderos, de cabras y toros, todos ellos engordados en Basán.
19 Comerás grasa hasta saciarte, y beberás sangre hasta emborracharte, en mi sacrificio que sacrifico por ti.
20 Serás saciado en mi mesa con caballos y jinetes, con valientes y con todos los hombres de guerra”, dice Yahweh Elohim.
21 “Y pondré mi gloria entre las naciones, todas las naciones verán mi juicio que he ejecutado, y mi mano que puse sobre ellos.
22 Entonces la casa de Israel sabrá que yo soy Yahweh su Elohim desde ese día en adelante.
23 Los gentiles sabrán que la casa de Israel fue a la cautividad por su iniquidad; porque me fueron infieles, por eso escondí mi rostro de ellos. Los entregué en manos de sus enemigos, y todos cayeron a espada.
24 De acuerdo con su inmundicia y según sus transgresiones, los traté, y escondí mi rostro de ellos”.
25 Por tanto, así dice Yahweh Elohim: “Ahora haré volver a los cautivos de Ya’akov [Efraim], y tendré misericordia de toda la casa de Israel; y estaré celoso de mi santo nombre,
26 Llevarán su vergüenza, y toda su iniquidad con que me fueron infieles, y cuando vivan seguros en su propia tierra y nadie les haga temer,
27 cuando los traiga de los pueblos y los reúna de las tierras de sus enemigos, y sea santificado en ellos a la vista de muchas naciones,
28 entonces sabrán que yo soy Yahweh su Elohim, que los envié a la cautividad entre las naciones, y también quien los regresé a su tierra, y no dejaré a ninguno de ellos cautivo por más tiempo.
29 Y no esconderé Mi rostro nunca más de ellos; porque derramaré mi Espíritu sobre la casa de Israel, dice Yahweh Elohim”.

Mientras que algunos de nosotros estamos siendo llamados a más verdad ahora, la mayoría de los efraimitas no sabrá quién es Yahweh (o que su nombre no es Señor) hasta cuando terminé la secuencia de la tribulación.

Pero, ¿y el rapto? La Escritura nos dice que habrá un rapto de los santos cuando Yeshúa regrese, pero también se nos dice que la novia (que consiste en los santos) continuará viviendo aquí en la tierra durante el milenio. ¿Cómo se puede resolver esta paradoja lógica? Respondemos a esta pregunta en el próximo capítulo.

If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give