Los Cuatro Patriarcas y los Cuatro Caballos

Si la Alianza Génesis 35 es una alianza entre Judah y José (o Efraim), entonces ¿por qué están aliados? ¿Y contra quién están aliados? Debido a que Yahweh nos dice que el fin puede ser conocido desde el principio, comencemos nuestro estudio obsevando a los patriarcas, y también a los cuatro caballos del Apocalipsis que son presentados por primera vez en el libro de Zacarías (donde se muestran en un orden diferente). Esto nos ayudará a comenzar a entender la gran batalla que se avecina, y cómo sobrevivir de tal manera que Yahweh esté complacido con nosotros.

En el estudio Apocalipsis y el Fin de los Tiempos vimos que los cuatro caballos de Zacarías 6 representan cuatro fuerzas espirituales del cielo. También corresponden a cuatro de los patriarcas, Esaú, Judah, José (Efraim) e Ismael. El orden de presentación en Zacarías es rojo, negro, blanco, y luego moteado o pardo (pero más tarde esto se vuelve verde en Apocalipsis).

Color  Cuerpo Espiritual  Manifestaciones
Rojo Iglesia Esaú-Romana Religión Sin Torah
Negro Judaísmo (reinado) Estado de derecho, finanzas
Blanco José (Efraim) Purificación como novia
Verde Ismael y Hagar Islam, Sharia

En el versículo 5, los caballos se identifican como cuatro espíritus. Es importante saber quiénes son estos espíritus, porque son los mismos espíritus que encontramos hoy en día. Pero primero, leamos en Zacarías, donde aparecen los caballos por primera vez.

Zacarías 6:1-8
1 Entonces me volví y levanté los ojos y miré, y he aquí, cuatro carros venían de entre dos montañas [gobiernos], y las montañas eran montañas de bronce [Edom].
2 En el primer carro había caballos rojos [vínculo de sangre, especialmente sangre materna], con el segundo carro había caballos negros [estado de derecho],
3 con el tercer carro había caballos blancos [reino del Mesías], y con el cuarto carro había caballos moteados [o también: Pardos] [Islam] — fuertes corceles.
4 Entonces respondí y le dije al mensajero que habló conmigo: “¿Qué es esto, mi maestro?”
5 Y el mensajero respondió, y me dijo: Estos son los cuatro espíritus de los cielos, que salen de su lugar delante del Adón de toda la tierra.
6 El que tiene los caballos negros [Judaísmo] va al país del norte, los blancos [Cristianos-Efraim] van tras ellos, y los moteados [Islam] van hacia el país del sur.”
7 Entonces los corceles salieron, ansiosos por ir, para recorrer toda la tierra. Y Él dijo: “Vayan, recorran toda la tierra”. Así que recorrieron toda la tierra.
8 Y me llamó y me habló, diciendo: “Mira, los que van hacia la tierra del norte han dado descanso a Mi Espíritu en la tierra del norte”.

El caballo rojo representa a Esaú. Como uno de los descendientes de Abraham, Esaú creía en la existencia de Elohim, pero no valoró la obediencia a Yahweh, ni a Su palabra. Esto debido a que despreciaba su primogenitura, o lo que significa que despreciaba su herencia en la Torah. Esto describe a una amplia clase de personas, incluyendo humanistas seculares, socialistas, comunistas, y las Iglesias Católica Romana y Ortodoxa oriental. Incluso si creen en una deidad, todos están unidos para rechazar a Yahweh y Sus caminos.

Esaú no está centrado en Yahweh, sino en otros hombres. Es por eso que el espíritu de Esaú valora cosas como la democracia, donde se buscan las opiniones de los hombres (en lugar de las opiniones de Elohim). Así como los lazos de sangre son rojos, el caballo de Esaú es rojo. Los países rojos sólidos en el mapa representan a los países comunistas o socialistas. Sin embargo, los países que tienen una mezcla de comunismo o socialismo y el cristianismo del caballo blanco son mixtos. Por ejemplo, la franja roja inclinada hacia la derecha en el mapa significa Ortodoxia Oriental, mientras que los puntos rojos en el mapa representan el Catolicismo Romano. (E incluso en los países de color rojos sólido, todavía hay algunos creyentes del caballo blanco).

El caballo negro representa a Judah, que representa el estado de derecho (en el que las reglas están escritas en tinta negra). Judah es la tribu de la realeza, por lo que se preocupa por los asuntos del dinero (es decir, el oro) y la guerra. Es por eso que Judah, en efecto, declara la guerra al resto de la humanidad por su control de los suministros de dinero del mundo. Y aunque Judah técnicamente sólo ocupa la tierra de Israel, más tarde veremos cómo mora espiritualmente en la cabeza de oro del sistema global de las bestias babilónicas.

El caballo blanco representa a José (o Efraim). El caballo es blanco porque José y Efraim buscan ser la novia pura e impecable de Yeshúa. El versículo 6 nos dice que los caballos negros (Judah) se fueron al norte, y los caballos blancos los siguieron. Como vimos en Israel Nazareno, Efraim fue llevado en cautiverio en Asiria, que está al norte de la tierra de Israel. Luego, cuando el Imperio asirio se separó, los Efraimitas emigraron al norte y al oeste generacionalmente, terminando finalmente en lo que más tarde se convirtió en la Europa Protestante del noroeste. A partir de ahí, los Efraimitas Protestantes (y especialmente los Ingleses) extendieron la fe a muchas y diferentes partes del mundo. Sin embargo, lo que tenemos que darnos cuenta es que mientras Yahweh usaba a los europeos blancos (Yafetitas) para hacer esto, Yahweh finalmente no se preocupa por la genética, o las naciones. Sólo se preocupa por edificar el reino de Su Hijo en todas las naciones.

El caballo moteado (verde) representa al Islam, que está asociado con Ismael. En Zacarías, el caballo se muestra como moteado o pardo, tal vez representativo del pueblo árabe, que eran comerciantes, y que se mezclaban entre otros pueblos (en sus rutas comerciales). (La palabra raíz para árabe se refiere a mezclar, combinar o comerciar, referencia a Strong H:6148.) Este mismo caballo aparece como verde en Apocalipsis, lo que puede ser una referencia a la envidia de Ismael y las actitudes burlonas hacia Yitzak (Isaac) (Génesis 21:9).

El azul representa el Hinduismo y el Budismo (que surge del Hinduismo). Como mostramos en otros estudios, la madre de Ismael, Hagar, era probablemente Hindú, porque los Hindúes estaban activos en la antigua Ruta de la Seda, y se sabe que los Hindúes vendían a sus hijas a la esclavitud. Si este fuera el caso, Hagar pudo haberle enseñado a Ismael algunas de las adoraciones Hindúes. Si es así, esto puede explicar por qué hay tantas similitudes entre los Hindúes y el Islam.

Zacarías 6:6 nos dice que los caballos moteados (verdes) se dirigieron hacia el país del sur. El Islam comenzó en la Península Arábiga (que está al sur de Israel). Desde entonces se han extendido hasta África. Se propagan fácilmente en las zonas Hindúes y Budistas de Asia porque tanto el Budismo como el Islam derivan del Hindú, razón por la cual el Islam no es difícil de adoptar para los Hindúes y Budistas.

Después de que Yeshúa vino a la tierra, los caballos se presentan en un orden diferente. En Zacarías el orden es rojo-negro-blanco-moteado (verde), mientras que en Apocalipsis el caballo blanco se mueve al frente de la manada, dando una secuencia de presentación de blanco-rojo-negro-verde. Que el caballo blanco se ha movido por delante del caballo rojo es significativo. Antes de recibir el Espíritu de Yeshúa es natural que los hombres se centren primero en asuntos de la sangre (nacionalidad, raza, etnia, etc.), y luego persigan consideraciones de dinero antes de perseguir asuntos de juicio. Sin embargo, una vez que tenemos el Espíritu de Yeshúa, nuestro primer deseo es buscar el reino de los cielos y Su justicia.

Mattityahu (Mateo) 6:33
33 “Pero busquen primero el reino de Elohim y Su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.”

¿Qué significa buscar primero el reino de Elohim y Su justicia? Significa que debemos dejarnos llevar por el Espíritu de Yeshúa (respirar) en todas las cosas. Para hacer esto debemos mantener un enfoque interno en Yeshúa, ser conscientes de nuestra respiración, y luego en lugar de tratar de pensar en nuestro camino por la vida, escuchamos lo que Elohim dice que hagamos y digamos (y luego hacemos y decimos eso). Esta es una práctica simple pero muy profunda que construirá el reino de Yeshúa, si lo hacemos fielmente. Esto se debe a que cuando nos enfocamos en Yeshúa, oramos, respiramos y escuchamos lo que Yahweh quiere que hagamos, somos transformados. Cuando nos centramos en Él de esta manera, Él nos lleva al Espíritu de Su Hijo y a Su reino por delante de todos los demás asuntos (incluidas las preocupaciones de Esaú acerca de la sangre, etnia, raza y familia, y las preocupaciones monetarias de Judah). Y esta es una tarea urgente para nosotros, porque cuando Babilonia caiga después de la séptima trompeta tendremos que tener este reino ya en su lugar, para que el reino nos sea entregado.

Daniel 7:27
27 Entonces el reino y el dominio, y la grandeza de los reinos debajo de todo el cielo, serán entregados al pueblo, a los apartados del Altísimo. Su reino es un reino eterno, y todos los dominios le servirán y le obedecerán.

Tenemos que prepararnos para la caída de Babilonia, porque se viene pronto. Y no sólo debemos prepararnos como individuos, necesitamos prepararnos como un cuerpo corporativo organizado, porque esto es lo que Yeshúa nos pide que hagamos (y sólo los obedientes serán protegidos).

Pero si la caída de Babilonia está llegando, ¿cómo sucederá? ¿Cómo nos afectará? ¿Y cómo podemos prepararnos para ello? En los próximos capítulos veremos que la caída tendrá lugar en etapas muy predecibles que se pueden rastrear en las noticias semanales, y que para entender estos cambios necesitamos entender los espíritus de los patriarcas, que son los espíritus de estos cuatro caballos del cielo. Estos cuatro espíritus se presentarán de diferentes maneras, pero una vez que entendamos estos espíritus podremos entender lo que está sucediendo en nuestro mundo con mucha más facilidad.

Leave a Reply
If these works have been a help to you and your walk with our Messiah, Yeshua, please consider donating. Give